Contenido de Buenas prácticas:

Gestión del despacho

15 de Diciembre de 2010

Definición del perfil

La definición del perfil o lo que es lo mismo, el establecimiento de las características que debe reunir el profesional que se busca, es una de las tareas más importantes y por otra parte, creemos que en ocasiones obviadas en los despachos de abogados.

Mª Jesús González Espejo Socia Directora de Emprendelaw. Asesora de despachos de abogados


Un buen método para la definición correcta del perfil consistiría en analizar cómo son los abogados más jóvenes del despacho y a los que se considera mejor adaptados a la cultura y con más potencial de crecimiento profesional. ¿Se trata de jóvenes con calificaciones sobresalientes en los estudios?, ¿se trata de jóvenes que han trabajado o estudiado en el extranjero o de jóvenes que hablan bien idiomas o de aquellos que tienen un perfil más comercial?

Estas son sólo algunas de las preguntas que podemos hacernos. Es posible que la respuesta a las mismas sea que son perfiles distintos, pero lo más probable es que  descubramos una serie de rasgos comunes que nos ayuden a definir el perfil del candidato ideal.

En cualquier caso, el responsable de definir el perfil debería tener una reunión de trabajo con los abogados de los que dependerán los nuevos letrados, así como con el resto de integrantes del equipo del que formará parte el nuevo profesional para definir los siguientes aspectos:

  1. Nombre del puesto: Para denominar a este grupo de profesionales se utilizan en los despachos distintas denominaciones, quizás las más comunes sean las de abogado junior, abogado sin experiencia, abogado asociado, abogado en prácticas, etc. También podemos indicar el área de especialización, si es que se va especializar al profesional desde el principio en el caso de la contratación de abogados sin experiencia o de forma obligatoria, en el de las búsquedas de abogados con experiencia en un área concreta del Derecho.
  2. Estudios y calificaciones mínimas exigibles en la licenciatura y en su caso, en los cursos de postgrado. En este apartado, podemos matizar, como hacen algunos despachos, si preferimos licenciados en Derecho o que tengan doble licenciatura. Algunos despachos señalan también que sólo aceptan licenciados en Derecho que hayan obtenido su titulación en España. Y es que hoy en día es posible  y de hecho muy frecuente, recibir también candidaturas de licenciados de otros países que han conocido el nuestro con motivo de un intercambio dentro del marco del programa comunitario Erasmus o similar, y que desean trabajar en nuestro país. Por ello, es importante haber definido previamente cuál será nuestra política respecto a este tipo de candidaturas: ¿aceptaremos candidaturas de licenciados en el extranjero que aún no hayan conseguido homologar su título o no?, ¿estamos dispuestos a contratar a estos profesionales y esperar, en los supuestos en que aún no lo hayan hecho, a que obtengan la homologación de su título universitario? En cualquier caso y aunque no será objeto de estudio en esta obra, es importante tener en cuenta la necesidad de verificar en cada caso que el candidato extranjero dispone de las autorizaciones necesarias para vivir y trabajar en nuestro país.

También en este punto es dónde deberíamos informar de nuestro interés en contratar licenciados que hayan estado opositando y decidan dejar la preparación y dedicarse al ejercicio de la abogacía. Así lo hacen algunos despachos de forma expresa, porque consideran que este tipo de profesionales tiene una excelente preparación técnica y por ello, desean atraerlos.  Además de verse obligados a ello por la escasez de oferta del talento que desean atraer.

  1. Idiomas: En este punto pueden utilizarse expresiones abiertas como "dominio" o "fluidez" o exigir haber superado pruebas objetivas de idiomas, como las que convoca la Universidad de Cambridge o las pruebas TOEFL o TOEIC o la realización de estudios de postgrado en el idioma que exijamos. Es interesante también el proyecto Certicap que Universia, del grupo Banco de Santander, ha puesto en marcha. Mediante el mismo se pretende la creación de un sistema de evaluación objetivo, implantado desde las propias universidades a nivel nacional, en relación con el conocimiento de idiomas, herramientas informáticas y competencias de los estudiantes.

La exigencia de haber superado alguna prueba oficial de conocimiento de idiomas puede, sin duda, limitar el número de candidatos que contesten a nuestra oferta. Por otra parte, al tratarse de pruebas objetivas y no de una apreciación subjetiva de conocimientos evitaremos más de una sorpresa en cuanto al nivel real de dominio de los idiomas por parte de algunos de los candidatos.

  1. Experiencia profesional previa: En el caso de este tipo de candidatos normalmente consistirá dicha experiencia en la realización de prácticas en despachos, empresas u organismos oficiales.
  2. Habilidades: Como ya hemos visto no sólo necesitamos que los profesionales sepan de Derecho, es importante que además tengan una serie de habilidades. El tipo de asuntos que vayan a llevar, el equipo al que vayan a incorporarse -pues idealmente deberían ser complementarios con el resto de profesionales-, las necesidades comunes de la firma, determinarán lo que exijamos a cada profesional. Insistimos aquí de nuevo en el hecho de que es conveniente que nuestros profesionales tengan habilidades complementarias, no debemos pretender que todos pasen  por un mismo rasero.
  3. Dependencia jerárquica: Al profesional le gusta saber de antemano de quién dependerá, con quién va a trabajar, de quién va a aprender y a nosotros, como despacho, nos conviene reflexionar sobre este aspecto a la hora de realizar las ofertas.
  4. Funciones y responsabilidades, un aspecto que también suele preocupar a los profesionales es el del nivel de responsabilidad que van a asumir en su nuevo trabajo. Es por tanto importante especificar en el perfil, de la forma más concreta posible, cuáles serán sus funciones y responsabilidades.

Este extracto pertenece al libro Gestión de las Personas en Despachos de Abogados (Aranzadi 2008), de Mª Jesús González-Espejo.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
709 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Comente este contenido

Comenta el artículo

  • Legal Today le informa que los mensajes están sujetos a moderación
  • Legal Today no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus lectores
  • Legal Today excluirá los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria.

Sin comentarios

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.