23 de Junio de 2017 | 05:39
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Flexibilización laboral y psicopatía

25 de Abril de 2012

El derecho representa el límite a la satisfacción de los deseos humanos. Si cada uno de nosotros, mujeres y hombres ¨ deseantes ¨ tuviésemos a ¨ mano ¨ el completar nuestras necesidades de todo tipo, sin pasar por fronteras legales propias de la vida en común, sin rodeos, la supresión del Otro (el prójimo) sería la regla general.

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


La razón del más fuerte (en lo físico, económico, etc), pasaría a ser más que nunca, la mejor razón. Dentro de este marco,las ¨ flexibilizaciones laborales ¨, el ¨ ablandamiento de la regulación jurídica ¨, libera sin dudas al deseo del fuerte, de seguir siendo fuerte, ya que se su poder, sobre todo económico, en épocas de crisis social corre riesgo de disminuirse y hasta perderse. Y como la ¨ biografía psíquica ¨ de este tipo de personajes, nos da, como su sentido de la vida, el acumular riquezas- entre otras satisfacciones de deseos, sin límites- no admite perder en los vaivenes de la vida social. La estrechez económica no es para este tipo de personalidades, sino para el Otro, que supo ser su empleado, su mandado, o dependiente. La flexibilización laboral viene a ser como el límite de emergencia, a la satisfacción de los deseos humanos pero del trabajador. La ley flexibilizada, en este caso, les dicta cuales deseos se pueden ver cubiertos y cuales por la crisis, no - por ejemplo el deseo de asegurar la actividad laboral, el de ganar seguridad- Claro está, que la regla que restringe en la crisis, el deseo humano, es para un sector: el que obedece. Los que mandan desde lo económico y lo político, más allá de los ¨pretextos ¨  con que ¨ enmascaran ¨ sus medidas de gobierno, no apuntan a otra cosa que, garantizar plenamente la satisfacción de sus deseos humanos

Hasta aquí usted lectora ha visto algo más sobre flexibilización laboral, que lo ya volcado en mi blog bajo el título:Una mirada psicológica de la crisis y la flexibilización laboral.

 Pero seguro se preguntará: ¿Cual es la relación con la psicopatía?. El nexo está en que, la flexibilidad de las normas que ordinariamente protegen al más débil - como es función del derecho laboral- , facilita la actividad de quienes por personalidad, justamente se caracterizan por no admitir límites éticos y legales a la hora de consumar sus deseos. Esta suerte de depredador humano, es: el psicópata.

Esta personalidad no es enferma, es normal, y está metida en todos los estratos sociales, sobre todo en los más poderosos. Cómo podría ser el caso de un economista francés, que hasta hace poco dirigía  un organismo supranacional y era firme candidato a conducir su país. Solo sucede que las personalidades psicopáticas se caracterizan, por tener necesidades especiales y a desarrollar conductas que tienden a satisfacer esas necesidades especiales, sin importarle la consecuencia sobre los demás. Los psicópatas vivencian una expansión de su libertad interior. Para ellos todo es posible, carecen de empatía, no les importan los efectos negativos de su conducta sobre el Otro o los Otros. Es una persona que busca y gusta del poder. Cuando lo obtiene no lo suelta nunca. Y justamente en las crisis económicas-sociales, las personalidades psicopáticas, tienen el campo propicio para ¨ demostrar sus cualidades ¨. Como toleran un monto muy alto de tensión, se mantienen imperturbables, se presentan como los conductores excelentes en la adversidad.  Y es justamente en estas circunstancias, donde mostrando audacia, sin temer a lo que vendrá, lanzan o participan de las políticas de flexibilización, que bien podríamos llamar ¨ políticas psicopáticas ¨, cuyo objetivo manifiesto es el bien de todos, pero el oculto es hacerse del poder para satisfacer sus apetencias y la de los grupos que lo ayudan en el sostenimiento de sus conductas psicopáticas. Este conductor psicópata nunca va a decir: ¨ vengo a perpetuarme en el poder por mi ¨, lo van a hacer por el bien común, por el país, por un proyecto que aglutine a la gente detrás de él o ellos. Así, ¨ sin límites ¨ o con ¨ limites legales flexibilizados ¨ el Otro o los Otros pasaran a ser un número, no una persona, y como tales se encontrarán sometidos o barridos, si a los fines de la personalidad psicopática, ello es conveniente.

No hay duda que ya no resiste ningún análisis la creencia racionalista que el hombre con su inteligencia puede hacer leyes que por su contenido sabio llevará la convivencia social al mejor destino. Que así, el progreso está asegurado. Las leyes elaboradas a espalda de las subjetividades del hombre de hoy, no garantizarán nada. Las leyes flexibilizadas, serán eso: ¨ leyes plásticas ¨, lo justo objetivo se instalará donde lo quiera y le convenga al que manda. Los deseos psicopáticos tendrán amplitud para la concreción. Los deseos de los Otros serán satisfechos en la medida que la emergencia económica social lo posibilite. Sino se legisla pensando en que los sujetos de derecho, son seres ¨ deseantes ¨, que muchas veces pretenden ver satisfechos sus deseos, sin límites o con límites flexibles, se estará generando espacio, no para una convivencia humana justa, sino para una relación de amo y esclavo.

Gracias por leer estas reflexiones. Hasta la próxima colega.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
188 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Opinión

La cortesía de solicitar la venia

Guillermo Padilla Martínez Sin lugar a dudas, la casuística relacionada con las solicitudes de la venia cuando un abogado sustituye a otro en ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.