16 de Julio de 2018 | 02:49
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Noli me tangere

19 de Marzo de 2018

Prohibido blasfemar y hablar de política. Ese letrero, con letras mayúsculas y rojas, estaba escrito sobre la puerta de un galpón en Orense. Yo era pequeño y entendía que blasfemar estuviera prohibido, pero no el hablar de política. Pero sabía que si preguntaba ¿por qué?, me dirían “cuando seas mayor ya lo entenderás”. Me ahorré la respuesta y al ser mayor lo entendí.

Alfonso Vázquez Vaamonde,
Profesor de Investigación del CSIC


Lo que no entiendo es este regreso al medievo convirtiendo los pecados en delito. Entonces el brazo eclesiástico condenaba a herejes, brujas y blasfemos y para no pecar contra el "quinto" lo entregaba al brazo secular que lo asesinaba; ¡como para que luego le reprochen a Poncio Pilatos que se lavara las manos!

Todo el mundo sabe que hay "faltas de educación, urbanidad y buenas costumbres", cuya sanción es social. Va desde el "no te ajunto" de los niños al viejo ostracismo tan cruelmente descrito por Sinclair Lewis en "Babbit". Luego venían los pecados con sanción "post mortem" que se podía evitar: "un punto de contrición da al hombre la salvación", dice D. Juan; pero exigía la confesión si el punto era sólo de atrición. Las sanciones administrativas tenían un amplio espectro si se incumplía el reglamento. Luego venían las sanciones civiles y laborales de carácter pecuniario y en el culmen las penales a las que en la Facultad de Derecho llamaban la "ultima ratio" salvo si tenían naturaleza política; entonces eran la "primera ratio" ¿Cómo ahora?

Cuando se creía que el poder del rey era de origen divino, alguno aún lo creen, la ofensa se transmutaba en ofensa a Dios que era delito. Hoy se ha recuperado el delito de odio que incumple la máxima de que el deseo no delinque. Hasta bajo Franco se podía desear "mal rayo te parta", "ahí te pudras", "que te trague la tierra"; lo prohibía el catecismo, pero no era delito.

Felizmente aún se puede odiar al Jefe por ser Jefe, pero no si se le odia por "motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad". El art. 510 CP incluye todavía más supuestos delictivos; la difusión directa o indirecta - es decir todo - que incite al odio; pero, aún sigue sin ser delito odiar al Jefe.

"Trivializar el genocidio" y "enaltecer a sus autores" también es delito, pero algunos genocidios los tolera la jurisprudencia y por su comisión al Ministerio Fiscal ni se le mueve un pelo. También se tolera el delito de odio contra los infieles, los que tienen otra creencia, pero sobre todo si son "herejes, agnósticos o  ateos" o grupos con diferente identidad sexual. Es ostentosa la impunidad de las "autoridades eclesiásticas" que los odian, vituperan y vejan en público al abrigo del presunto mandato del ser en que creen, que no obliga a quien ni cree en ese presunto mandato, ni en su presunto autor, a quienes nunca se les aplica el art. 510 CP.

Muchos dan un paso más. Se sienten autorizados a asesinar al resto de la humanidad. Ejercen la autoridad que fue legal cuando tenían ese poder; pero lo más grave es que haya muchos más que quisieran hacer lo mismo y que como no se atreven siempre les protegen.

El art. 208 CP define la injuria "la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación" pero nos protege de la gente de fina epidermis a la que el suave céfiro ultraja su piel porque "Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves...". Algunos jueces y magistrados se toman a sí mismos como referencia aunque el concepto público es más tolerante. Lo revela su lenguaje común donde: decir "hijo de ...", "que te den por ...", "no me sale de los ...", "no me ...", etc., son expresiones de frecuente uso que han elevado el nivel de lo que se puede considerar una agresión verbal.

El art. 208 CP concluye "... sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 173", con referencia al apartado 2 que cita a personas propincuas en cuyo caso la pena es más leve. El art. 491.1 dice: Las calumnias e injurias contra cualquiera de las personas mencionadas en el artículo anterior", que son el "Rey o Reina a cualquiera de sus ascendientes o descendientes [¿también Fernando VII?], a la Reina consorte o al consorte de la Reina, al Regente o a algún miembro de la Regencia, o al Príncipe o Princesa de Asturias, en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasión de éstas". Si no es ni en el ejercicio de las funciones, ni con motivo u ocasión de ellas, no cabe sanción. Están protegidos los discursos, en cuya crítica cualquier loco juez puede ver injuria o calumnia, pero no si se refiere a la vida privada.

Dice el art. 205: Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, pero aclara el art. 207CP: El acusado por delito de calumnia quedará exento de toda pena probando el hecho criminal que hubiere imputado.

La anulación de la libertad individual ya la denunciara Rousseau: "Para instituir o formar un pueblo no hay como quitarle sus fuerzas propias y darle otras de que no pueda hacer uso sin auxilio ajeno. Cuanto más sus fuerzas naturales queden muertas, aniquiladas, tanto más sólida y perfecta es la institución; de suerte que cuando el ciudadano es nada ni puede nada, entonces la legislación ha llegado al más alto grado de perfección que puede alcanzar.

Pese a la Asociación Nacional del Rifle, nos tranquiliza que en los USA no sea delito ni quemar su bandera, ni las fotos de nadie, ni decir del President Trump lo que es verdad y que ojalá Holanda, país de libertades, elimine el irracional delito de injuria al rey de su Código Penal; pero intranquiliza que haya monarquías que sacralización al dictador monárquico a base de sanciones infinitas. Eso ocurre también en algunas repúblicas; pero sólo en las no democráticas.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
18 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Aranzadi Fusión es el primer y único ecosistema legal con todo lo que necesitas para la transformación digital y gestión integral de tu despacho, combinando tecnología e información inteligente. Todo ello en la nube y con la mayor seguridad para ayudarte a cumplir con la nueva normativa RGPD en base a estos 3 niveles: legal, técnico y organizativo.

  • Practicum ejercicio de la abogacía 2018

    Practicum ejercicio de la Abogacía 2018

    Incluye la primera y fundada información de todos los ámbitos en los que se va a desarrollar su función profesional, así como los materiales necesarios para superar con éxito el Master y el examen de acceso a la Abogacía.

La Cara y la Cruz

¿Debe ser interna o externa la figura del compliance officer?

¿Debe ser interna o externa la figura del compliance officer?

Opinión

Recurso contra la fianza impuesta a través del auto de apertura del juicio oral ¿es admisible?

Manuel Ángel Gómez Valenzuela Numerosas veces los Juzgados de Instrucción practican la corruptela, que entraña un auténtico “fraude de ley” denunciado por la mejor ...

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar