28 de Mayo de 2017 | 04:35
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

El descanso en la profesión

21 de Febrero de 2012

“Qué descansada vida / la del que huye del mundanal ruido” Fray Luis de León

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


Hola estimados colegas. Una vez más en comunicación con ustedes mediante este blog, que se propone indagar la relación de la abogacía con la psicología y aprovechar el resultado del entrecruzamiento de ambas ciencias, para obtener herramientas que posibiliten un mejor ejercicio de la profesión, ya sea fortaleciendo el Yo de cada uno de nosotros, como mejorando la relación con el cliente. Uno de los datos de la psicología conectados con el tema descanso que supimos trabajar, es el del estrés, que no es ni mas ni menos que la reacción desmedida de la energía humana para enfrentar las exigencias profesionales y las propias del mundo que nos rodea. Claro está que nadie busca actuar en un marco de exceso psíquico y físico, para terminar estresado y sufriendo consecuencias mentales y somáticas. Pero la personalidad que heredamos algunas veces y el no saber poner límites a la entrega profesional nos puede sacar de nuestro " eje " y es así que nos derrumbamos espiritual y físicamente. A veces parece que el ejercicio de la abogacía no desgasta, porque en él prevalece el esfuerzo intelectual, que no sería tan exigente como el trabajo manual o corporal; pero no es así: los dos tipos de trabajo consumen " energía humana " y ambos obligan a administrarla, lo necesario para mantener la salud. Esto va atado a saber manejar los " tiempos de descanso ". Más todavía, el trabajo intelectual - como lo es la profesión de abogado- según Jean Guitton, se halla relacionado en cada uno de sus aspectos con la vida profunda, con la espiritualidad, que es hija de la libertad, del ocio. Así el descanso - diario - se convierte en requisito indispensable para que el abogado pueda profundizar la relación entre inteligencia y alma, y evitar caer en una vida profesional de movimientos mecánicos y monótonos, que le quite al profesional del derecho ese " sector libre "  de su ser, en el cual tienen vida valores tales como la justicia y equidad, que son la fuente última de la profesión. En síntesis colegas, el descanso, que significa: quietud, reposo o pausa en el trabajo o fatiga, o también:causa de alivio en la fatiga y en las dificultades físicas o morales, es una herramienta vital para el bienestar profesional no solo desde la salud física y psíquica, sino también para mantener vínculos profundos entre la intelectualidad profesional y espiritualidad profesional, allí,  donde residen los " valores de la abogacía ", su esencia, la base que construye nuestra " subjetividad de abogados ".

Les dejo mi inquietud sobre el descanso y la necesidad de saber concretarlo. Hasta el próximo encuentro.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
205 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Opinión

‘A vueltas’ con el velo de la mujer islámica

Ángel Carrasco Perera No parece existir historia tan recurrente en el Derecho mediático como la vestimenta (velo- hiyab- burka y burkini) de las ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.