25 de Enero de 2020 | 03:56
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Internacional

13 de Febrero de 2015

Cómo la ciencia de las redes puede facilitar la comprensión del derecho europeo

Legisladores, jueces, diseñadores de sistemas de información jurídica, así como los ciudadanos, se enfrentan frecuentemente a problemas debidos a la interdependencia de las leyes y el creciente número de referencias necesarias para su interpretación. Por este motivo, un equipo de la Universidad Técnica Nacional de Atenas ha recopilado las normas y la jurisprudencia desde la construcción de la Unión Europea hasta el día de hoy (cerca de 250.000 documentos) y han organizado esta información en una red. Esta estructura única ha permitido, entre otras cosas, facilitar la comprensión del derecho europeo, estudiar su evolución y resistencia frente a potenciales cambios, además de predecir qué camino tomarán las normas que actualmente nos gobiernan.

María López Nalda,
Licenciada en Periodismo

Pierre Boulat,
Licenciado en Derecho


Basándose en el análisis de la normativa europea desde los años 60, un grupo de investigadores de la Universidad Técnica Nacional de Atenas ha publicado un estudio en el que se pone de manifiesto que las regulaciones comunitarias crecen y cambian a un ritmo imparable, de forma que la búsqueda de una norma relevante se ha convertido en una tarea sumamente compleja, incluso para los expertos.

Para los legisladores, esta dificultad supone también un problema en el proceso de elaboración de un marco normativo coherente. La redacción de nuevas normas (o la modificación de las ya existentes) se traduce en procesos muy complicados, dado que requiere una verificación de los efectos que implicarán tales cambios sobre el resto del entramado jurídico. La principal consecuencia es que las autoridades a nivel europeo, nacional y local, se ven obligadas a alargar durante meses -o años- el estudio de las potenciales normas antes de que se hagan efectivas. Por todo ello, el equipo griego se ha propuesto crear un mapa legal que ilustre el uso de las actuales normas y su interrelación, facilitando así su comprensión.

Una de las áreas más fascinantes de la ciencia que ha surgido en los últimos años es la aplicación de las redes a la vida cotidiana. El término "red" hace referencia a un conjunto de entidades (objetos, personas, sentencias, normas, etc.), llamados nodos, conectados entre sí por vínculos (amistad, wifi, citas en caso de la jurisprudencia y normas...). De esta manera, una red permite observar los diferentes nodos existentes y cómo se relacionan entre sí. Nuestra vida cotidiana se rige por estos sistemas, como los mapas de carreteras, las redes eléctricas, interconexiones entre neuronas cerebrales, redes sociales...

El uso del concepto de red aplicado al ámbito jurídico no es novedoso. Numerosos científicos de computación y expertos legales habían utilizado estos métodos para representar y cuantificar la complejidad de un corpus normativo, sólo que se focalizaban sobre un campo restringido (códigos franceses, jurisprudencia de la Corte Suprema americana...) en un momento determinado. Por su parte, el enfoque del proyecto heleno es novedoso en tanto propone un nuevo modelo más "realista del paisaje legal" que valora sus posibles cambios a lo largo del tiempo.

¿Cómo funciona la red del derecho europeo?

Este equipo europeo ha considerado una base de análisis más amplia que sus predecesores que permite tener en cuenta la jerarquía de un sistema jurídico. Hasta la fecha, los estudios se habían centrado en un único tipo normativo, es decir, en una sola red (jurisprudencia, leyes o códigos...). En esta publicación, la red global de derecho europeo se divide en tres subredes: la primera -y más importante- son los tratados entre países; después, se sitúan los reglamentos y directivas que se basan en estos tratados; y por último, está la jurisprudencia de la Corte de Justicia, el derecho internacional y los principios generales del derecho.

Los elementos o nodos de estas subredes están unidos entre sí (tratados entre tratados, normas entre normas, jurisprudencia entre jurisprudencia), pero también se encuentran ligados a otras subredes (tratados ← → jurisprudencia, jurisprudencia ← → normas, tratados ← → normas).

Fuente gráfico: Marios Koniaris, Ioannis Anagnostopoulos and Yannis Vassiliou. Network Analysis in the Legal Domain: A complex model for European Union legal sources p.6 arXiv:1501.05237.

Como muestra, este trabajo nos permitiría ver en un golpe de vista, por ejemplo, que la directiva 70/220/EEC de 20 de marzo de 1970 fue enmendada por la directiva 83/351/EEC y más tarde por la directiva 89/391/CEE (dentro de la subred normas), todo ello basado sobre el Tratado Constitutivo de la Comunidad Económica Europea (subred de tratados), además de ser citada en numerosa jurisprudencia (como los casos C‑405/07, C-329/95... dentro de la subred de jurisprudencia).

Por otro lado, han privilegiado la cantidad y la calidad de las relaciones entre los nodos. Hasta ahora, los analisis se habían centrado únicamente en las relaciones de citas. Esta investigación ha añadido vínculos que valoran la base legal de una norma. Por ejemplo, un reglamento no sólo guardará relación con otros reglamentos o tratados por razón de citas, sino que también podrá estar vinculado con un reglamento o un tratado que constituye su base legal, añadiendo así el concepto de jerarquía entre las normas. Esta consideración innova también a la hora de valorar la vigencia de sus diferentes componentes teniendo en cuenta la fecha de entrada en vigor, fecha de modificación, fecha de final de efecto o de vigor.

Una red hiperconectada, sólida y con un futuro claro

Una vez diseñada esta cartografía, el equipo liderado por Marios KONIARIS estudió cada una de las subredes confirmando que todas ellas eran redes de mundo pequeño por sí mismas. En la práctica, esto indica que los nodos (diferentes elementos de una subred) se encuentran comúnmente vinculados a sus vecinos, y a escalas mucho más grandes, es decir, a nodos de otra subred. Esto hace posible pasar de un nodo de una subred a otro en un pequeño número de pasos como en la famosa teoría de los 6 grados de separación, según la cual cada persona esta conectada con otra desconocida por seis (o menos) personas. Algo parecido sucede con la legislación: como se ha visto en el ejemplo anterior, sería posible ir del caso C‑405/07 al Tratado de la Comunidad Económica Europea en un salto, vía la directiva 70/220/EEC.

Este tipo de redes dispone de propiedades específicas, entre otras, su robustez, de manera que tienden a seguir funcionando incluso cuando se eliminan algunos de los nodos (en este caso, por ejemplo, un reglamento o una jurisprudencia). Este aspecto es de máxima relevancia en un contexto legal, ya que las normas se modifican o pierden vigencia pudiendo, en algunos casos, afectar al buen funcionamiento de la red legal. Koniaris y su equipo han puesto a prueba la resistencia del conjunto normativo europeo mediante la eliminación de nodos y relaciones de la red al azar para comprobar si permanecía estable y bien enlazada.

El test concluyó que las redes comunitarias son altamente resistentes, eso sí, con una salvedad: existe un pequeño número de nodos enormemente conectados y, por lo tanto, de gran importancia. La eliminación de éstos puede causar problemas significativos dado que guardan numerosas relaciones con otros elementos y su importancia es esencial para la supervivencia del sistema. Asimismo, la red permite a los legisladores estudiar las conexiones y evaluar el efecto de posibles cambios en la legislación o jurisprudencia.

Los científicos atenienses también remarcaron cómo la red ha evolucionado a lo largo del tiempo. En este sentido, afirman que las modificaciones legislativas en los últimos años han multiplicado el número de relaciones entre los nodos de forma exponencial. Entre sus conclusiones, auguran que este proceso de densificación continuará y que, observando el patrón de la evolución en el pasado, se pueden predecir cambios futuros y conocer, incluso, "qué documentos legales serán modificados o invalidados".


María López Nalda,
Número de artículos del autor 38
Posicionamiento en el ranking de contenidos 53
Pierre Boulat,
Número de artículos del autor 38
Posicionamiento en el ranking de contenidos 54

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos