26 de Mayo de 2019 | 09:44
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Estrategia

7 de Abril de 2014

¿La Abogacía puede dar un servicio automatizado o necesariamente es un traje a medida?

  • Para Paula Fernández-Ochoa, socia de la Consultora de Marketing Jurídico +MoreThanLaw hay servicios "que necesitan la creatividad, la estrategia y la visión global del abogado".
  • "En dos situaciones idénticas, la respuesta puede ser radicalmente distinta en función del perfil del cliente (aversión al riesgo) y sus expectativas personales" desde el punto de vista de Fernando Mier, abogado y socio de Iuristax.
  • León Fernando del Canto, of Counsel de Santiago Mediano Abogados en Qatar afirma que "de hecho, por imperativo legal, en numerosas ocasiones se requieren documentos y procedimientos con un alto grado de estandarización".
  • Pablo Vinageras, managing associate en Garrigues afirma que "afortunadamente, la calidad aún es cardinal para el cliente y ésta sigue creando diferencias".

Pocas profesiones son tan poliédricas como la abogacía. Un despacho es diferente al otro, un modelo de negocio no se parece al sucesivo y cada cliente necesita un tipo de servicio y no otro aunque el resultado jurídico nosotros lo veamos como similar. Últimamente se está hablando de la posibilidad de que parte del servicio de la abogacía se dé mecanizado, estandarizado. Nosotros vamos a poner nuestro grano de arena al debate.

Legal Today


¿Hay servicios estándar en la abogacía y servicios que necesariamente son a medida? Una pregunta tan abierta se la hacemos a Paula Fernández-Ochoa, socia de la Consultora de Marketing Jurídico +MoreThanLaw.  Paula Fernández-Ochoa resume que "actualmente hay servicios commodities que pueden automatizarse (desde la generación de documentos hasta la gestión de procesos y la revisión legal de información o "codificación predictiva") y otros que no, que necesitan la creatividad, la estrategia y la visión global del abogado". "La irrupción de las nuevas tecnologías en los despachos es una realidad -resume la socia de la Consultora de Marketing Jurídico +MoreThanLaw-. Todos nos hemos adaptado o tenemos que adaptar al nuevo escenario económico y era digital y de la información. Y consecuencia de ello ha sido la implementación de la tecnología para  optimizar recursos, con la consiguiente reducción de costes, incremento de rentabilidad y fijación de nuevos precios. El cliente exige más rapidez y menor precio por servicios commodities. Y el abogado ha adoptado procesos para poder ser rentable y ofrecer asesoramiento satisfaciendo las necesidades del cliente. El cliente y el mercado mandan".

Desde la práctica profesional, León Fernando del Canto, of Counsel de Santiago Mediano Abogados en Qatar abunda matizando que "sí, hay un aspecto muy técnico en la Abogacía que incluye servicios que podrían catalogarse como estándar. De hecho, por imperativo legal, en numerosas ocasiones se requieren documentos y procedimientos con un alto grado de estandarización. Sin embargo el ejercicio de la Abogacía requiere un alto grado de análisis y juicio personal en la aplicación de la técnica jurídica a las actividades de asesoramiento, representación, mediación, negociación, defensa de intereses o consecución de acuerdos. Dichas actividades sólo pueden realizarse a medida".

Para Fernando Mier, abogado y socio de Iuristax, hay asuntos que  pueden ser resueltos, con eficiencia y rigor a través de inteligencia artificial de forma eficiente y con mayor rigor que con la respuesta del abogado medio  "pero hay otros muchos temas en los que hay factores difíciles de identificar y/o predecir. Variables infinitas, objetivo y expectativas personales, posicionamientos estratégicos, emociones, soluciones creativas, análisis de riesgos y oportunidades de situaciones complejas, percepciones, intuiciones, la incertidumbre y la valoración de riesgos son situaciones difíciles de introducir en un algoritmo y reducir a una respuesta automatizada. De hecho, en dos situaciones idénticas, la respuesta puede ser radicalmente distinta en función del perfil del cliente (aversión al riesgo) y sus expectativas personales. Y aun en estos casos, el big data y las respuestas de inteligencia artificial pueden ser -y estoy convencido de que  llegarán a ser -  una herramienta básica del abogado, que a partir de esta respuesta puede empezar a aportar valor".  

De todas maneras, matiza Mier que "los clientes empiezan a percibir esta situación. De forma más o menos consciente, el cliente se ha vuelto más crítico y exigente, y no está dispuesto a asumir determinados costes en procesos o servicios que no aportan valor o considera como commodities"

Pablo Vinageras, managing associate en Garrigues afirma que "entiendo que la diferenciación y la satisfacción de las expectativas del cliente son la clave de una prestación adecuada de los servicios legales y sobre todo para obtener una ventaja competitiva en el sector jurídico. Es cierto que hay servicios relativamente sofisticados o de valor agregado que no conllevan ciencia aplicada pero no dejan de requerir de una firma que cuente con personal especializado y competente. Considero que, afortunadamente, la calidad aún es cardinal para el cliente y ésta sigue creando diferencias. Soy un fervoroso entusiasta de que está en nosotros hacer que los servicios estándar sean a medida de cada cliente, el nivel de empatía que se produzca entre el profesional y el asesorado es determinante. Siempre el cliente agradecerá lo no previsto (es decir, ir más allá de lo deseado).

En este sentido, León Fernando del Canto, matiza que "incluso en el estándar mas extremo, que podría ser la elaboración de contratos utilizando modelos, el Abogado tiene que analizar las necesidades específicas del cliente y valorar las diferentes opciones que todo modelo presenta".

Hablando, de precio, Pablo Vinageras cree que "aunque un servicio estándar tiende a ser más económico pero considero que hay diversos elementos que conllevan la excelencia en lo estándar, tales como, la atención al cliente, el nivel de receptividad de los profesionales, su trato personal o, incluso, el interés que se muestra por el tema que se les plantea". León del Canto sostiene que "el precio final, tanto en servicios que puedan clasificarse como estándar como en los prestados a medida, será directamente proporcional al valor que el abogado aporte. Y habría que añadir que mas y mas a la percepción del valor que el cliente entiende que recibe. El precio por lo tanto, dependerá de lo anterior y valores objetivos como el tiempo, la especialización y la experiencia que emplee el profesional en la prestación de dicho servicio".

Para Paula Fernández-Ochoa, "ser más barato no significa ser incompatible con la excelencia. Los despachos low-cost abaratan los servicios jurídicos commodities gracias a la optimización de recursos y nuevas tecnologías, buscan mayor eficiencia para ofrecer precios más competitivos pero sin renunciar a la calidad. Ahí radica su éxito. De lo contrario no serían modelos de negocio sostenibles".

Vote:
|| || || || |
Resultado:
60 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar