17 de Julio de 2019 | 02:53
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Internacional

21 de Octubre de 2011

Hacia la reforma regresiva del Espacio Shengen

Si en la crónica anterior nos hacíamos eco de las tensiones producidas en el Espacio Schengen, tenemos ahora que volver sobre el tema para referirnos a los acontecimientos producidos durante el pasado mes de mayo. En respuesta a la petición de Francia e Italia de reformar el Tratado de Schengen para modificar la gobernanza del espacio sin fronteras, el 4 de mayo la Comisión Europea hizo pública una propuesta dirigida al Consejo y al Parlamento Europeo tendente a mejorar la gestión de las corrientes de inmigración hacia nuestros territorios.

Jose Luis De Castro Ruano,
Prof. Titular de Relaciones Internacionales de la UPV/EHU y Cátedra Jean Monnet


La propuesta de la Comisión, que está sujeta a negociaciones entre los Estados en un proceso de decisión por unanimidad, es consecuencia de las presiones ejercidas por Nicolas Sarkozy y Silvio Berlusconi, según narrábamos en la crónica del mes anterior. En el intento de impedir la reintrodución de controles fronterizos unilaterales, como había hecho Francia el pasado mes de abril, la Comisión propone autorizar el establecimiento de controles fronterizos “en condiciones estrictas y bajo vigilancia europea”, de forma temporal y extraordinaria, en caso de que se produjese algún “fallo” en el control de sus fronteras por parte de algún Estado que sea confín exterior de la Unión, o en caso de que una parte de la frontera exterior de la Unión se vea sometida a una presión migratoria extraordinaria e imprevista. El Parlamento europeo por su parte, en el pleno celebrado el día 10, debatió con la Comisión y la presidencia húngara la conveniencia de adoptar esta medida que consideró una cesión ante el populismo y la xenofobia. Aunque muchos portavoces señalaron la necesidad de mejorar los controles sobre la inmigración, otros cuestionaron que realmente se esté produciendo una crisis con la llegada de aproximadamente 25.000 tunecinos a las costas italianas, que obligue a tomar estas medidas (Manfred Weber del PPE recordó que Suecia acoge cada año a 25.000 refugiados “sin que a nadie se le ocurriera cuestionar Schengen”; el líder de Los Verdes, Daniel Cohn-Bendit recordó que durante la guerra de Bosnia sólo Alemania “se hizo cargo de varios cientos de miles, y el país no se colapsó”, alertando de la posibilidad de que “el control fronterizo acabe siendo un control facial: los que sean distintos o más morenos serán controlados”).

El 12 de mayo los ministros de Interior, en reunión extraordinaria celebrada en Bruselas, alcanzaron un primer acuerdo para modificar las reglas del Espacio Schengen, con objeto de clarificar las condiciones en las que los gobiernos nacionales podrían reinstaurar los controles fronterizos. Los ministros acordaron que los controles no deberían ser reinstaurados más que en circunstancias excepcionales y bajo condiciones estrictas, a fin de evitar que se reiterasen decisiones unilaterales. Acordaron establecer reglas precisas para determinar los criterios que pueden caracterizar una crisis y consensuaron la necesidad de introducir mejoras sin minar el Acuerdo de Schengen. La Comisión se reservaría un papel determinante para decidir la conveniencia o no de reintroducir los controles. El mecanismo previsto de suspensión del Acuerdo sería utilizado “como último recurso” y ante “circunstancias excepcionales” que serían valoradas por la Comisión. España, Malta y Bélgica se quedaron en minoría en su rechazo a la introducción de estas reformas que suponen, se diga o no, cierta regresión en una de las más importantes conquistas del proceso de integración cual es la supresión de las fronteras. El tema volverá a ser analizado en el Consejo de Justicia e Interior del próximo 9-10 de junio, antes de la Cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno de la Unión a celebrar el 24 de junio, donde habrá de adoptarse el acuerdo político que deberá además ser aprobado por la cámara de Estrasburgo después del verano.

La Unión Europea podrá expresarse en las Naciones Unidas: la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad tendrá derecho de expresarse ante la Asamblea General de las NN.UU. como consecuencia del Acuerdo de la citada Asamblea el pasado 3 de mayo. 180 Estados sobre un total de 192 votaron a favor de conceder a la UE un estatuto de “super observador” que, aunque no concede derecho de voto a la UE, sí le permitirá a la Alta Representante intervenir en su nombre. Ningún país votó en contra de la resolución; sólo Zimbabue y Siria se abstuvieron, mientras que los otros 10 países no estaban presentes en el momento de celebrar la votación. Hasta ahora, la UE como tal no podía intervenir ante la Asamblea General de las NN.UU. si no era a través del Embajador del país que detenta la presidencia semestral rotativa de la Unión. La Resolución mejora sustanciadamente el Estatuto de Observador con el que ya contaba la Unión Europea. El Representante Permanente ahora podrá, además de intervenir en la Asamblea, presentar propuestas y someter enmiendas, presentar mociones y ejercer un derecho de respuesta. Los Estados podrían también, aunque no necesariamente, estar presentes como miembros, pero sin ejercer habitualmente un papel independiente. Probablemente este Acuerdo entrañará tentativas semejantes de otros grupos regionales para obtener un estatuto similar, tales como la Liga Árabe o la Unión Africana. Hay que señalar también que el Parlamento Europeo, en la sesión plenaria del 9-12 de mayo aprobó un Informe de la diputada socialista española María Muñiz que promueve un estatuto de pleno derecho para la UE en Naciones Unidas que incluyera también el derecho a voto.

Durante el pasado mes de mayo objeto de esta crónica, ha habido también una gran actividad en el ámbito de las relaciones exteriores. Señalamos en primer lugar sendas reuniones del Eurolat, del Euronest y de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE. En el orden cronológico de celebración señalamos la 1ª Sesión de la Asamblea Parlamentaria Euronest llevada a cabo el 2 de mayo. Euronest reúne a 60 eurodiputados europeos y 10 diputados de cada uno de los terceros países que participan en la Asociación Oriental (Ucrania, Georgia, Moldavia, Armenia y Azerbayan –Bielorrusia está suspendida de momento como consecuencia del considerado régimen ilegítimo de Alexander Lukashenko-). La finalidad del Euronest es proporcionar una dimensión parlamentaria a la política europea de vecindad desarrollada con los países del este de Europa. En su sesión inaugural, la Asamblea Euronest adoptó y firmó su acto constitutivo, eligió su comité y aprobó su reglamento. Además, estableció dos grupos de trabajo (sobre Bielorusia y sobre su Reglamento Interior) y constituyó cuatro comisiones de trabajo (Política Exterior, Derechos Humanos y Democracia; Asuntos Económicos y convergencia con las políticas comunitarias; Seguridad Energética; Cultura, Educación y Sociedad Civil).

Por otra parte, entre el 14-18 de mayo se celebró en Budapest la vigesimoprimera sesión de la Asamblea Parlamentaria ACP-UE, que reúne a representantes del Parlamento Europeo y a representantes de los parlamentos de los países de África, Caribe y el Pacífico firmantes del Acuerdo de Cotonú. En la misma se adoptaron cinco resoluciones: a favor del proceso de reconciliación en Costa de Marfil; sobre los levantamientos democráticos en África del Norte y Medio Oriente y las consecuencias para los países ACP, Europea y el mundo; sobre los desafíos para el futuro de la democracia; sobre el apoyo presupuestario como medio de distribución de la ayuda pública al desarrollo; y sobre la contaminación del agua.

Por último, entre el 17 y 19 de mayo se celebró en Montevideo (Uruguay) la Quinta Sesión Plenaria Ordinaria de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana Eurolat. En ella, los diputados aprobaron tres Resoluciones: sobre la cooperación en materia de seguridad y defensa; sobre la promoción del empleo para las mujeres y los jóvenes; y sobre las relaciones comerciales.

Señalar también en el ámbito de las relaciones exteriores que del 16 al 20 de mayo, el Presidente Permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy efectuó una visita oficial a China. El 16 de mayo se reunió con el Presidente chino Hu Jintao para discutir sobre el estado de la relación estratégica entre China y la UE. También se reunió con el Primer Ministro Wen Jiabao. El 17 de mayo, en la Escuela del Partido, Rompuy destacó la responsabilidad compartida, la cooperación internacional y la apertura como los tres principios que deben guiar las relaciones entre la Unión Europea y el gigante asiático.

El 28 de mayo se celebró en Bruselas la vigésima Cumbre UE-Japón. En la misma participaron los presidentes Van Rompuy y Durao Barroso por parte europea y el Primer ministro Naoto Kan, en representación de Japón. Los mandatarios se comprometieron a intensificar las reuniones técnicas a fin de definir un campo de negociación con vista a la consecución de un eventual acuerdo de libre cambio entre las dos partes. Las relaciones comerciales entre la UE y Japón se caracterizan por un déficit estructural para la Unión. La idea de negociar un acuerdo de libre cambio con Japón es consecuencia de la disminución de los intercambios comerciales entre las dos partes. Las negociaciones oficiales comenzarán en un plazo de entre seis y nueve meses; en este plazo debe definirse el campo concreto de negociación. Los japoneses han aceptado negociar sobre todas las cuestiones que dificultan sus relaciones comerciales bilaterales desde hace mucho tiempo, especialmente las barreras no tarifarias, las inversiones extranjeras y los mercados públicos. Recordemos que en octubre de 2010 la UE firmó un acuerdo de libre cambio con Corea del Sur –el primero de este tipo con un país asiático y el más amplio jamás firmado por la Unión-; hecho que ha intensificado la presión sobre Japón para firmar un acuerdo similar, dado que Corea del Sur es uno de sus concurrentes directos en numerosos sectores.

N de la R. Para poder leer el artículo completo: REVISTA UNIÓN EUROPEA ARANZADI, Núm. 6 Junio 2011, año XXXVII 

Si desea conocer más información relacionada con este texto puede verla en Revista Aranzadi Unión Europea.


Jose Luis De Castro Ruano,
Número de artículos del autor 28
Posicionamiento en el ranking de contenidos 84

  • Comparte esta noticia en linkedin

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar