26 de Marzo de 2017 | 07:02
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

“Los abogados realizamos una labor terapéutica”

27 de Marzo de 2015

¿Ejerce el abogado de psicoanalista? ¿Se puede ‘curar’ con la palabra, además de llevar el asunto del cliente? ¿Los abogados indagan sobre el deseo a ser regulado por la ley humana? El bloguero de Legal Today Santiago Sinópoli ofrece respuesta a estas y otras preguntas a través de ‘Ensayos sobre Psicología para Abogados’ (Ed. Aranzadi). Con esta publicación en formato electrónico el abogado y consultor psicólogo argentino apuesta por “llenar un vació” y despejar dudas a una rama de la profesión que plantea, sin duda, algunos interrogantes.

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


¿Cómo surge la idea de publicar ‘Ensayos sobre Psicología para Abogados' (Ed. Aranzadi)?

La obra, en formato electrónico, responde a la necesidad de "organizar" los ensayos que vengo publicando en el Blog de Psicología para Abogados de Legal Today. Llevar todo dicho en un solo "corpus" me pareció bueno para volver a "relanzar" los temas, que no tengo la menor duda que podrían llenar un "vacío existencial profesional". El ebook facilita la lectura de temas diversos, que pueden ser leídos sin seguir orden alguno. Espero que se pueda cumplir el propósito.

El abogado, además de ejercer como tal, ¿lleva un psicólogo dentro?

Todas las profesiones, sobre todo las que sirven directamente a la mujer y al hombre, "llevan la psicología" adentro. Los abogados estamos en este encuadre profesional y sin saberlo muchas veces, realizamos una labor "terapéutica", análoga a la del psicólogo. Este profesional en definitiva "cura con la palabra" - claro que usando técnicas específicas -; el abogado con la "escucha atenta" a su cliente, con el consejo profesional basado en la prudencia, y con otros elementos propios del arte de la abogacía también esta apuntalando a su asistido en lo psíquico. Al hombre o la mujer "des- subjetivizados" por los conflictos jurídicos que son en definitiva "entuertos humanos ", la acción del abogado los fortalece en lo anímico primero, y luego si vendrá el "efecto jurídico de la labor profesional". El primer acto del abogado para con su cliente, traducido principalmente en la entrevista, es un acto de "hospitalidad". La abogada o el abogado están recibiendo en su despacho y en su saber científico al Otro que esta jurídicamente y psicológicamente "desamparado". Mucho, poco, pero el cliente se siente como alguien que necesita "asilo", en beneficio de su psiquis.

¿Qué importancia da al vínculo entre la Abogacía y la psicología?

Lo expuesto es uno de los grandes argumentos, para abrir el vínculo de la abogacía con la psicología. No digo con esto que el abogado debe "jugar" al psicólogo, o sustituir su saber científico por la psicología. Simplemente el profesional del derecho debe buscar auxilio en "las ciencias hermanas",  para su actividad. No solo la psicología, la sociología puede ser de gran ayuda.

La ley es el límite al deseo humano. Sin ley hay una intención de vuelta del hombre, a la animalidad. Por naturaleza tendemos al goce y si es inmediato mejor. Solo la  ley es el freno o cauce para que los múltiples deseos humanos que se entrecruzan, no terminen destruyendo la convivencia humana. Así las cosas, ¿cómo los abogados no vamos a indagar sobre el deseo a ser regulado por la ley humana?

¿Necesitan los abogados saber de psicología?

Por lo dicho antes digo que sí, sin dudarlo. Pero el abogado no solo debe saber manejar "herramientas de psicología" pensando en el otro a quien asiste. Sino que el manejo de lo "Psi" va en beneficio del mismo profesional. El famoso principio que nos lego la filosofía Griega: "conócete a ti mismo y después conoce a los demás",  no es pura retórica. Es un principio "vivo" a ser tenido en cuenta para el bienestar de la abogada o  el abogado. Yo puedo entender al Otro en su psicología si me entiendo primero. Por ejemplo la entrevista con el cliente, pone en juego psicodinamismos de éste y el abogado. Uno puede sentir "molestias" por la presencia del cliente y no sabe a qué atribuirlas. Hay que saber cómo resolver estas situaciones que son en definitiva materia de la psicología.  

Los abogados sufren estrés. ¿Cómo se puede atender este mal del siglo XXI?

Este tema es una prolongación de las razones por las cuales debemos saber manejar una pequeña caja de herramientas de la psicología. Es estrés es la energía - pulsión según Freud - que uno pone para resolver las situaciones que la vida le presenta. El estrés es normal. El problema radica en cuando uno está gastando más energía de la necesaria para afrontar los problemas externos, y todo se agrava cuando el consumo de energía psíquica y física sin "regulación" se hace crónico. Uno vive en actitud de "combate" permanente, aunque objetivamente no haya argumentos. Sucede que nuestro pensamiento dejo de ser selectivo y siente problemas donde no los hay. Este desgaste "humano" puede ser advertido por uno mismo. El abogado debería manejar técnicas antiestrés. Muchas de ellas parten de la psicología.

Doctor Sinopoli, un amigo quiere que le lleve los asuntos. ¿He ganado un cliente o voy a perder un amigo?

Qué tema difícil es el que me plantea. Hoy los abogados necesitamos de casos para vivir. La competencia es muy dura, no hay mucho margen para maniobrar y seleccionar los asuntos de tal manera que uno no pierda su "independencia profesional" que es la base de todo trabajo científico. Encima el amigo suele pedir que uno intervenga en su caso, porque tiene un "fe ciega"  en nuestra capacidad profesional - ¿Será cierto esto o estará pensando en pedir rebaja de honorarios?- . Voy a dar una respuesta sencilla, en honor a la brevedad. Yo puedo asistir a un amigo en la medida que no pierda mi objetividad profesional. Hay en esto una base ética. Si la amistad me hace abdicar de las reglas éticas profesionales, debo dejar el caso del amigo, aún a expensas de perder la amistad. Es preferible esto y no dejar de ser abogado. Por eso le diría piénselo bien, todo es posible si tiene la seguridad que será neutral al llevar el caso del amigo, cosa que no es muy factible.

Uno de los temas que trata el libro es el de los honorarios. ¿A cuánto le sale la hora a un abogado con la de tiempo que invierte en el despacho?

El tema de los honorarios es uno de los más complejos a la hora de intentar su cobro. Parece mentira que esto sea así, desde el momento que hay leyes que regulan el tema de los honorarios del abogado y esto debería implicar un simple trámite, como cuando se hace cualquier compra de un servicio. Pero no, comúnmente se le hace difícil a la abogada o abogado cobrar honorarios. Hay razones "intrapsíquicas" en el profesional que vienen desde la temprana edad. Algo tienen "anidado" en su psiquis por lo que el manejo del dinero se les hace complicado. Esto se debería resolver con terapia. Pero hay otros motivos que están "afuera" del profesional. Son como malestares a  lo que nos somete la "cultura". Menciono uno - para mí muy importante - como lo es la "devaluación de la profesión", por la "devaluación de la ley". Las sociedades están anómicas -ausencia de ley- y esta realidad impacta en el desarrollo profesional, en los llamados "hombres de derecho".

Una curiosidad para terminar. ¿Quién es el psicólogo del psicólogo?

A ver si entendí bien lo que me pregunta. ¿Me está diciendo quién cuida al cuidador? La respuesta está en lo que se llama la "psicoeducación" o educación para el bienestar. Uno debe ser su propio cuidador de su psiquis. Después está el trabajo en equipo. Los psicólogos tienen lo que denominan la "supervisión". También los médicos psiquiatras. El supervisor analiza como el psicólogo supervisado lleva el caso, sobre todo en su aspecto relacional con el paciente. Creo que los abogados deberíamos explorar este sistema de supervisión. La idea es que el supervisor nos ayude a ver como estamos llevando el caso jurídico pero haciendo foco en el vínculo que uno entabla con el cliente. Todo con miras a evitar que este se salga del cauce de un "correcto nexo" abogado - cliente.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
256 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Derecho del niño

    Aplicaciones prácticas de los derechos del niño

    El propósito de este curso es conocer los grandes problemas a los que se enfrenta el menor de edad, y los mecanismos a través de los cuales el Derecho hace frente a cada uno de ellos para protegerle.

La Cara y la Cruz

Opinión

El fraude usa adjetivos

Alfonso Vázquez Vaamonde Se dice que hay “mentiras” y “mentiras estadísticas” y se pone como ejemplo que si una persona come un pollo ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.