17 de Diciembre de 2017 | 08:56
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Civil

7 de Noviembre de 2017

La licencia retribuida por hospitalización de familiares, ¿se agota con su disfrute?

Hace unos días llegó a nuestras manos una sentencia que, salvo error por nuestra parte, no ha sido objeto de atención en los medios pese a su importancia práctica.

Pedro Rodríguez de Rivera Meneses,
Dutilh Abogados


El supuesto de hecho del que trae causa la Sentencia nº 1034/2016, de 30 de noviembre, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (Recurso 554/2016) es sencillo: un trabajador solicita, con ocasión de la hospitalización de un familiar (su suegra) un permiso retribuido que le fue concedido por la empresa en los términos convencionalmente establecidos. A los pocos días, este mismo familiar tuvo una recaída que motivó un segundo ingreso hospitalario, siendo, por tanto, idéntica la etiología de uno y otro ingreso. Diez días más tarde de producirse este hecho (el segundo ingreso hospitalario), el trabajador solicitó un segundo permiso retribuido, que le fue denegado por la empresa con fundamento de lege data en los arts. 58 b) y 59 del III Convenio Colectivo de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.A.), en relación con el artículo 37 b) del Estatuto de los Trabajadores.

El art. 58 b) del Convenio reconoce el derecho a un permiso retribuido en el supuesto de hospitalización o intervención quirúrgica de familiares, en los siguientes términos: "Dos días hábiles en los casos de parto, fallecimiento, enfermedad grave, accidente u hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Cuando el familiar lo sea de primer grado por consanguinidad o afinidad el permiso se extenderá a tres días hábiles. Estos permisos se extenderán a los casos de convivencia en la forma que se establezca por la Comisión de Tiempo de Trabajo. Cuando el trabajador/a que ejerce el derecho precise hacer un desplazamiento a otra localidad el permiso será de cuatro días hábiles para familiares de segundo grado por consanguinidad o afinidad, y cinco para familiares de primer grado por consanguinidad o afinidad.

En el supuesto que medie hospitalización los días de permiso no serán necesariamente consecutivos siempre que continúe la hospitalización.

Los anteriores supuestos se acreditarán adecuadamente".

Por su parte, el art. 59 del Convenio reconoce el derecho a licencias sin sueldo, dentro de las cuáles "se tendrá especial consideración cuando se acredite que la licencia se solicita para atender, por enfermedad grave, a un familiar de primer grado o segundo grado y a un hijo/a menor de doce años para su cuidado mientras esté hospitalizado/a".

Sobre estas bases normativas, la denegación se fundamenta en dos razones que fueron acogidas tanto por la Sentencia de instancia que desestimó la demanda como por la Sentencia del TSJ que ahora se comenta:

  • El segundo permiso obedece a la misma causa (recaída) que el primero.
  • El trabajador puede solicitar, para supuestos de recaída, un permiso sin sueldo de los regulados en el art. 59 del Convenio.

A la vista de lo expuesto, puede concluirse que la licencia retribuida por hospitalización de familiares se agota con su disfrute, sin que quepa la solicitud de un número indeterminado de permisos para acompañar al mismo familiar cuando la etiología del ingreso hospitalario es la misma (misma enfermedad, mismo accidente). Pero no puede ignorarse que esta conclusión viene reforzada por las circunstancias concurrentes en el caso concreto que contemplan una alternativa: el permiso sin sueldo. Cabría preguntarse entonces cuál hubiera sido la solución ofrecida por el Tribunal si esta alternativa no existiera. Podría pensarse, tomando como referente el art. 169.2 de la LGSS[1] que la recaída constituye una misma causa (patología) y que siendo idéntica (o "similar") ésta, no puede reconocerse un segundo permiso. Sin embargo, en la medida en que el Convenio no distinga, limitando o matizando los supuestos del disfrute el permiso, no sería descartable una interpretación literal que viabilizara la pretensión del trabajador.


[1] "A efectos del período máximo de duración de la situación de incapacidad temporal que se señala en la letra a) del apartado anterior, y de su posible prórroga, se computarán los períodos de recaída y de observación.

Se considerará que existe recaída en un mismo proceso cuando se produzca una nueva baja médica por la misma o similar patología dentro de los ciento ochenta días naturales siguientes a la fecha de efectos del alta médica anterior".


Pedro Rodríguez de Rivera Meneses,
Número de artículos del autor 2
Posicionamiento en el ranking de contenidos 1669

Vote:
|| || || || |
Resultado:
30 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar