Herramientas para el texto

Mercantil

13 de Junio de 2013

Nulidad cláusula suelo: falta de claridad en la información facilitada por las entidades financieras

El Tribunal Supremo el 9 de mayo de 2013 ha publicado la primera sentencia relativa a las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios, declarando que dichas cláusulas deben ser anuladas por ser consideradas abusivas, cuando los Bancos y las Cajas no hayan proporcionado a los clientes completa información sobre su contenido y alcance económico, tanto en la fase previa a la suscripción de los contratos de hipoteca, como en el momento de suscripción del contrato.

José María Peyra Torrella,
Abogado en ejercicio en Sanahuja&Miranda Abogados.
Responsable del Área de Derecho Mercantil, Societario y Financiero


Hasta la fecha, las entidades financieras, con mucha frecuencia, no facilitaban información alguna sobre la inclusión de la cláusula suelo en los folletos informativos de los productos hipotecarios que ofertaban, en los que solo resaltaban el bajo diferencial a aplicar sobre el tipo de referencia (habitualmente el Euribor) y además solían ofertar importantes rebajas sobre el diferencial, en caso de contratar diversos productos de la entidad (planes de pensiones, seguros,...). 

Dichas rebajas sobre los intereses a pagar por el cliente, mayoritariamente, nunca han llegado a traducirse en una rebaja de la cuota hipotecaria, pues a pesar de haber contratado los clientes los diversos productos publicitados, por efecto de la cláusula suelo, se ha aplicado el tipo mínimo obligatorio, ya que en realidad la hipoteca no era de interés variable como constaba en la oferta y en la misma escritura de préstamo hipotecario, sino un préstamo a un interés fijo mínimo obligatorio, y variable a partir del tipo establecido como "suelo" de la hipoteca.

De esta forma, los bancos y Cajas se cubrían y garantizaban para asegurarse de que no afectara a sus ingresos, la previsible bajada de los tipos de interés. 

El Tribunal Supremo en la referida sentencia ha declarado,  además, que la existencia de un techo o tipo máximo,  era presentado por los bancos como una aparente contraprestación, sin que ello se correspondiera con la realidad,  ya que la cláusula techo era usada por los bancos para desinformar a los clientes, aparentando una distribución equilibrada de riesgos para ambas partes, que no se correspondía con la realidad.

Lo cierto es que, en muchos casos, los clientes de las entidades financieras, no tuvieron conocimiento de la existencia de la cláusula suelo en su préstamo hipotecario hasta que, al descender los tipos de interés, vieron que no se abarataba la cuota de su hipoteca;  prueba clara y evidente de que si bien la cláusula suelo estaba consignada en su escritura de hipoteca; ésta había sido insertada en su contrato, sin ninguna información previa, e incluso en el propio contrato se hallaba enmascarada entre infinidad de cláusulas sin ningún tipo de explicación sobre la importancia y la trascendencia económica del tipo fijo mínimo que se le imponía, cuando lo cierto es que le suponía al cliente un perjuicio económico de decenas de miles de euros, durante toda la vida de su hipoteca.

A la vista del criterio fijado en la expresada sentencia del Tribunal Supremo, los afectados por la cláusula suelo de sus préstamos hipotecarios que consideren que no recibieron una completa y clara información sobre dicha cláusula, como estaban obligados a facilitar los bancos y cajas en cumplimiento de la estricta normativa reguladora relativa a materia bancaria tienen abierta la puerta para solicitar judicialmente la anulación de las cláusulas suelos de su hipoteca.

Podrán ser consideradas como falta de transparencia  y claridad en la obligada información que debían haber realizado las entidades financieras, situaciones como las que se describen a continuación:

  • Si no constaba el suelo en el folleto publicitario de oferta
  • Si la entidad financiera no remitió oferta vinculante o la pasó a la firma el mismo día de la firma del contrato ante Notario, si la cláusula se halla "camuflada"en la escritura entre la exhaustiva cantidad de cláusulas de un contrato de hipoteca,
  • Si la entidad financiera le hizo contratar productos complementarios para rebajar el diferencial, sin explicarle que nunca sería operativa la rebaja por debajo del tipo mínimo fijo establecido (suelo),
  • Si no le facilitaron una simulación de las cuotas a pagar
  • Si no se le ofrecieron otros productos de la entidad, sin esa cláusula,
  • Si no se le advirtió que ese producto podía no ser adecuado para el perfil del cliente.

Por otra parte el Tribunal Supremo en dicha sentencia NO ha reconocido a los demandantes que han conseguido anular las cláusulas suelo de sus hipotecas, el derecho a que el banco o la caja, les devuelva las cantidades entregadas en virtud de la cláusula anulada.

Declara que la regla general de que cuando se anula la cláusula de un contrato, deben quedar anulados todos los efectos que haya producido, no debe ser aplicable en este caso por concurrir especialísimos motivos que determinan que si bien la cláusula se anula y deja de existir, ello no da derecho a los afectados a recuperar el dinero pagado en virtud de dicha cláusula y ello, por motivos de seguridad jurídica, básicamente debido a que la cláusula suelo existe desde hace muchísimos años y durante mucho tiempo estuvo aceptada y no fue cuestionada hasta los últimos años; y además porque la anulación no se produce por motivos de ilegalidad de la cláusula, sino por falta de claridad y transparencia y la información.

Finalmente establece como motivo esencial para no reconocer el derecho a devolución, el interés público económico; esto es, el entender que si los bancos y cajas tienen que devolver el dinero satisfecho en virtud de las cláusulas suelo que se anulen, ello produciría en el actual contexto de crisis, un importante riesgo de trastorno económico grave a las entidades financieras, que se traduciría en que tuvieran que recibir dinero público para poder afrontar dichos pagos.

Por lo que se refiere a las hipotecas futuras, las entidades financieras podrán seguir incluyendo en sus contratos de préstamo las cláusulas suelo, siempre y cuando expliquen de forma clara y transparente e informen a los clientes, tanto con carácter previo, folletos publicitarios, oferta vinculante, simulación de amortización de cuotas, etc., como en la escritura, sobre el contenido y alcance económico de la cláusula durante la vida del contrato


José María Peyra Torrella,
Número de artículos del autor 13
Posicionamiento en el ranking de contenidos 160

Vote:
|| || || || |
Resultado:
405 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

Publique sus contenidos

Comparta opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.