18 de Octubre de 2017 | 05:48
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Una definición psicológica de lo justo

28 de Febrero de 2011

No digo ¨la¨ definición psicológica de lo justo, porque pueden ser muchas la lecturas que pueden hacerse del tema. Tantas como modos de entender la vida con el Otro (él prójimo), existan. Si usted piensa que hay una sola manera de entender y experimentar lo justo, le diría que en la materia no hay ¨nada matemáticamente exacto, ni químicamente puro¨.

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


Hay que ver en cada caso, en cada cultura, cuales son los límites que se ponen al deseo del hombre de satisfacer sus necesidades bío-psico-sociales. Hay que ver la subjetividad de cada hombre, como vivencia lo justo. Para ser más claro, la manera de sentir psicológicamente lo justo, deben haber sido muy distintas entre el ex presidente egipcio Hosni Mubarak - 30 años en el poder y alguna fortuna como satisfacer sus necesidades básicas - que la sentidas por la gentes que manifestaban en la Plaza Tahrir. Aquí se pusieron en juego dos vivencias de lo justo. La del soberano que se hace bestia, tal como lo plantea Jacques Derrida (Seminario La Bestia y el soberano), en donde quién representa la soberanía esta-fuera-de la ley, que se le aplica a los Otros (que también son animales, pero su animalidad es la del súbdito). Pero no crean lectores amigos, que está ¨ pugna psicológica ¨, entre maneras de experimentar lo justo y de imponer el criterio de justicia de cada uno sobre el Otro, es de ahora. No, viene con el hombre y su conformación como tal. Cuatrocientos años antes de Cristo, Gorgias de Leontinos en la magna Grecia daba los fundamentos de la teoría del derecho del más fuerte, cuando enseña sobre: ¨La ley natural por el cual el débil no puede oponerse al fuerte, sino que debe ser dominado y regido por este, de modo que el fuerte va delante y el débil lo sigue¨ . Desde esta mirada, la razón del más fuerte sería lo ¨justo¨. (¿No hay cierta verdad en ello?).

Hasta ahora queda expuesto en cierto modo que lo justo desde lo psicológico, sería en un conflicto de intereses ( con su ropaje de litigio jurídico), en el que se juegan deseos, lo que me favorece o satisface humanamente. Lo que me confirma como persona. Así, si bien Ulpiano en su definición de lo justo ( aquí estamos mirando el tema desde lo jurídico ) decía que: es dar a cada uno ¨lo suyo¨ , ¨su derecho¨ ; si uno se adentra el conflicto y trasciende lo legal, va a ver ( ya estamos en el mundo Psi ), ¨que lo suyo¨ es lo mío, para mi ser, mi Yo. Lo que está en juego, por ejemplo en materia de derecho de propiedad, es más que una amenaza al patrimonio, sino que como ya lo dije en un artículo anterior, es la posibilidad de la mutilación del Yo, de mi Subjetividad. Esto es sentimiento de amputación  o de castración de una parte de uno mismo.

Ahora bien al hablar de justo como un sentimiento de dolor, podría decirse que la  vivencia psicológica de la justicia, es cuando se da su reverso: la injusticia. Cuando a uno le quitan lo suyo, es que la justicia se ¨visibiliza¨,se ¨corporiza¨. Es cuando el ¨verbo¨ se hace carne. Por ello cuando entra el cliente a su despacho, habla de la injusticia padecida porque, por ejemplo, no le han pagado lo adeudado. En el fondo se siente agredido en su Yo, con temor por ello, como que el pacto con el Otro (el prójimo), se ha precarizado o roto. Impera la incertidumbre en su psiquis. Esto también se puede focalizar en lo biológico. Dicen que los síntomas del estrés (la vivencia de lo injusto es fuente de esta enfermedad) comienzan por la mente y termina afectando todo el cuerpo y viceversa.

En síntesis, desde la psicología, entiendo, que lo justo es un sentimiento, una emoción, que se ¨visibiliza¨ cuando  a uno ¨lo suyo¨ le es amenazado, vulnerado, quitado. Y así, por la acción del Otro, se afecta de un modo importante mi existencia, nuestra existencia.

Ahora vuelvo a decir, no es fácil objetivar lo justo. Reitero cada uno tiene su propia vivencia de lo justo a través de lo injusto que pueda padecer. El trabajo del abogado no es sencillo, al querer intentar aplicar el derecho ( que es en teoría, lo justo objetivo), o explicarlo, cuando psicológicamente cada uno, tiene su propio sentimiento de lo justo o injusto, cada uno lo ha subjetivizado, inclusive a través de su historia personal.

Fíjese lectora o lector, que relativo se hace todo. Los manifestantes en la Plaza Tahrir dieron hasta su vida porque la vivencia de la injusticia los ponía en estado de extinción como personas. Por otro lado dicen que Mubarak, esta muy enfermo por la situación injusta que esta viviendo. ¿Dónde está verdaderamente lo justo? .¿Que me dice de este tema?.

Artículos relacionados


Vote:
|| || || || |
Resultado:
254 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

La Cara y la Cruz

Opinión

Frente al determinismo, el Defensor del Abogado

Sonia Gumpert Melgosa Desde hace demasiado tiempo, los abogados venimos sorteando y enfrentándonos -que no acostumbrándonos-, a diferentes tipos de situaciones anómalas en ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar