22 de Junio de 2017 | 01:51
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Penal

15 de Septiembre de 2016

El marco de actuación de los trabajadores, el código ético

La irrupción de un sistema de responsabilidad penal de las personas jurídicas en 2010 con la introducción del art. 31 bis del Código Penal y su posterior reforma en el año 2015, ha supuesto una revolución en nuestro ordenamiento al exponer a las empresas a una serie de consecuencias penales por delitos cometidos, tanto por sus administradores de hecho como de derecho, así como por sus trabajadores y aquellos que ostentan facultades de organización y control dentro de la misma.

Juan Luis Contreras,
Abogado en Gros Monserrat Abogados
www.grosmonserratabogados.com

Silvia Crespo,
Abogado en Gros Monserrat Abogados
www.grosmonserrat.com


Pero la responsabilidad penal de las personas jurídicas, puede ser también extensible según Fiscalía (Circular 1/2016), por los delitos que puedan cometer terceros como, proveedores, subcontratas o autónomos que presten sus servicios a la compañía.

Es decir, que si una organización no está atenta, las posibles infracciones que se comentan en el ejercicio de su actividad por terceros, podrían ser imputadas a la organización en cuestión con penas que van desde las puramente económicas, hasta la disolución de la propia entidad.

Es por ello que se hace de vital importancia establecer un marco regulador que garantice bajo qué parámetros se puede actuar, tanto para los directivos, como para el resto de trabajadores, y de éstos respecto a proveedores y/o clientes.

Saber qué puedes hacer y qué no, con qué finalidad, cuándo y cómo, son conceptos claros para salvaguardar no sólo a la propia organización, sino al trabajador, dándole mayor seguridad y transparencia de lo que puede hacer y de lo que no.

Uno de los principales instrumentos para articular este marco de actuación es el famoso Código Ético o Código de Conducta de las organizaciones.

Generalmente expuesto en las páginas web de las compañías, establece las normas de comportamiento para el buen funcionamiento de las instituciones. Normas voluntarias para asumir compromisos de respeto de derechos y principios éticos, dirigido directamente a los dirigentes y trabajadores de la empresa (aunque regule relaciones con terceros - clientes, proveedores, etc.).

No basta con copiar los textos publicados en las páginas web de otras compañías, sino que cada código ético o  código de conducta debe hacerse a medida de la propia organización, garantizando la seguridad en los aspectos que más le afecten. Es cierto que no debe  encorsetar a la organización, pero tampoco la debe dejar vulnerable y expuesta a posibles delitos de terceros.

Este código de funcionamiento debe estar en constate revisión y actualización, adecuando el marco de trabajo a la realidad que se vive. Además, de nada sirve sino se da a conocer a los trabajadores, motivo y fundamento de las actividades de buen gobierno de la organización. Para ello es fundamental la formación, que todos tengan acceso a este código y sepan de qué manera les implica y hasta dónde se les puede pedir.

Además la implementación de un código de conducta supone una de las condiciones esenciales, aparte de otras, para la obtención de una exención de la responsabilidad penal de la persona jurídica  en caso de que el Administrador o una persona sometida a la autoridad de éste (trabajador, colaborador, etc.) cometa un delito en el ejercicio de su actividad con la empresa, de ahí su importancia.

Los puntos mínimos que debe regular cualquier código de conducta son:

  • Conflicto de intereses.
  • Política anticorrupción.
  • Estafa.
  • Derecho de la competencia.
  • Ética y protección de la discriminación.
  • Confidencialidad y protección de datos.
  • Abuso de información privilegiada.
  • Seguridad en el tratamiento de la información.
  • Contabilidad adecuada.
  • Observancia de derechos humanos.
  • Cumplimiento del derecho del medio ambiente.
  • Cumplimiento de normas de protección de la salud.
  • Funcionamiento del gobierno corporativo.

Al final, todos estos aspectos, fijan una serie de normas que permiten al empleado trabajar con más seguridad, sabiendo qué le pueden pedir y cuál es el límite.


Juan Luis Contreras,
Número de artículos del autor 2
Posicionamiento en el ranking de contenidos 1544
Silvia Crespo,
Número de artículos del autor 1
Posicionamiento en el ranking de contenidos 3715

Vote:
|| || || || |
Resultado:
168 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ARANZADI FUSION

    ARANZADI FUSIÓN

    Una respuesta INTEGRAL a tus necesidades de información legal y de gestión de tu despacho.

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.