27 de Junio de 2017 | 11:04
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios (II)

Algunas ideas interesantes para tener en cuenta las Hermandades y Cofradías en su aspecto fiscal

23 de Marzo de 2016

Gonzalo Gómez Acero,
Abogado y Ldo. en ADE


En el anterior artículo de esta serie ("Consideraciones sobre el régimen jurídico de las Hermandades y Cofradías en su aspecto civil"), del que éste es continuación, se hacía referencia a la Ley 7/1980, de Libertad Religiosa, para acercarnos al régimen jurídico de la Hermandades y Cofradías. La intención de este artículo es centrar el estudio solo en el aspecto fiscal.

Para aproximarnos al régimen fiscal también acudimos, en primera instancia, a la Ley de Libertad Religiosa, en concreto, el art. 7.2 establece: "En los Acuerdos o Convenios, y respetando siempre el principio de igualdad, se podrá extender a dichas Iglesias, Confesiones y Comunidades los beneficios fiscales previstos en el ordenamiento jurídico general para las Entidades sin fin de lucro y demás de carácter benéfico". Es decir, se establece mediante ley orgánica el presupuesto habilitante para que las Hermandades y Cofradías sean sujetos susceptibles de beneficiarse de los beneficios fiscales que configure el ordenamiento jurídico nacional.

Precisamente, la norma nacional que regula el régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos es la Ley 49/2002, de 23 de diciembre. En ella se recogen una serie de beneficios fiscales que prevé el legislador para todos aquellos entes en los que, en atención a su función social, actividades y características, merece apartarse del régimen fiscal general y tener una especial consideración. Evidentemente, los requisitos subjetivos (art. 2 L49/2002) y objetivos (art. 3 L49/2002) que se imponen son rigoristas en la medida que se pretende evitar el fraude y que, bajo la falsa apariencia de entidades sin fin lucrativo, se burle la tributación que legalmente le correspondería.

En lo que afecta al Impuesto de Sociedades (IS), el art.  20 L49/2002 prevé que los sujetos pasivos que tributen por IS, se apliquen una deducción (adicional a las deducciones y bonificaciones que ya prevé la LIS en sus Capítulos II y ss. del Tít. VI) del 35% de la base calculada conforme a la metodología que recoge el art. 18 L49/2002 según la naturaleza de lo donado o aportado (donativos dinerarios, donaciones de bienes o derechos, constitución de derecho real de usufructo, etc.), pudiendo aplicar los excesos de deducción en los diez ejercicios sociales siguientes para el caso de no haber alcanzado base imponible suficiente. Por el lado de la tributación en IS de la propia entidad sin fin lucrativo, el art. 29.3 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS, en adelante) establece que el tipo impositivo baja del tipo general del 25% al 10%. Lo anterior supone indirectamente que la Hermandad o Cofradía no pueda, por ejemplo, beneficiarse de la novedosa reserva de capitalización, ya que su aplicación está prevista solo para los contribuyentes que tributen al tipo de gravamen previsto en los apartados 1 o 6 del art. 29 LIS.

En lo relativo a los Tributos locales, se ocupa el art. 15 L49/2002. Se establece como norma general la exención del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), si bien se condiciona a que el bien inmueble en cuestión no esté afecto a una actividad económica no exenta del Impuesto de Sociedades. Imagínese la Hermandad que explota en régimen de arrendamiento urbano un pequeño local de su propiedad, anexo a la casa de Hermandad, finca registral independiente, para que el bar vecino guarde las sillas y mesas de los veladores. No sería coherente pensar que ese inmueble no debiera tributar por IBI. Sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), también se establece una exención plena, aunque se impone el requisito formal de presentar la declaración por el alta y la baja en caso de cese de actividad. Como se sabe, el IAE aprovecha el censo de contribuyentes de la AEAT, a pesar de ser un tributo local. Será justamente con la presentación del alta censal (Modelos 036 y 037) cuando deberá hacerse constar la voluntad de tener el carácter de entidad sin fin lucrativo, por lo que la obligación formal no supone excesiva carga de trabajo a la entidad. En el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (antigua Plusvalía Municipal), se condiciona la exención - igual que en el IBI - a que el terreno en cuestión no sea objeto de explotación como actividad económica. El mismo beneficio fiscal se pone de manifiesto en el art. 23.2 L49/2002 para el caso de que el incremento gravable se ponga de manifiesto en sede del transmitente/donante a favor de la entidad.

En lo atinente al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), debe tenerse especial cuidado. No es inusual que conozcamos a alguien que, habiendo declarado en su IRPF como deducción una donación realizada a una Hermandad, se le haya notificado por parte de la AEAT una liquidación provisional como consecuencia que la Hermandad receptora o donataria no cumplía los parámetros de la L49/2002; o, cumpliéndolos, no estaba formalmente incluida como tal en el Registro y comunicado a la AEAT. La deducibilidad para el donante viene expresamente contemplada en el art. 68.3 a) y 69.1 LIRPF. Especial atención hay que prestar a la cuota de Hermanos (anual, semestral...) y a la cantidad que se abona extraordinaria en muchas hermandades para adquirir la papeleta de sitio y hacer estación de penitencia, ya que la naturaleza del pago puede entenderse como asociada a un servicio concreto (uso de la vía pública para realizar la estación de penitencia) o bien englobarlo dentro de la consideración de donación. De ahí, que haya Hermandades que la cuota de hermano incluye la papeleta de sitio. El art. 19 L49/2002 (reformado por la disposición final 5.1.1 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre) regula la deducción de los contribuyentes en su IRPF. Se deduce el 75% de los primeros 150 euros y el 30% para el resto de la base en aquellos donativos, donaciones y aportaciones que superen el anterior importe.

Podría ser objeto de tratamiento en otro post y solo lo cito brevemente, pero también existe la presunción de gratuidad del ejercicio de las funciones propias del cargo como miembros de los órganos de gobierno de la Hermandad, "sin perjuicio del derecho a ser reembolsados de los gastos debidamente justificados que el desempeño de su función les ocasione, sin que las cantidades percibidas por este concepto puedan exceder de los límites previstos en la normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para ser consideradas dietas exceptuadas de gravamen" (art. 3.5º L 49/2002). Sin embargo, es importante dejar dicho que lo anterior no obsta en absoluto para que la Hermandad, como sujeto con personalidad jurídica propia, realice la contrataciones en el ámbito laboral o mercantil que estime necesarias (supongamos que no existen voluntarios para hacer un determinado traslado de bienes muebles y la Hermandad decide contratarlo a una empresa de mudanzas, o bien que la Hermandad tiene a una persona en nómina para la limpieza periódica del templo).

En lo que afecta al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD), el art. 45.I A) del Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, regula en los apartados b) y d) la exención completa del impuesto para las entidades sin fines lucrativos  bajo el régimen de la L49/2002, la Iglesia Católica y el resto de  iglesias, confesiones y comunidades religiosas que tengan suscritos acuerdos de cooperación con el Estado español.

Como ya adelanté en mi anterior artículo, la importancia de figurar inscrita formalmente en el Registro de Entidades Religiosas es absoluta. El carácter de la inscripción es constitutivo y los efectos beneficiosos de considerarse bajo el amparo de la L49/2002 solo se despliegan cuando la Hermandad o Cofradía posee la correspondiente certificación de su inscripción en el mencionado Registro  (Disposición Adicional 8ª L49/2002).

La Disp. Adicional 9ª L49/2002 viene a ratificar que la propia Iglesia Católica (como entidad independiente), así como las entidades religiosas comprendidas en el artículo V del Acuerdo sobre Asuntos Económicos suscrito entre el Estado español y la Santa Sede (Art. V: "Las asociaciones y entidades religiosas no comprendidas entre las enumeradas en el articulo IV de este Acuerdo y que se dediquen a actividades religiosas, benéfico-docentes, médicas u hospitalarias, o de asistencia social tendrán derecho a los beneficios fiscales que el ordenamiento jurídico-tributario del Estado español prevé para las entidades sin fin de lucro y, en todo caso, los que se conceden a las entidades benéficas privadas.") se acogen al régimen tributario que se ha expuesto, no dejando duda de la posibilidad de a acogerse a dicho régimen por parte de las Hermandades y Cofradías.

En definitiva, algunos temas quedan sin tratar como es el caso de la incidencia sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido o la rendición de cuentas ante el orden civil-tributario (AEAT) y eclesiástico (Palacio Arzobispal de la Diócesis) y que serán objeto de tratamiento en próximas publicaciones, pero se ha pretendido de dar una visión panorámica (no exhaustiva) de las implicaciones tributarias que afectan a una Hermandad, de cómo poder acogerse a los beneficios que prevé la ley nacional y de cómo afrontar determinadas situaciones de conflicto en el tráfico tributario dado su especial carácter.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
138 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

Opinión

Sobre la prueba ilícita y prueba ilegal, cuando es aportada por un particular

Julio Muerza Esparza A propósito de la STS., Sala 2ª, de 23 de febrero de 2017 (JUR 2017\41967).

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.