23 de Septiembre de 2019 | 07:38
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Internacionalización de la empresa

19 de Junio de 2019

Ignacio Ferrer-Bonsoms Hernández,
socio de Ferrer-Bonsoms, Abogados


Las empresas para subsistir y crecer no tienen otro remedio que buscar nuevos mercados donde vender los productos que fabrican o los servicios que proporcionan.

También la internacionalización puede ser el mecanismo para reducir gastos mejorando el proceso de producción en la empresa. Es por ello que hay que las empresas deben aprovechar aquellos recursos o activos estratégicos que están situados fueras de los mercados nacionales y que les pueden reportar beneficio.

Podríamos decir, que las motivaciones a la internacionalización de las empresas son cuatro: búsqueda de recursos, búsqueda de nuevos mercados, búsqueda de eficiencia, y por último búsqueda de actividades estratégicas.

Respecto de la búsqueda de recursos, éstos pretenden asegurarse el acceso a recursos primarios (por ejemplo recursos naturales); aprovechar de mano de obra a bajo coste y conseguir competencias de margen, organización y tecnología. Con ello se consigue una mejor competitividad en el mercado. Este el motivo de que muchas empresas hayan decidido trasladar algunas de sus sedes a otros países como Marruecos, China, India, entre otros.

En cuanto a la búsqueda de nuevos mercados, esto supone ampliar el  horizonte de un enfoque local para pasar a nuevo mercados. De esta menara se amplían los nichos de negocio y se obtiene una mayor cuota de mercado. Este paso, que hay dar con cuidado, supone superar la saturación del mercado de origen o local. La baja tasa de crecimiento de la población en algunos territorios alerta de la bajada de la demanda para las empresas, lo que supondrá una bajada de ingresos. Es por ello por lo que muchas empresas tienen que buscar nuevos mercados para sus productos. Los efectos positivos de este tipo de crecimiento son mejoras en la producción, aumento del empleo, una mayor inversión, y supuestamente mayores beneficios empresariales.

En tercer lugar podemos señalar la búsqueda de eficiencia. La empresa han pasado de un enfoque de eficiencia operativa buscando una reducción en el coste de producción a otro relacionado con el crecimiento de la eficiencia con la internacionalización.

Factores que han favorecido o favorecen este cambio son: trabajar en países donde se reduce el coste de la mano  de obra, materiales, maquinaria, etc. Además hay países donde existen sistemas más eficientes y eficaces para la exportación; o con importantes incentivos fiscales a las inversiones extranjeras.  De esta manera ya no hay que competir con empresas del propio país, sino con empresas de todo el mundo. Con ello no hay otro remedio que mejorar el funcionamiento, e innovar. Y ello redunda sin duda en una mejora global de la empresa. También nos podemos encontrar con productos que están ya superados o saturados en el país de origen. Para superar esta situación, no queda otra via que exportar a otros países donde el producto está aún por desarrollar. Con el conocimiento, y con el producto, es más factible el crecimiento haciendo lo mismo, en nuevo mercado.

Por último la búsqueda de activos estratégicos, con objeto de mejorar su ventaja competitiva. Por ello resulta de interés invertir en otros países para garantizar el acceso a esas actividades estratégicas. Por ello por ejemplo la utilidad de la creación de empresas en colaboración (Joint Venture). En este sentido algunos países han optado por ser países de destino. Es decir, han desarrollado actividades de conocimiento especializado y por ello son buena opción de inversión para empresas extranjeras. Por ejemplo el sector informático India es un buen destino.  También podemos señalar que empresas norte americanas de bebidas han creado joint venture con empresas de otros países (como japonesas, chinas e indias) para desarrollar sus actividades. Las empresas norte americanas han aportado su conocimiento en las recetas de los productos para fabricar localmente en esos países.

En definitiva y dentro de los factores que han facilitado la internacionalización de los negocios podemos señalar:

La reducción de los costes de transacción para las empresas. Esos reflejan la liberalización de las fronteras de los mercados. Por esta reducción las empresas han podido afrontar nuevas inversiones en búsqueda de nuevos mercados.

El segundo aspecto relevante es el acceso en extranjero a activos complementarios a los suyos para mantener o incrementar su ventaja competitiva. En particular se habla de activos que no son solo bienes inmuebles o maquinaria sino conocimiento y competencias diferenciales.

El tercero aspecto relevante es la inversión para adquirir activos estratégicos. Se trata no solo de tener el acceso sino de tener el control (parcial o total) de los activos que la empresas considera estratégicos para su negocio. En este caso como en el anterior se habla de activos que no son solo bienes inmuebles o maquinaria sino conocimiento y competencias diferenciales.

El cuarto resultado del estudio es que las inversiones en extranjero combinan la tradicional búsqueda de nuevos mercados a la defensa e incremento de la ventaja competitiva a través del control de activos estratégicos.

En todo caso recomendamos siempre en el proceso de internacionalización ir de la mano de buenos profesionales.


  • Comparte esta noticia en linkedin

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar