25 de Junio de 2017 | 03:45
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

El o los orígenes de la personalidad (o de la subjetividad)

25 de Mayo de 2012

La personalidad es ¨ el estilo de conducta ¨ que uno tiene. Usted lectora o lector, el cliente, el juez, o aquel otro abogado, tienen definido ¨ un carácter ¨, que a diferencia de los animales es siempre en la ¨ especie humana ¨ singular, único e irrepetible. Es desde mi punto de vista la constitución de la subjetividad individual.

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


Para decirlo de  forma distinta, cada uno de nosotros es: conducta sin igual, porque está ¨ teñida ¨ psicológicamente, como también lo está desde lo corporal. Lo que uno se suele preguntar al respecto es: ¿Por qué tengo está conducta y no otra?, y a renglón seguido aparecen otros interrogantes tales como: ¿ Puedo cambiar mi carácter?. Las respuestas no son sencillas. Pero no obstante podría decirse que hay teorías psicológicas que sostienen - con bastante fundamento - que uno es producto de una integración de lo: lo genético, congénito - es lo adquirido en la vida intrauterina - y lo aprendido en la temprana edad (de o a 5 años aproximadamente) con los llamados significantes primarios (madre - tiene un rol esencial-, padre, abuelos, hermanos). Así, las cosas, este primer tramo de su vida, la mía, la de los Otros, ¨ sella ¨ o ¨ marca ¨ la personalidad se podría decir que para siempre, sin que esto signifique algo negativo para el desarrollo de nuestras vidas, ya que  la ¨disposición ¨ de la conducta a ser de tal o cual manera, puede ser algo positivo o negativo según las circunstancias de vida que se nos presente. Una persona de rasgos ¨ temperamentales ¨ o ¨ coléricos ¨ puede ser ¨ incómoda ¨ para los momentos de vida que requieren armonía en la convivencia con los Otros, pero en situaciones en que se requiere energía, rapidez, valor, estos rasgos pueden adquirir ¨ un valor positivo ¨.

Ahora bien, hay posturas psicológicas que entienden que la personalidad no es solo resultado de lo genético, integrado a lo congénito y a las experiencias infantiles, lo cual comparto. Lo ¨ colectivo ¨ incide en la formación de la personalidad o subjetividad de cada como lo hace la evolución de la temprana edad. En tal sentido es interesante lo que dice Ana Fernandez (en Instituciones Estalladas, capítulo XI: El niño y la tribu), siguiendo un dicho africano que: ¨ Para educar a un niño se necesita una tribu ¨. Con lo cual se está sosteniendo que la transmisión de los valores de una comunidad es también vital para la producción de personas. No todo está en los ¨ entretelones de la dinámica familiar ¨ expresa esta autora, sino que lo que construye la forma de ser de cada uno de nosotros, hay que buscarlo en los lazos sociales y las transformaciones que estos van sufriendo.

En base a lo expuesto podría decirse que uno es como es, por las vivencias de la temprana edad, pero también por cómo me forma los social o lo colectivo. Esto abre otra manera de ver a la construcción  psicológica  de nuestra subjetividad. Ya no somos productos de exclusivos de nuestros padres en cuanto a lo psicológico, sino de una dimensión socio-histórica particular.

Usted se preguntará colega en la abogacía: ¿De que forma impacta esto en mi vida profesional?. Yo le diría que si la ¨ historia familiar ¨ y el ¨ lazo social ¨ - el vínculo con lo colectivo- hacen su personalidad o subjetividad en general, sin duda van a ¨ explicar ¨ también su rol de abogado aquí y ahora, sus aspectos positivos y los sinsabores que hacen doler el ¨alma profesional¨. Las causas de pérdidas en la abogacía, no hay que buscarlas únicamente en razones jurídicas o aledañas, hay que ir más allá, e indagar ¨ transdiciplinariamente ¨, la construcción de las personalidades o subjetividades profesionales hoy en día. Entender o ¨ visibilizar ¨ los aspectos socio-históricos de la personalidad o subjetividad de cada uno de nosotros, permitirá ver en que forma están cambiando los paradigmas de la abogacía, entre otras cosas, esto por la mutación de valores o significaciones imaginarias sociales fundantes de la modernidad.

Piense lo dicho. Se de lo abstracto que puede ser, pero hay que empezar a tener otras miradas de nuestra vida profesional. Hasta la próxima.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
207 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Opinión

La cortesía de solicitar la venia

Guillermo Padilla Martínez Sin lugar a dudas, la casuística relacionada con las solicitudes de la venia cuando un abogado sustituye a otro en ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.