26 de Junio de 2019 | 06:23
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Nuevas Tecnologías

15 de Febrero de 2017

El futuro ha llegado

Quien no recuerda películas como Matrix, Terminator, El hombre bicentenario, Yo robot o la más reciente Chappie. Todas ellas, entre otras, son claros ejemplos de películas futuristas en las que las máquinas y los robots tienen un papel protagonista. En todas ellas, además, los guionistas y directores ya imaginaron los posibles problemas éticos, legales y de seguridad que podríamos tener los Seres Humanos en nuestra relación con las mencionadas máquinas.

Jesús Bonet Sánchez,
abogado

Alejandro Penalba Ferrer,
Abogado en Bonet Abogados


Cuando cada uno de nosotros disfrutábamos de estas películas veíamos un futuro muy lejano. Sabíamos que llegaríamos a ello como especie, pero no creíamos posible que nuestros ojos lo viesen, ni siquiera los de nuestros hijos.

La realidad es muy diferente: ya existe la Inteligencia Artificial, los robots inteligentes, como Watson fabricado por IBM, dentro de poco empezarán a ocupar muchísimos puestos de trabajo, los coches son autónomos como los proyectos de Google, Tesla o muchos otros; El Big Data es capaz de procesar millones de datos y extraer conclusiones, el internet de las cosas permite que cualquier objeto esté conectado, los asistentes personales en las casas como el creado por Mark Zuckerberg a imagen y semejanza de JARVIS, el asistente virtual de IronMan serán pronto imprescindibles... todo ello son ya realidades que en pocos años formarán parte de nuestra vida diaria sin apenas darnos cuenta, de la misma manera que hace unos años ni imaginábamos poder tener internet en un móvil, por ejemplo. Sin duda la cuarta revolución industrial ya está en marcha y promete cambiarlo todo.

Esta revolución tecnológica supone grandes retos para la Humanidad, todos coincidimos en que los avances tecnológicos tienen muchísimas ventajas, pero también pueden suponer grandes problemas. Por todo ellos los juristas que estamos especializados en las nuevas tecnologías estamos advirtiendo de la necesidad de crear una legislación global, completa y eficiente sobre estas cuestiones.

La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo se ha tomado muy en serio esta cuestión y, para evitar los desenlaces apocalípticos que vaticinan algunos largometrajes, ha pedido a la cámara de la UE que desarrolle ciertas normas de seguridad, éticas y legales que regulen los importantes avances que se están logrando en campos como la robótica y la inteligencia artificial.

La Eurocámara, tal y como pudimos conocer hace unos días por la prensa, ha desarrollado en el documento "European civil laws rules in robotics" 9 leyes que confía apruebe Bruselas. Estas leyes tienes su fundamento en las tres leyes de la robótica escritas por Isaac Asimov y que la mayoría de los robots de sus novelas y cuentos cumplían.

La Eurocámara ha querido ir más allá y por ello ha triplicado el número de leyes que a su juicio deberían crear la normativa marco reguladora de la robótica.

Estas 9 leyes son:

1.       Proteger a los seres humanos de los daños causados por robots.

Esta norma emana de la carta de los derechos Fundamentales de la unión Europea que establece la dignidad humana como fundamento de todos los derechos. Nunca un robot debe dañar a un ser humano por acción u omisión. Pensemos en el día en el que los robots se empleen como agentes de policía o en conflictos bélicos, tendrán una gran capacidad de causar daño. Es necesario establecer los límites que van a tener los robots y provisionar a todos ellos de un botón de apagado automático para los casos de emergencia. Recordemos que tendrán inteligencia, aprenderán de nosotros y tomarán decisiones, tenemos que asegurarnos que esa toma de decisiones nunca nos perjudicará.

2. Respetar el rechazo de la atención por parte de un robot.

En cualquier momento y circunstancia un ser humano debe poder rechazar la ayuda de un robot por mucho que le haga falta la misma. Si una persona se siente humillada por la ayuda que le presta un robot, debe poder rechazarla y el robot automáticamente dejar de cumplir esa función de ayuda a un humano. Esta Ley está pensada específicamente para preservar la dignidad de las personas dependientes.

3. Proteger la libertad humana frente a los robots.

Esta Ley se basa en la idea de que un robot debe respetar las decisiones de un humano, aunque están sean equivocadas, es decir, los robots deben permitir que nos equivoquemos aún en contra de nuestro propio beneficio. Las personas tenemos derecho a equivocarnos, a tener autonomía, y los robots no pueden convertirse en una especie de censor de nuestras decisiones que nos impida equivocarnos. Para ello los parlamentarios crees que "es importante establecer un verdadero principio roboético" que tenga en cuenta y se adapte a las circunstancias de cada ser humano como la edad o el nivel de comprensión. Dentro de esta Ley se encuentra la prohibición de que los robots puedan ser utilizados como armas, un aspecto de grandísima importancia.

4. Proteger a la humanidad contra las violaciones de la privacidad cometidas por un robot.

Los robots dotados de inteligencia artificial recogen información constantemente de nosotros, nuestro entorno, familiares, amigos... y aprenden de ella. Proteger tal cantidad de información privada de manera que no pueda suponer un peligro para la intimidad y privacidad de los seres humanos debe ser una de las mayores preocupaciones en el ámbito de la robótica.

5. Gestión de datos personales procesados por robots.

Como hemos dicho anteriormente la cantidad de datos que un robot pueda tener de nosotros es inmensa, por ello, es crucial para los parlamentarios prohibir la transmisión de esa información entre las máquinas limitando el riesgo de una rebelión robótica.

6. Proteger a la humanidad contra el riesgo de manipulación por robots.

Los robots inteligentes pueden simular emociones, es lo que se llama empatía artificial, un campo que ha avanzado espectacularmente en los últimos años. Esta humanización de los robots puede ser peligrosísima pues puede existir la posibilidad de que nos puedan manipular, más si cabe con la cantidad de información nuestra que poseerán.

7. Evitar la disolución de los vínculos sociales.

Con las capacidades técnicas que pueden llegar a alcanzar y la ya mencionada empatía artificial, podemos llegar a creer que no necesitamos más compañía que la de un robot por ello los androides deberán actuar siempre como agentes auxiliares, nunca como sustitutos de personas.

8. Igualdad de acceso al progreso en robótica.

El alto precio de los androides acentuará más aún las diferencias sociales entre las clases sociales más pudientes y las demás. Para los parlamentarios es imprescindible luchar para reducir esta brecha y no agrandarla.

9. Restringir el acceso humano a las tecnologías de mejora.

Uno de los grandes miedos de los parlamentarios es que se creen los Cyborgs, ese ser a medio camino entre humano y tecnológico. Consideran que eso sería una amenaza para la forma actual del ser humano, y que nos obligaría a mejorar, o a desaparecer, por ello, proponen limitar esta tecnología de mejora del ser humano. Es sin duda uno de los puntos más polémicos.

Estas nueve leyes responden a la mayoría de cuestiones que se han puesto en debate respecto a los problemas éticos y legales que puede suponer la Inteligencia Artificial y la robótica, en el aire también están otros debates como la pérdida de empleos, la obligación de tributar de los robots, etc.

La protección de datos, el e-commerce, la propiedad intelectual, las redes sociales, los ramsomware, los delitos tecnológicos, la e-administration, los bitcoins, los drones... todo ello, aunque parezca futurista es algo que los despachos especializados llevamos trabajando hace años normalmente bajo una legislación poco globalizada, incompleta y tardía. La Eurocámara, siguiendo la estela de los abogados especializados que avisábamos de la necesidad de una normativa, nos ha sorprendido con estas 9 leyes que pretenden adelantarse a los problemas que puedan generar la Inteligencia Artificial y la robótica. Esperemos que este documento sea la base para que la Unión Europea apruebe una legislación al respecto. El futuro ha llegado.

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos tres niveles: legal, técnico y organizativo.

  • Revista de Derecho y Nuevas Tecnologías

    Revista de Derecho y Nuevas Tecnologías

    Publicación científica que fomenta la investigación y la actualización profesional en el mundo de las TIC incidiendo en la novedad legislativa y jurisprudencial

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar