05 de Junio de 2020 | 01:28
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Una gran oportunidad para responder a los retos de la abogacía

24 de Abril de 2020
  • Debemos ser una abogacía tecnológica e innovadora que sabe aprovechar las ventajas que nos ofrecen las nuevas herramientas
  • Ya podemos avanzar los cinco ejes sobre los cuales, a mi juicio, debe pivotar la acción de la abogacía para afrontar esos retos
  • Necesitamos consenso en el ámbito de la Justicia para alcanzar el tan deseado Pacto de Estado
  • Necesitamos una Ley Orgánica del Derecho de Defensa que nos situaría a la vanguardia mundial en materia de protección de los derechos de los ciudadanos ante la Justicia
  • Reclamo, en cuarto lugar, un respeto para nuestra profesión y profesionales, para los valores y principios que defendemos

En el comienzo de esta nueva etapa, desde la Abogacía emprendemos el ilusionante cometido de responder de una vez por todas a algunos de los grandes retos que la Justicia de nuestro país lleva décadas arrastrando. En muchos llevamos años trabajando, otros son más recientes, pero no por ello ni menos importantes ni menos urgentes. Las acciones con las que pretendemos ejecutarlos o, cuando no están únicamente en nuestras manos, contribuir de forma decisiva a su consecución se plasmarán en las próximas semanas en nuestro nuevo plan estratégico. Será entonces cuando podamos descender a su concreción. Pero ya podemos avanzar los cinco ejes sobre los cuales, a mi juicio, debe pivotar la acción de la abogacía para afrontar esos retos.

Victoria Ortega,
presidenta del Consejo General de la Abogacía Española


Necesidad de consenso

En primer lugar, creo que necesitamos consenso en el ámbito de la Justicia para alcanzar el tan deseado Pacto de Estado que haga posible la reforma pendiente que nuestra Justicia lleva 40 años esperando. Es una preocupación que todos compartimos porque sin Justicia nada funciona; entre otras cosas porque sin Justicia no hay sociedad, ni Estado, ni convivencia. Es perentorio que se sitúe el Pacto de Estado por la Justicia en la agenda de prioridades de los políticos y se trabaje de verdad para alcanzarlo como lo que verdaderamente es: una urgencia de Estado.

LO del Derecho de Densa

Defensa es, como segundo eje de nuestra acción, la palabra que mejor explica lo que somos, lo que hacemos y lo que representa la abogacía, porque somos uno de los pilares del Estado de Derecho y con nuestra intervención aseguramos los derechos y libertades de las personas. Necesitamos una Ley Orgánica del Derecho de Defensa que nos situaría a la vanguardia mundial en materia de protección de los derechos de los ciudadanos ante la Justicia. También es urgente la aprobación por el Ministerio de Justicia del nuevo Estatuto General del Abogacía para contar con el mejor marco regulatorio posible y también la reforma del actual sistema de acceso a la Abogacía, articulando un modelo de prueba eminentemente práctico y útil para el ejercicio de la profesión.

Al mismo tiempo, demandamos más facilidades para la conciliación y la desconexión digital en nuestro trabajo. Y que esas facilidades las proporcionen y garanticen las leyes, no la discrecionalidad de un funcionario judicial o la sentencia de un tribunal.

Un trato digno

La dignidad es el tercer concepto de suma importancia con el que estoy desarrollando toda mi relación institucional con la Administración de Justicia, porque si alguien merece ese trato son los extraordinarios profesionales que prestan servicio en el Turno de Oficio. Necesita ya una solución con carácter prioritario porque lo que está en juego es la calidad de nuestro Estado de Derecho y de nuestro modelo de garantías ante la Justicia que realizan ejemplarmente los más de 46.100 abogados y abogadas adscritos al Servicio de Asistencia Jurídica Gratuita. Es difícil encontrar un servicio público que, como el Turno de Oficio y la Justicia Gratuita, sea valorado positivamente por un 85% de las personas que lo reciben.

Respeto para nuestra profesión

Reclamo, en cuarto lugar, un respeto para nuestra profesión y profesionales, para los valores y principios que defendemos. Es extraordinariamente importante que nunca se ponga en riesgo ni el secreto profesional ni la independencia en su ejercicio profesional. Un respeto para nuestro sistema de Asistencia Jurídica Gratuita que desde los Colegios de la Abogacía proporciona un servicio público prestado con vocación, cercanía y fuera de las leyes del mercado.

Una nueva cultura

Por último, pienso que los retos que afrontamos los profesionales de la abogacía, sus instituciones y la Justicia precisan de una nueva cultura y una inteligente gestión del cambio, que es la mejor manera para entender el mundo que nos está tocando vivir. Con unas reformas procesales que doten de agilidad a la Justicia y que mejoren sustancialmente la fase ejecutiva de sentencias, porque resulta inconcebible que sólo estemos en tasas del 37 % de resoluciones judiciales firmes que se ejecutan.

Una cultura que mantenga la esencia de la Abogacía para estar del lado de los derechos, de las libertades, de la solidaridad y de la justicia social. Como compromiso con este quinto concepto he asumido la presidencia del Observatorio Internacional de Abogacía en Riesgo. Estamos del lado de nuestro medioambiente y de su protección y siempre nos encontrarán junto a las víctimas que sufren violencia. Necesitamos un cambio cultural para que la igualdad sea efectivamente real y que ponga fin al intolerable drama de la violencia de género.

Este cambio cultural también tiene su pilar en los avances tecnológicos, como así pusimos de manifiesto en nuestro último Congreso Nacional. Debemos ser una abogacía tecnológica e innovadora que sabe aprovechar las ventajas que nos ofrecen las nuevas herramientas que mejoren los servicios que damos a nuestros clientes y a la ciudadanía. Esa vía contribuirá decisivamente avanzar hacia la consecución de los aludidos retos que, agregados, permitirán que nos dotemos finalmente de un sistema de Justicia moderno y eficaz, que es el que España se merece.

Si quieres disponer de toda la información y la opinión jurídica para estar al día, no pierdas de vista a Actualidad Jurídica Aranzadi


  • Comparte esta noticia en linkedin

La Cara y la Cruz

¿Debería estar exenta en el IRPF la indemnización pactada por despido improcedente?

Exención de la indemnización pactada por despido improcedente

Opinión

Cómplices

José Luís Vegas Roche La gran mayoría de los hechos criminosos, están configurados como actos individuales, personales o particulares; sin embargo, esto no impide ...

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar