19 de Octubre de 2017 | 08:20
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Artículos de Opinión

Una mirada psicológica del "FIFA– GATE"como burla a la ley

29 de Junio de 2015

“Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor ignorante sabio o chorro generoso o estafador” Del Tango “Cambalache”

Santiago Sinópoli,
abogado y consultor psicológico


El sonado caso de corrupción conocido como " FIFA- GATE ", que es uno los tantos que se " exhiben sin pudor " en las organizaciones que deberían buscar el bien común - sean públicas o privadas -, sirve para mostrar desde un enfoque psicológico las distintas maneras de violar la ley. Esta como creación del hombre, es uno de los tantos " ropajes culturales " que desde la temprana edad se trasmite al " cachorro humano " - sobre todo por parte de sus progenitores -, para que los deseos no busquen el goce inmediato y en forma irrestricta. En pocas palabras, para que la " animalidad" se humanice , y que la convivencia - que es un cruce permanente de deseos - sea posible. Al decir de Hobbes, impedir que el " hombre sea el lobo del hombre ".

Pero el " ropaje cultural - jurídico ", muchas veces incomoda al hombre y la mujer, tanto como la cultura en general. La transgresión a la ley aparece así en la vida en común, de diversas formas y con distintos efectos. Así, puede ser que la vulneración de la norma sea puntual, y de forma esporádica. El efecto de la   " falta ", no pone en riesgo al sistema social, ni tampoco podría decirse que el autor de la conducta  pretende " romper " el pacto social. Desde lo psicológico, vendría a ser un " síntoma neurótico ", o sea la manifestación de cierta fricción en la adaptabilidad social. Distinto es el panorama cuando la violación al orden jurídico se hace en forma organizada, expansiva hasta lo conveniente, y se hace con plena conciencia de la transgresión legal. Esto este desde lo " Psi ", una conducta perversa, es decir una conducta " desviada " en cuanto al objeto en que una persona pone como fin de sus deseos. El generador de esta conducta, comúnmente mediante organizaciones que cada vez son más sofisticadas, evade sus responsabilidades sociales en perjuicio del Otro, en forma sistemática. Lo paradójico es que, en apariencia " destilan " legalidad y uno les cree. Y yendo más al extremo del tema, hay un grado más grave de transgresión de la ley: la psicótica, que es una duradera, pero variable desadaptación entre el sujeto y el medio ambiente - la realidad - y que puede llegar a destruir - pasajera o definitivamente - la relación entre ambos. En este supuesto la palabra ley no tiene significado para el infractor, y ante la ausencia de la norma jurídica se hacen soberanos los instintos de la persona. El hombre se " bestializa ".

Los involucrados en el " FIFA -GATE ", encuadrarían en la conducta perversa de transgresión de la ley. Roban detrás del altruismo, lucran usando como pantalla organizaciones sin fines de lucro. Compran voluntades de personas privadas y de funcionarios públicos sin frontera alguna, teniendo la cobertura de las instituciones del fútbol a nivel nacional e internacional. Son grandes burladores de la ley.

Pero este asunto desde una mirada psicológica, no queda en los autores de las transgresiones perversas a la ley. La mirada " Psí " debe trasladarse al resto de las gentes y su actitud hacia el hecho violatorio de la norma jurídica, y veremos que de esta observación de conductas no suele verse un claro reproche social. Más aún se supone que la FIFA era una " cortina " de actos de corrupción, pero pese a ello se prefiere hablar de dirigentes probos, y ver a todos los que negocian con ellos, como empresarios inteligentes, que tal o cual es un CEO que por sus cualidades personales alterna con " reyes y gente común ", sin problema alguno. ¿Qué pasa entonces que  el infractor a la ley, pese a su falta de escrúpulos, es admirado por el resto de la sociedad?. ¿ Porque se valora o tolera al violador de la ley ? ¿ Porque se los idealiza, como buenos dirigentes, empresarios triunfantes, salvadores del deporte, etc. ? ¿ Porque nada se dice de quienes justamente con su conducta afectan la ley que es la base de toda convivencia social ?. Las respuestas pueden ser muchas, aún desde un enfoque psicológico.

Una de las explicaciones " Psi " estaría en que la " veneración " al infractor de la ley, y no justamente aquel que vulnera la norma vigente por ser arbitraria, como el caso de Mahatma Gandhi, radicaría en que algunos integrantes de la sociedad - suele ser un gran porcentaje - no se tienen inscripta en la subjetividad en forma suficiente la ley. La instancia " Superyoica ", que es la de los mandatos en cada uno de nosotros, es débil . Así también de diluye la conciencia crítica y moral, el sentido de culpa, la importancia del castigo y la vergüenza social. Por tal motivo, es que por lo menos desde la " fantasía " , de algunas personas , los no transgresores de la ley en la realidad, se sienten habilitados para concretar la vulneración de la norma, en principio de una forma imaginaria. Los perversos burladores de la ley se hacen depositarios de sus fantasías impotentes. Haría realidad los deseos inconscientes infantiles, del llamado " niño Rey ", ya que el mandato o ley es una restricción a la gratificación inmediata del deseo. Esto es un invitación a imitar o identificarse con el burlador de la ley. Hay una " internalización " de la transgresión. No se la toma como conducta reprochable desde lo moral y social. Estas personas absuelven de culpa al transgresor y se perdonan a si mismo, razonando que si uno no lo hace lo va a hacer otro. Hay una actitud de " pacto " entre el transgresor y quienes lo admiran.

Por otra parte están otros integrantes del cuerpo social, que como efecto del " imperio de la transgresión,  " imaginariamente " y a veces realmente huyen del país en el que no hay reglas de convivencia. Prefiere vivir en otro sitio aunque sea considerado como un residente de segunda. Su país paso a ser un " no lugar ". En éste no lograron cristalizar su identidad. Y por último están las personas, que ante el triunfo de los burladores de la ley y la fragilidad de la condena social ante sus actos, se someten y se resignan ante lo que viven. Adoptan una actitud " estoica ". No obstante ésta, no los dispensará de padecimientos psíquicos y físicos. Su cuerpo en algún momento hablará y le hará saber del rencor que ha ido acumulando.

Hasta la próxima.


Vote:
|| || || || |
Resultado:
312 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

La Cara y la Cruz

Opinión

El matrimonio religioso no genera un matrimonio civil

Alfonso Vázquez Vaamonde El art. 16.3CE78 dice: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal”. Ninguna significa ninguna (art. 3.1 CC). Esa separación de la iglesia ...

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar