24 de Septiembre de 2018 | 11:26

LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS

 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Limitación del derecho de defensa en el expediente disciplinario sancionador

10 de Julio de 2018

El derecho a la tutela judicial efectiva consagrado en el artículo 24.1 de la Constitución, es de aplicación directa a los procedimientos administrativos sancionadores conforme la doctrina reiterada de nuestro Tribunal Constitucional (SSTC 68/1985 EDJ 1985/68, 175/1987 EDJ 1987/175, 145/1993 EDJ 1993/3896, 103/1996 EDJ 1996/3446, 3/1999 EDJ 1999/296).

Carmen Escriche Monzón,
abogada experta en Responsabilidad Civil y socia de Domingo Monforte Abogados Asociados

DOMINGO MONFORTE ABOGADOS ASOCIADOS


Sin embargo, la regulación del expediente en derecho administrativo sancionador, de carácter sectorial, suele ser bastante circunscrita, limitándose a establecer las fases del procedimiento y pasos de su tramitación, pero sin regular ni especificar de forma detallada los derechos de defensa del interesado durante dicha tramitación.

Así, suele ser frecuente que con carácter previo a la incoación de un procedimiento sancionador por la Administración se inicie un proceso de información o actuaciones previas para la averiguación inicial de los hechos, sus circunstancias y posibles responsables. Proceso de información o actuaciones previas regulado en el artículo 55 de la Ley 39/2015 de 1 octubre, de Procedimiento Administrativo Común, y del que el interesado o investigado no tiene constancia ni conocimiento hasta el inicio del expediente sancionador.

En materia disciplinaria y a nivel estatal el Real Decreto 33/1986, de 10 enero, aprueba el Reglamento de Régimen Disciplinario de los Funcionarios de la Administración del Estado, que suele ser de aplicación subsidiaria, además, en otras Administraciones públicas que no tengan regulación específica en dicha materia.

El Real Decreto en su Título II regula la tramitación del expediente administrativo en procedimiento disciplinario detallando la ordenación del procedimiento, que básicamente incluye las fases de inicio del expediente -de oficio, a solicitud de órgano superior, denuncia.-, impulso, nombramiento de instructor y secretario, notificación del Acuerdo de inicio del expediente al interesado, la práctica de diligencias, petición de informes y práctica de actuaciones por parte del instructor que culminan con el pliego de cargos, su notificación al interesado y el trámite de audiencia, práctica de la prueba, y la posterior propuesta de resolución y audiencia, y resolución.

Tanto el Real Decreto como la Ley de procedimiento administrativo común, establecen la intervención del interesado con el traslado y trámite de alegaciones al pliego de cargos, en la que puede proponer la prueba que interese a la defensa de sus intereses, y aquí reside la problemática que abordo en este artículo: por lo general,  con carácter previo ya se ha realizado una investigación con práctica de pruebas, aportación de documentos que conformarán el pliego de cargos, sin que pueda ejercer el derecho de defensa el interesado-investigado, y se han cimentado los cargos que luego se trasladarán en el pliego, con vía libre de la Administración, realizando dicha labor instructora al margen del allí investigado. Conducta administrativa que plantea dos cuestiones claves en el devenir procesal subsiguiente: una, si dicho proceder genera indefensión y, si en consecuencia, es anulable dicha actividad ausente de contradicción.

La Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de 30 de junio 2011 (Rec. casación nº 2682/2009, EDJ 2011/147438), recoge la doctrina del Tribunal Constitucional y recuerda que dicho Tribunal ha venido elaborando progresivamente una doctrina que asume la vigencia del contenido del art. 24 CE, de la que conviene destacar el derecho de defensa, excluyente de la indefensión en los procedimientos administrativos. Afirma la exigencia de que el implicado disfrute de una posibilidad de defensa previa a la toma de decisión y, por ende, que la Administración siga un procedimiento en el que el expedientado tenga oportunidad de aportar y proponer las pruebas que estime pertinentes, y alegar lo que a su derecho convenga.

Por la Administración se suele oponer que el derecho a la tutela judicial efectiva no comprende un hipotético derecho de llevar a cabo una actividad probatoria ilimitada y que la pretensión del recurrente de intervenir (por sí o por sus Letrados) en los interrogatorios de las afectadas o de los testigos no procede, alegando que dicha intervención no está expresamente recogida y que "perjudicaría la averiguación de los hechos, coartando la libre manifestación de las personas que declaran y siendo su presencia un acto de intimidación tal que podría coartar la libre manifestación de las declarantes.". A lo que se añade que, en la práctica habitual resulta que cuando dichas declaraciones son puestas de manifiesto con el expediente tras el Pliego de cargos, y se pide nuevamente la declaración de los citados testigos, por la Administración se deniega de forma sistemática la reiteración de dichas pruebas testificales bajo la alegación de su innecesariedad al ya constar las mismas en el expediente administrativo, lo que impide la realización de preguntas o aclaraciones a lo ya manifestado, y remite al perjudicado al proceso contencioso posterior.

El Tribunal Constitucional (Sala Segunda) en su Sentencia nº 145/1.993, de 26 abril (recurso de amparo 379/1.991), publicada en el BOE de 28 de mayo de 1.993, ha declarado (Fundamento Jurídico Tercero) EDJ 1993/3896 que "Este Tribunal en diversas resoluciones, y en relación al procedimiento administrativo sancionador, se ha referido como elementos indispensables de toda acusación sobre los que debe versar el ejercicio del derecho de defensa a la inalterabilidad o identidad de los hechos que se imputan (STC n 98/1.989, F Jurídico 7 EDJ 1989/5612.), así como, con diversas matizaciones, en las que no es necesario detenerse en este supuesto, a la calificación de la falta y a sus consecuencias punitivas (SSTC n 192/1.987, F Jurídico 2 y n 29/1.989, F Jurídico 6 EDJ 1987/191.)".

De esta doctrina se deduce que, si bien la decisión administrativa que resuelve, en definitiva, no está vinculada por la calificación jurídica ni por la sanción propuesta por el instructor del expediente, sin embargo su inalterabilidad puede ser consecuencia del imprescindible respeto del derecho de defensa, de modo que si éste se obstaculiza o dificulta con la alteración, tal vulneración de este derecho fundamental conlleva la anulación del acto sancionador.

La Jurisprudencia declara abiertamente que sí existe indefensión en los procedimientos administrativos sancionadores o disciplinarios por la no intervención del interesado en el procedimiento desde su fase inicial, cuando se produce una relevante y definitiva privación de las facultades de alegación, prueba y contradicción que desequilibre la posición del imputado ((STC 14/1999 EDJ 1999/771). Dicha práctica y proceder administrativo es objeto de crítica en la Sentencia Tercera del Tribunal Supremo, de 30 de junio 2011, al considerar que dichos testimonios "están enteramente ayunos de contradicción en términos de equilibrio e igualdad procedimental, al no haber podido el Letrado del imputado efectuar preguntas cuyas respuestas hubieran podido explicar o aclarar lo preguntado por el Inspector" y que un interrogatorio que no sea, o al menos se dé la oportunidad de que sea, un interrogatorio contradictorio, no puede considerarse una prueba válidamente realizada, por lo que si quien pregunta sólo es el Instructor (o, como aquí ha ocurrido, el encargado de la información previa) ésa es una prueba defectuosamente realizada, con clara infracción del derecho de defensa.

La Sentencia critica la posición y actitud de la Administración en supuestos en los que se produce el mero traslado al interesado de las declaraciones de los testigos, realizadas a instancia del instructor y sin intervención del mismo pese a estar personado en el proceso. Considera y afirma que la alegación de que el expedientado "tiene oportunidad" de discutir y rebatir los testimonios en su contra en los momentos oportunos de tramitación, como es la formulación del pliego de cargo, momento en que puede alegar en su descargo "cuanto estime oportuno y proponer las pruebas" que a su derecho interese no es más que una mera interpretación formalista de la ley, que contraviene la doctrina del Tribunal Constitucional por existir una real y efectiva indefensión material, por cuanto realmente se le ha negado la oportunidad procesal de contradicción -al no ser citado, pese a su petición expresa, para la práctica de la prueba practicada-, negándose además, la práctica de la prueba de declaración de testigos que tenían relación con los hechos del procedimiento.

En consecuencia, cuando se desprende que ha existido en el procedimiento sancionador una relevante privación de las facultades de prueba y contradicción, ello tiene como consecuencia que se desequilibre la posición del interesado investigado y ocasionando el indeseable efecto de la indefensión material incurriéndose con dicho proceder en el vicio de anulabilidad del art. 48.2 de la Ley 39/2015, de 1 octubre de Procedimiento Administrativo Común (anterior art. 63.2 de la Ley 30/1992, de 26 noviembre) de acuerdo con la doctrina del Tribunal Constitucional ya citada.

Dicha prueba así obtenida no cumple con las exigencias del derecho a la tutela judicial efectiva, y más cuando se niega la participación del interesado en la práctica de la prueba y, en consecuencia, carece de la necesaria contradicción para que sea considerada como prueba de cargo suficiente y bastante para romper la presunción de inocencia ex. art. 24.1 CE.

Y concluyo dando respuesta a las posiciones sobre las que planean estas reflexiones: la privación del derecho de defensa en cualquier fase del procedimiento sancionador-incluida la preliminar a instancias del instructor- cuando éste ha mostrado su interés en ejercer el derecho de defensa mostrándose parte y haciendo expresa manifestación de querer hacer valer sus derechos, genera efectiva y material indefensión. En consecuencia, la prueba así obtenida carece de valor para constituir prueba de cargo efectiva, al ser anulable.

 


 


Vote:
|| || || || |
Resultado:
6 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos 3 niveles: legal, técnico y organizativo.

  • Practicum ejercicio de la abogacía 2018

    Practicum ejercicio de la Abogacía 2018 (Dúo)

    La publicación de la Ley 34/2006, de 30 de octubre, sobre el acceso a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales supuso un importante cambio en la ordenación de ambas profesiones y, sobre todo, en el acceso a las mismas.

La Cara y la Cruz

Opinión

Reformas legales y fiscales de Trump que favorecen a las empresas españolas en Estados Unidos

Luis Agramunt La Reforma Fiscal de la Administración Trump ha resultado ser un gran incentivo tanto para empresas estadounidenses -algunas de ellas ...

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar