Herramientas para el texto

Nuevas Tecnologías

16 de Noviembre de 2011

Community manager: una figura en proyecto

La vida en los despachos ya no sólo está protagoniza por abogados y socios. Junto a ellos, hay una nueva figura que cada vez cobra más importancia: el community manager o, lo que es lo mismo, un experto en Internet y en redes sociales que se está convirtiendo en una figura imprescindible dentro de la gestión de los despachos. Y es que Internet y las aún más novedosas redes sociales se muestran como el mejor de los escaparates posibles para los bufetes, máxime en un momento como el actual de crisis económica en el que las oportunidades de negocio es necesario salir a buscarlas.

Mercedes Vara,
Periodista jurídica


Según datos del informe "Sociedad de la Información en España", de la Fundación Telefónica, en  2010 había 945 millones de usuarios de redes sociales en el mundo y, si nos fijamos en el caso español, un 50% de los internautas era usuario de alguna red social. Y las cifras siguen subiendo: se calcula que la red social Twitter cuenta con unos 300.000 usuarios diarios, mientras que a la red Facebook se conectan hasta ocho millones de usuarios. Un mercado con suficiente potencial como para no ser menospreciado por los despachos que ven en estas nuevas herramientas de comunicación un mercado casi inagotable. Sin embargo, su gestión y, lo que es más importante, la promoción de su propia marca en estos espacios requiere de un nuevo profesional, el llamado community manager, capaz de transformar un bufete en un auténtico despacho 2.0.

Sin embargo, ¿qué es un community manager? Suele describirse esta figura como la de un profesional encargado de construir, gestionar y moderar comunidades online en torno a una marca o, lo que es lo mismo, la persona encargada de vigilar y promocionar la reputación de una marca fundamentalmente en las redes sociales, generando no sólo publicidad, sino también nuevos clientes y oportunidades de negocio. Porque aquí reside una de las grandes ventajas de este nuevo tipo de profesional: su contacto con el mundo virtual permite poner en relación a la marca con millones de potenciales clientes, haciéndoles no sólo más visibles, sino también más conocidos y accesibles.

Estos mismos planteamientos son aplicables a los despachos jurídicos: las redes sociales permiten a los abogados un nuevo modo de comunicarse, mediante el aumento de la reputación y la notoriedad del despacho, lo que repercute no sólo en la captación de nuevos clientes, sino en la fidelización de los ya existentes. Así, si tomamos como ejemplo el caso de Twitter, la mayoría de despachos coincide en señalar su valor como fuente de difusión inmediata y de gran alcance para nuevos clientes, mientras que otras redes, como Linkedln se configuran como una fuente de contactos para los profesionales que, al colgar además  en ellas sus propios curriculums, repercute en un aumento de la confianza hacia el despacho. 

Y todo ello de una manera relativamente simple: como señala una community maanger del sector legal, basta con actualizar a diario la presencia del despacho en las redes sociales mediante la publicación de información de interés para los clientes, como, por ejemplo, noticias interesantes, artículos publicados sobre la empresa, tribunas firmadas por los abogados, posibles avances o novedades legislativas.  A lo que hay que añadir una ventaja adicional: el precio. Frente a otras formas de generar notoriedad, como la preparación de eventos o, incluso, la propia inversión en publicidad directa, las redes sociales permiten aumentar la reputación con muchos menos recursos.

Sin embargo, y pese a las múltiples ventajas enumeradas, la figura del community manager es aún una ficción para los despachos españoles. O mejor dicho, una figura que actualmente se encuentra en fase de proyecto en la mayoría de ellos, dado que los bufetes parecen estar reaccionando ante las posibilidades que presenta y muchos ya confiesan que la incluirán dentro de los nuevos plantes de comunicación para el próximo año.

Pero mientras tanto, los despachos españoles, en su mayoría incorporados ya a la web 2.0, han optado por suplir esta figura por diversos medios. El primero de ellos, y quizás el más lógico dada la conexión entre ambos campos, ha sido la de encargar estas nuevas funciones al propio departamento de comunicación, de modo que a la ya tradicional gestión con los medios de comunicación se ha sumado la gestión de las redes sociales.

Una segunda forma de canalizar esta nueva figura ha sido a través de la externalización de estas funciones a agencias de comunicación, lo que permite contar con profesionales altamente especializados a un coste relativamente pequeño. Algo en lo que parecen coincidir fundamentalmente los pequeños y medianos despachos cuyos  ajustados presupuestos no les permiten contar con personal propio dedicado a esta labor. Más novedosa es la estrategia de algunos despachos que han implicado en ello no sólo a directores de comunicación y relaciones públicas, sino también a los propios socios y abogados. La creación de blogs, la escritura de tribunas o su presencia en redes se configuran como requisitos obligatorios impuestos a los nuevos abogados: ahora ya no sólo deben ganar litigios, sino que deben ser también capaces de comunicar esa victoria en Internet.

En definitiva, todas estas fórmulas vienen a demostrar un mismo hecho: la importancia de la comunicación de los despachos en las redes sociales está en aumento y, con ella, también la presencia de una nueva figura: el community manager, como un nuevo profesional de la información jurídica. 

Vote:
|| || || || |
Resultado:
230 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Comente este contenido

Comenta el artículo

  • Legal Today le informa que los mensajes están sujetos a moderación
  • Legal Today no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus lectores
  • Legal Today excluirá los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria.

Sin comentarios

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.