15 de Diciembre de 2019 | 05:46
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Marketing

28 de Abril de 2009 Blog de gestión y dirección de despachos de abogados

La profesionalización de las tareas de dirección del despacho

Si algo me ha sorprendido desde que me realizo trabajos de consultoría a despachos de abogados es lo que éstos se escandalizan al ver que sus clientes ejecutan trabajos de contenido jurídico, mientras no ven ningún problema en realizar ellos mismos, sin formación previa, tareas de dirección, de selección de personal o incluso de decoración e imagen corporativa.

Miguel Ángel Pérez de la Manga Falcón,
abogado y consultor


Evidentemente, aquí el tamaño del despacho establece ciertas diferencias. Los despachos grandes sí tienen claro que estas tareas deben ser ejecutadas por un profesional con suficiente conocimiento y experiencia, y de hecho así lo están haciendo con buenos resultados.

Por otro lado, los despachos pequeños (recordemos que en España el número de medio de abogados por despacho no llega a dos) muchas veces se ven obligados al "hágalo usted mismo" por un problema de costes, aunque si hacemos números muchas veces la externalización saldría más barata. Los errores en selección de personal o en una mala elección de la estrategia a seguir no son gratuitos, y habría que cambiar la mentalidad de "hágalo usted mismo" por la de "peligro: no intente hacer esto en casa".

¿Y qué pasa con los despachos medianos? Pues que son el segmento más difícil para competir y los que deberían tener más claro este tema. Creo que el tamaño mediano es una opción difícil para competir porque en muchas ocasiones mezclan los inconvenientes de las grandes firmas sin gozar de las ventajas, ni de éstas ni de las pequeñas estructuras de negocio.

Por este motivo veo que los despachos medianos deben apostar por profesionalizar determinadas materias de gestión y dirección. Son muy buenos profesionales del derecho que no terminan de explotar todo su potencial como colectivo. Si el socio director tiene una carga elevada de trabajo jurídico, la dirección del despacho pasará a un segundo plano y se pensará en la estrategia en el tiempo libre (ya sabemos lo que pasa con las horas no facturables).

Posiblemente, en un entorno económico favorable como el que hemos disfrutado hasta hace poco, las ineficiencias de gestión quedaban disimuladas entre unos beneficios muy generosos, pero ahora que el mercado se complica, la dirección estratégica, la dirección comercial y la gestión de personas van a pasar, en mi opinión, a un primer plano.

¿Quiere leer otros post del Blog de Blog de Gestión y Dirección de Despachos de Abogados?

  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar