Artículos de Opinión

21 de Enero de 2011

Hacia una cultura de pago sin demora

La situación de crisis económica mundial y la cotidianidad de los impagos es el marco en el que ha entrado en vigor la Ley 15/2010 por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Esta Ley nace fruto de la transposición de la Directiva 2000/35/CE, cuyo objetivo fundamental es solucionar los problemas de liquidez de las empresas que operan en el mercado, y concretamente de las PYMES, más vulnerables a los efectos perniciosos de la falta de liquidez, fruto de los impagos y las dificultades de acceso al crédito.

Jorge Martínez de la Fuente,
Abogado del Área de Derecho Procesal y Arbitraje
Deloitte Abogados y Asesores Tributarios


La Ley 15/2010 es aplicable a los contratos firmados con posterioridad al 7 de julio de 2010 y trae como principal novedad la ruptura del principio de libertad contractual, estableciendo un plazo máximo de 60 días para que el deudor comercial pague sus obligaciones al proveedor, y 30 días en el supuesto de que el deudor sea la Administración Pública. Teniendo en cuenta que en la práctica comercial el período medio de pago de las empresas ronda los 100 días y 150 días en el caso de la Administración Pública, el reto al que nos enfrentamos es de una magnitud importante. No obstante, en un intento de facilitar la aplicación de esta Ley, el legislador ha establecido un régimen transitorio que introduce progresivamente los plazos, que por fin serán definitivos en 2013.

Llama la atención el régimen para productos de alimentación frescos y perecederos, reduciéndose en este caso, el plazo máximo de pago a 30 días, y sin que le sea aplicable a estos productos el régimen transitorio.

Aún es pronto para evaluar los efectos que tendrá esta Ley, pero tan sólo los seis meses en los que la misma está en vigor han sido suficientes para suscitar sonoras polémicas:

Hay fundados temores de que, en la lucha por conseguir negocio, los proveedores pacten con el cliente condiciones de pago ventajosas, desobedeciendo el contenido de la norma en materia de plazos. De esta manera se perjudica a aquellos proveedores cumplidores de la Ley, que difícilmente podrán impugnar un contrato privado en el que ni son parte, ni tienen un interés legítimo acreditado.

Otro punto conflictivo es el camino a seguir para conseguir la nulidad de las cláusulas abusivas relativas a la fecha de pago y a las consecuencias de la demora en el mismo. El acreedor habrá de instar un procedimiento judicial, con sus costes correspondientes, y demostrar el abuso del deudor plasmado en el contrato. Teniendo en cuenta el contexto económico actual este sistema se revela, al menos, como poco operativo, amén de costoso para el acreedor, dilatado en el tiempo, e incierto en sus resultados, que, en último término, dependerán del buen criterio del juzgador (pensemos en el Juez que se ve en la tesitura de declarar la nulidad de una cláusula previamente aceptada por el acreedor y comúnmente aceptada hasta ese momento en el libre mercado).

Por último y más relevante, esta Ley adolece de medidas coercitivas para evitar su incumplimiento, siendo la laguna fundamental de la misma, desde nuestro punto de vista, la falta de imposición de un sistema disciplinario para evitar que el deudor incurra en mora. El sistema de indemnizaciones establecido en favor del acreedor es sin duda adecuado, pero la ausencia de sanciones o multas, especialmente cuando lidiamos con la Administración Pública, no incentiva el incumplimiento de esta Ley por parte del deudor.

No obstante lo anterior, y reconociendo las lagunas y oscuridades de esta norma, es indudable que esta Ley es ventajosa en muchos aspectos, como en el ámbito de las operaciones comerciales intracomunitarias, en el que la morosidad ha sido tradicional inconveniente a la hora de dar el salto al mercado internacional. Para paliar este problema, la promulgación de esta Ley no sólo ha contribuido a la homogeneización de normativas nacionales, sino que sin duda contribuirá al aumento de la seguridad jurídica en estas operaciones, reduciéndose, por tanto, el riego de distorsiones de competencia que ha venido dándose al aplicar normas sustancialmente distintas en cada país.

En definitiva, la Ley 15/2010 es claro reflejo del deseo de cambio de la cultura de pagos en nuestro país. Su eficacia y repercusión se acreditarán día a día, si bien no cabe duda de que una mayor certeza sobre el pronto cobro de facturas favorecerá la actividad comercial, aumentando la confianza de los agentes económicos, pese a los inconvenientes que plantea su aplicación. Está por ver todavía si la misma podrá cumplir sus ambiciosos objetivos, evitando la desaparición de empresas, solucionando los problemas de tesorería y aumentando la eficiencia en el tráfico mercantil.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
343 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Comente este contenido

Comenta el artículo

  • Legal Today le informa que los mensajes están sujetos a moderación
  • Legal Today no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus lectores
  • Legal Today excluirá los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria.

[ 1 Comentarios ] Pagina 1 de 1

  • 1 2011-01-21 20:52:42
    Articulo muy util en estos tiempos que corren..claridad y concision que ayuda a entender la nueva Ley que viene a regular la morosidad y que dinamita el principio de libertad contractual.

La Cara y la Cruz

¿Controlar o no controlar las redes sociales?

Juan Carlos Carbonell Mateu y Ricard Martínez, debaten sobre el control de las redes sociales.

Opinión

Misteriosa. Heterogénea. Fascinante jurisdicción voluntaria

Antonio Fernández de Buján El pasado 1 de agosto se aprobó en Consejo de Ministros el esperado Proyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria (PLJV). ...

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.