Herramientas para el texto

RRHH

28 de Marzo de 2013

No saber desconectar, el “Via Crucis” del abogado

  • Para Francesc A. Baygual, socio y responsable French Desk de Roca Junyent "el compromiso con el cliente ya no sólo se mide por la excelencia en el asesoramiento sino por la inmediatez del mismo"
  • Joaquín Ballester, gerente en BDO Abogados y Asesores nos recuerda que  "esta profesión requiere muchas veces de ingenio y habilidad, nuestra mente debe estar despejada para ser creativos a la hora de aplicar nuestros conocimientos y experiencia"
  • Santiago Mediano, presidente y socio fundador de Santiago Mediano Abogados razona que "los abogados nos creamos un personaje que  reclama tener un contenido, unos diálogos, unas funciones, y eso sólo lo da seguir trabajando, seguir pensando y hablando del trabajo".

Cada vez se trabaja más, más embarullado, el cliente exige más y se cobra con más dificultad: El pequeño “break” de la Semana Santa puede dar para mucho, habida cuenta del cansancio que ya llevamos desde que en septiembre (en el mejor de los casos) hayamos retomado con fuerza el trabajo. Pero, ¿estamos descansando?

Legal Today


Para Santiago Mediano "a diferencia de lo que muchos podrían pensar, las abogadas y los abogados no somos más que seres humanos, y ello para lo bueno y para lo malo. Demasiadas veces, las personas nos creamos un "personaje", algo así como un falso yo, y nos identificamos con él hasta tal punto que olvidamos quiénes somos verdaderamente. En el caso de los abogados, es muy fácil que ese personaje se adorne con los atributos propios de la profesión y muchos de los tópicos que se nos asignan. Cuando ello sucede, es extremadamente difícil no seguir interpretando en la vida personal ese "personaje" que nos hemos creado. Quizá por eso muchas abogadas y abogados no pueden desconectar de su trabajo. El "personaje" se ha apoderado tanto de ellas y ellos que no pueden quitarse el disfraz cuando termina la jornada de trabajo, o llegan los fines de semana y las vacaciones.

Joaquín Ballester abunda que  "hoy en día todo se hace y se quiere con la mayor rapidez y eficacia, ello comporta que nuestro ritmo de trabajo sea cada vez más alto. Las cosas suceden muy deprisa, no es fácil seguirlo y por eso es muy importante tener un buen equipo de gente a tu alrededor, que no sólo te complementen sino que amplíen tus conocimientos y viceversa".

Lo cierto es que, en palabras de Francesc A. Baygual,  "hoy la franja horaria no se considera, se coge y se envía un email exponiendo una cuestión o una necesidad y se espera que cuanto menos estrés de Blackberry, se anticipe una respuesta o se marque una pauta y se anuncie cuando se puede dar asistencia a esa necesidad. El compromiso con el cliente ya no sólo se mide por la excelencia en el asesoramiento sino por la inmediatez del mismo, inmediatez medida en accesibilidad/disponibilidad (24/7) y tiempo de respuesta. Si nuestros clientes están acostumbrados a eso, el resto de nuestro mundo profesional debe seguir ese ritmo y cumplir con esa inmediatez".  

Estrés con números

La Unión Europea, a través de varios estudios, asegura que el estrés causa actualmente entre los ciudadanos comunitarios más de la mitad de las bajas laborales, ranking que encabeza Finlandia con el mayor índice de bajas por estrés y depresión. De hecho, en España se ha detectado durante los últimos meses, según datos de la AEEMT (Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo), un aumento de los casos de incapacidad temporal en el trabajo motivados por este tipo de patologías y eleva el conjunto de estos trastornos en la UE hasta el 60% de las bajas laborales de los ciudadanos comunitarios.

Joaquín Ballester, gerente en BDO Abogados y Asesores ha asumido que los clientes saben que el abogado "siempre está": "Al final nuestro papel es cargar con el problema o inquietud del cliente y que éste se quede tranquilo sabiendo que nosotros nos vamos a encargar.  Lo negativo sería exactamente lo mismo, el cliente sabe que siempre estamos localizables, y el éxito de la gestión en estas situaciones no es otro que dar una respuesta rápida y saber gestionarla".

Francesc A. Baygual, socio y responsable French Desk de Roca Junyent puntualiza que "yo no hablaría tanto de "abogacía non-stop" sino "una abogacía stop&go". De la misma manera que el sistema que se implanta en los coches de hoy, un abogado puede estar con el motor en marcha y circulando hasta que, por razón del tráfico, llega una parada y/o un semáforo: ahí el motor se apagará y la agradable sensación de conducir se sustituirá por la no menos agradable sensación de silencio que invade nuestro vehículo hasta que volvamos al momento de que podamos disfrutar nuevamente de la conducción y oiremos el motor arrancar. Así, en cualquier momento del día o volviendo de una reunión y cuando la agenda lo permita, entremos en un museo, vayamos al cine, escapémonos al gimnasio o vayamos de improviso a buscar nuestros hijos al colegio: ¿por qué no?  Pasaremos de ser no sólo profesionales liberales sino, también, profesionales liberados".

Santiago Mediano, presidente y socio fundador de Santiago Mediano Abogados nos comenta que "mi mundo profesional tiene su propio ritmo y yo el mío. La mayor parte del tiempo existe una buena sincronía y el tempo que imprimimos a la interpretación de la sinfonía que es el ejercicio de la profesión es el mismo. Sin embargo, existen ocasiones en que las disonancias se producen, tanto por un lado como por otro. En esos momentos surgen las dificultades, y, si no se tiene especial cuidado, se producen conflictos de muy difícil solución. Es en ocasiones así cuando se ve quién actúa con generosidad y amplitud de miras, y está dispuesto a reconocer que la distancia que separa a dos no tiene por qué haberla generado solo uno de ellos. Es ahí donde se ve, como en las orquestas, si cada uno de los miembros del equipo se reconoce como parte de un todo mayor, o si se ve como el solista que debe imponerse al resto, y marcar el ritmo a su exclusivo criterio".

Pero queremos ampliar jornadas

Pero estamos dispuestos a trabajar más. En el caso particular de España se ha registrado durante los últimos años, y al albor de la actual situación económica, un aumento progresivo de los contratos a tiempo parcial. Desde 2007 esta cifra ha aumentado un 30% hasta llegar a los 451.257, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) para el segundo trimestre de 2011. Un 52% de los encuestados aseguran que una reducción de la jornada laboral perjudica su carrera profesional, según el estudio trimestral Workmonitor que Randstad elabora consultando a empleados de 29 países. Esta percepción sitúa a España dos puntos por encima de la media comunitaria (50%) y empatado con países como Francia o Alemania, aunque lejos de otros como Grecia, que con un 69% lidera este ranking a nivel europeo.

Para Joaquín Ballester, "esta profesión requiere muchas veces de ingenio y habilidad, nuestra mente debe estar despejada para ser creativos a la hora de aplicar nuestros conocimientos y experiencia".

Más de la mitad de los españoles (52%) asegura que una reducción de la jornada laboral perjudica su carrera profesional, según Workmonitor. Esta percepción sitúa a España dos puntos por encima de la media comunitaria (50%) y empatado con países como Francia o Alemania, aunque lejos de otros como Grecia, que con un 69% lidera este ranking a nivel europeo.

"Es evidente que el contrato a tiempo parcial puede ayudar a las personas a conciliar su vida laboral y personal. Ésta sigue siendo una de las asignaturas pendientes de nuestro mercado laboral que tiene una de las tasas más bajas en esta modalidad de contratación. Si bien desde 2007 el contrato a tiempo parcial se incrementado sensiblemente, las causas hay que buscarlas en el ajuste que han hecho las empresas a la hora de contratar y no al deseo de los trabajadores" asegura Rita González Pascual, Responsable de Recursos Humanos en Randstad.

Santiago Mediano reflexiona que nosotros que "un profesional sin vida personal acabará siendo un mal profesional. Si nos desconectamos de lo esencial de la existencia, de lo espiritual en nosotros, renunciamos a aquello que marcará la diferencia entre un profesional competente y un buen abogado".

Para Francesc A. Baygual "el horario (como delimitador de la jornada laboral) o el calendario lo que no va a dejar de crear algún que otro conflicto jurídico entre aquellos compañeros que se hallen en relación laboral y no compartan este tipo de vocación de servicio". 

Vote:
|| || || || |
Resultado:
436 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • CheckPoint

    CheckPoint

    Es el Servicio más avanzado de Información Especializada del mercado en materia fiscal, laboral, contable y mercantil

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.