25 de Agosto de 2019 | 01:11
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Estrategia

4 de Marzo de 2011

Tienes pinta de abogado

Si el hábito hace al monje, ¿el traje hace al abogado?, ¿o es su portafolios? Lo que sí parece claro es que la profesión encaja en unos roles estéticos y de comportamiento. Legal Today ha hablado acerca de estas cosas con nuestro blogger Santiago Sinópoli, abogado y consultor psicológico.

Legal Today


Mírese a usted mismo, mire a su colegas e incluso a sus rivales; e intente sintetizar qué les une. Podrá sorprenderse de todas las cosas que son parecidas entre ustedes.

Ambición, capacidad de trabajo, habilidad para enganchar un caso, persuasión...esos son sólo unos pocos de los factores que unen a los profesionales del arte de lo bueno y lo justo.

Pero querríamos plantear algo: ¿hasta ese punto estamos pendientes de nuestra imagen?, ¿o es la imagen fruto natural de nuestras actividades?

Santiago Sinópoli, abogado y consultor psicológico, se lo ha planteado muchas veces. Para nuestro blogger, "estamos frente a un tema opinable. Puedo empezar diciendo que  ‘el aspecto del abogado' su ‘máscara' profesional se conforma según su personalidad y de acuerdo al lugar y rama del derecho que ejerzan. Esto vale tanto para ella, la abogada; o él, el abogado".

Pero ello no es un símbolo de inseguridad, o de falta de imaginación. Más que eso es un fruto de carácter del trabajo que se saca adelante: continua comentándonos Sinópoli que "el abogado representa al mundo del derecho, que es la autoridad, el limite. Sus casos son serios. Se ventila el patrimonio, la dignidad y el futuro de sus clientes. Pues bien, su ropaje suele estar acorde a ello. La abogada o el abogado necesitan trasmitir que son un apoyo que son el padre o la madre. Que son la madurez que protege".

El abogado que vive su profesión acaba pareciéndose a ella. "La sobriedad en al vestir, el mantener la ‘línea', el ser medido en actitudes, en modales, hace al buen abogado" reconoce Sinópoli. "Pero sobre todas las cosas -prosigue- el lenguaje jurídico, su estudio, su profundización, su cuidado en lo formal y en lo sustancial, es lo que construye al abogado. El lenguaje es lo que nos hace ser personas en todos los aspectos. El lenguaje lo precede a uno. Sin lenguaje científico no soy abogado, es la nutrición de la vida profesional. Si sólo limito el lenguaje a buscar argumentos con habilidad no tendremos en frente a un verdadero abogado, sino a una parodia del mismo".

  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar