24 de Agosto de 2017 | 01:13
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Marketing

7 de Abril de 2010

¿Está solo un SOLO?

En la terminología de gestión de despachos recientemente ha aparecido la palabra SOLO o SOLO PRACTICIONER (en terminología anglosajona) para definir a aquel porcentaje de la profesión que práctica la misma de forma independiente.

Josan García,
Director de Manage Law


En el campo de la gestión de despachos lo cierto es antaño parecía como que la disciplina estaba muy alejada de este tipo de práctica profesional,  pero lo cierto es que este tipo de abogados ocupa prácticamente un 85 % del mercado según datos recientes del CGAE y  la crisis ha abierto un escenario donde este tipo de “ejercicio profesional”, por su limitación de costes,  ha encontrado un ámbito perfecto para su desarrollo. De hecho la literatura anglosajona (especialmente la norteamericana) sobre SOLOS ha sido extensa los últimos meses, existiendo empresas de consultoría dedicadas sólo a este tipo de abogados.

Yo mismo he escrito algunas cosas en mi blog sobre SOLOS (La oportunidad de los SOLOS), pero lo cierto es que observo con preocupación algunas inexactas concepciones de los que significa ser un SOLO, así que he decidido escribir este artículo sólo con la intención de fijar algunas bases de la existencia del SOLO en relación a la disciplina de la gestión de despachos.

  1. Primero y cómo digo en este artículo ser un SOLO no significa estar "solo" de hecho si cogemos la definición de SOLO en legal dictionary veremos que en ningún lugar dice que el SOLO PRACTICIONER tenga que estar solo. De hecho tal y como escribí en la entrada referenciada de mi blog:
    Desde el punto de vista de precio, es obvio que existe una ventaja por la propia estructura de costes de un SOLO que permite unos márgenes superiores a los que antaño ahogaban al pequeño despacho. Pero también es cierto que para que el cliente acepte los nuevos precios del "SOLO" se necesita crear el valor suficiente para que los pague,( por menores que sean estos precios en relación a los del despacho de mayor tamaño que pagaba antes), y ese valor sólo se crea con el reconocimiento a la experiencia y valor del SOLO. Y esa experiencia debe ser visible y parametrizable. Para ello es necesario ser encontrados, tener presencia, ser visibles, así se parametriza el "expertise" por parte de un cliente, por la fama del abogado
    Y lo aquí descrito no se puede conseguir solo, se necesita un cierto apoyo, cuanto        menos, porque en caso contrario el objetivo deviene imposible. Desde el punto de      vista de la gestión de despachos un SOLO es una Empresa de Servicios Jurídicos (ESJ) como cualquier otra, y su objetivo es la rentabilidad (ganar dinero, digámoslo abiertamente), su única diferencia está en que sólo hay un abogado productor, un abogado que produce el servicio, y por lo tanto cuanto más enfocado esté a ello, mayor será la rentabilidad de la ESJ, visto lo cual parece inteligente que el SOLO a pesar de su ventaja de costes, y  precisamente para aprovecharla mejor, tenga apoyos en su trabajo ( archivo y generación de expedientes, gestión de agenda, ayudas en la producción, y todas las tareas administrativas improductivas que tanto tiempo quitan a la producción del servicio jurídico) que le permitan trabajar con más eficiencia y      rentabilidad para mejorar su oportunidad actual como SOLO.
  2. Es prácticamente imposible crear valor sin tener una especialización clara que aumente el expertise y la fama del abogado constantemente. El hecho de tener que inventarse "la rueda" en cada nuevo asunto (como un generalista debe hacer obligadamente), disminuye la oportunidad del coste del SOLO porque le obliga a usar demasiado tiempo (que también es coste) disminuyendo su beneficio y sobretodo privándole de la posibilidad de ser conocido "por algo", (no hay abogados conocidos "por todo"). Algunos describen la especialización como una limitación "...La especialización de un abogado SOLO, recorta de modo espectacular su oferta de servicios y por tanto, sus posibilidades de realizar algunas labores y por ende de sus ingresos". A lo que simplemente añadiré que los ingresos que no sean rentables no son interesantes para una ESJ y tener que hacer un simple incapacitación cuando nunca hiciste ninguna probablemente cuadriplique el tiempo de dedicación a la misma e inevitable afecte a la calidad del servicio, porque irremediablemente es la primera vez que lo das. ¿Se puede ser pues un SOLO generalista? Probablemente sí, pero no se puede aprovechar la oportunidad que el mercado da a los SOLOS hoy siendo generalista.
  3. La oportunidad de los SOLOS es HOY, pero el entorno de recesión económica actual no va a ser perenne, sencillamente un día se va a acabar, y ese día la eficacia en la gestión del ESJ volverá a ser un valor crítico en su desarrollo y rentabilidad, por lo que sólo nuevamente a través de entornos organizados y de mayor tamaño regidos por principios empresariales se podrá ser rentable y perdurable en el tiempo. Ahí radica esencialmente la oportunidad del SOLO, no únicamente en una rentabilidad a la que no pueden acceder hoy los otros por una cuestión de costes, sino en la posibilidad de volverse organizado, y especializado para afrontar un futuro en el que la bonanza económica no favorecerá precisamente la individualidad salvo en casos de especialización clara y debidamente organizada.
  4. Para un SOLO el apalancamiento en tecnología va a ser vital, no solamente porque minimiza las necesidades de personas y en consecuencia de costes para estar organizado, sino porque también le permite al abogado SOLO traspasar el "marketing de relación" basado en los contactos para pasar a un marketing online que permite no sólo alcanzar a los clientes adecuados, sino también a que ellos contacten con el abogado por su fama más fácilmente( y una vez más no se puede ser "famoso por todo")

En definitiva que ser SOLO no es sinónimo ni de ir de cráneo, ni de no tener organización, ni de no ser rentable, ni de ser esclavo vamos...y en consecuencia tampoco es sinónimo de estar "solo". Ser un SOLO es hoy una oportunidad para engancharse al tren de la rentabilidad y de la organización eficiente. Lo demás es romántico, artístico si se quiere, independiente y bonito, pero no rentable.

Vote:
|| || || || |
Resultado:
196 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar