18 de Agosto de 2019 | 09:50
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Internacional

29 de Febrero de 2008

China: ¿liberalismo a la americana, privacidad a la europea?

Mercedes García Quintas,
abogado y colaboradora de Legal Today



Con mil trescientos millones de habitantes, una capacidad de trabajo y concentración que quizá se está perdiendo en occidente, sagacidad e independencia a la hora de negociar aranceles y compra de materias primas; China ya ha puesto su bólido a la velocidad de las economías que llevaban mucha delantera en los mercados. Ahora sus habitantes notan que, aparte de todo eso, además son agentes de mercado y sus datos son materia de comercio y de hecho se venden en un espectro alegal. En 2004 la Constitución de ha modificado para admitir la propiedad privada, pero ¿lo son también los datos que identifican a un individuo?.

A finales del año pasado se ha sabido que la  web china www. gumin88.cn ha vendido  información de millones de accionistas por un precio 5.000 yuanes por persona, equivalentes a unos seiscientos euros.

En una encuesta realizada casi al mismo tiempo por parte de People's Daily ha resultado que cerca de un noventa por ciento de los usuarios de internet chinos ven necesaria una regulación que blinde los datos personales como res extra commercio -si bien un siete por ciento piensa que el propio individuo debe protegerlos con recursos personales como medidas de prudencia, etc.- en un país que a finales del año pasado ha  adelantado a Estados Unidos en número de usuarios de  internet en el hogar y de utilización de la red.

Lo cierto es que hay un proyecto de Ley desde el 2003 que se presentó ante el Consejo de Estado sólo dos años después y aún ni siquiera hay previsiones de cuándo podría entrar en vigor. Zhou Hanhua, investigador del Instituto de Estudios Jurídicos de la Academia de Ciencias Sociales de China y responsable del proyecto sólo revela que se preverían sanciones civiles y penales para quien traficase con datos personales.

Precisamente desde 2005 se ha puesto en marcha un grupo de trabajo Unión Europea-China para identificar el objeto de la protección de datos, aportar la experiencia de los paises miembros -donde hay una exhaustiva legislación, fruto no sólo del desarrollo o la madurez sino también, como se ha escrito muchas veces, del temperamento europeo celoso en general de facilitar la identificación personal a terceros- y generar una ley útil para encorsetar el tráfico alegal que allí existe.

Qi Aimin  presentó hace dos meses la legislación actual  sobre la protección de datos personales en leyes diseminadas en el ordenamiento chino en materia financiera, salud, actividad social,  consumo, Internet y comunicación en China; y se ha concluido que la protección de este bien jurídico no está establecida como tal. Lo que podría equipararse como punto de partida es insuficiente para los estándares de liberalismo económico y capitalismo -aunque tutelado con estructuras del marxismo-leninismo que aprendió Deng  Xiaoping en la Universidad Comunista de los Trabajadores del Este de Moscú- por los que China avanza severamente.

En la actualidad el grupo de trabajo tiene un escollo sin cuya superación no se puede echar a andar, por mucho que se hagan ayudar de Europa -en privacidad, pero también en otros campos del derecho-, y es la diferencia entre público y privado; ámbito en el que se ha dado un paso impensable en 2004 con el reconocimiento de la propiedad privada. Esta dificultad, u oscuridad mejor dicho puede hacer un  efecto dominó en muchos otros sectores en los que China va saliendo del paso en la práctica porque tiene claro que al extranjero que invierte hay que facilitarle las cosas para mantener ese crecimiento sostenido del producto interior bruto del 10 por ciento.

Dice el artículo primero de su  Constitución que toda organización e individuo saboteadores del sistema socialista son enemigos del Estado y del pueblo; pero parece que a la vez que las divisas extranjeras han aprendido mandarín, el Gobierno Popular tendrá que permitir que los datos que identifican a una persona, a un agente económico a la postre, merecen no ser accesibles.


Mercedes García Quintas,
Número de artículos del autor 1
Posicionamiento en el ranking de contenidos 244

  • Comparte esta noticia en linkedin

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar