26 de Junio de 2019 | 01:34
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Internacional

21 de Marzo de 2018

Pasos firmes hacia la unión de la defensa: la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) del Tratado de Lisboa ve la luz

La actividad político-institucional de la UE ha sido muy intensa en estas semanas transcurridas desde nuestra anterior crónica. En las próximas páginas daremos cuenta de algunas de las “otras” cuestiones importantes del momento, más allá del principio de acuerdo sobre el Brexit del pasado 8 de diciembre que ser refrendado por el próximo Consejo Europeo del 14/15 de diciembre y que dará luz verde al inicio de la negociación de la segunda fase del Brexit.

Jose Luis De Castro Ruano,
Prof. Titular de Relaciones Internacionales de la UPV/EHU y Cátedra Jean Monnet


Y uno de los avances potencialmente más importantes se ha dado en el ámbito de la Defensa con el establecimiento formal de la Cooperación Estructurada Permanente -PESCO en sus siglas en inglés-. El 13 de noviembre, 23 Estados miembros (todos salvo Irlanda, Portugal, Malta, Reino Unido y Dinamarca) firmaron una notificación conjunta al Consejo afirmando su voluntad de integrar tal estructura militar. El 11 de diciembre el Consejo adoptó una Decisión estableciendo formalmente la PESCO que se iniciará finalmente con 25 Estados (el 7 de diciembre Irlanda y Portugal notificaron también su decisión de participar). La Cooperación Estructurada Permanente en el ámbito de la Seguridad y la Defensa fue introducida por el Tratado de Lisboa (artículos 42.6 y 46; y protocolo núm. 10) y permite profundizar en la cooperación en Defensa a aquellos Estados miembros que tengan la capacidad y el deseo de hacerlo. El objetivo es reforzar conjuntamente las capacidades de Defensa y ponerlas a disposición de las operaciones militares de la UE; es decir, es un instrumento que aumentará las capacidades defensivas de la Unión racionalizando, además, el gasto en defensa.  La Decisión del Consejo establece la lista de participantes, la estructura de gobernanza, la lista de compromisos comunes adquiridos por los participantes, así como el compromiso de incrementar sus presupuestos regulares en defensa que permitan alcanzar esos objetivos. Se han identificado inicialmente una lista de 17 proyectos que cubren diferentes ámbitos, como la formación, el desarrollo de capacitación en el ámbito de la defensa, etc.; si bien, el listado de los proyectos con que se inicia la PESCO será aprobado formalmente por el Consejo a inicios del próximo 2018.

Pero la Europa en construcción no se limita solo a la Defensa; el 17 de noviembre se celebró en Gotemburgo (Suecia) la Cumbre social. En ella se reunieron los Jefes de Estado y de Gobierno de los 28 para aprobar un paquete de nuevas medidas en materia social; entre ellas las siguientes: derecho a un salario mínimo (recordemos que hay países comunitarios que carecen de él), impulso a la renta básica, atención personalizada para la búsqueda de empleo a los parados de larga duración, reafirmación de la garantía juvenil para los jóvenes, etc. Si bien, no podemos olvidar el auténtico talón de Aquiles de estas medidas proclamadas: su carácter no vinculante (en la mayoría de los casos se trata de competencias estatales) que hace que su aplicación efectiva dependa de la voluntad de los Estados sin que las Instituciones comunitarias tengan mucha capacidad de controlar esta voluntad estatal. Sin embargo, la UE sí puede establecer incentivos económicos para que estos objetivos no se queden únicamente en el ámbito de las bonitas declaraciones y tengan una dimensión práctica real. Tampoco debemos olvidar que el gasto social europeo supone el 50% mundial, con solo un 7% de la población mundial y un 25% del producto mundial.

En otro orden de cosas señalar, que el 18 de noviembre Consejo y Parlamento Europeo alcanzaron en el Comité de conciliación el acuerdo sobre el presupuesto de 2018. El PE aprobó el presupuesto con 295 votos a favor, 154 en contra y 197 abstenciones fundamentalmente provenientes del Grupo de los Socialistas europeos, siendo la primera vez que este Grupo no apoya un presupuesto anual de la UE. El total de compromisos se ha fijado en 160.100 millones de euros y el total de pagos en 144.700. Los ámbitos prioritarios incluidos son los siguientes: migración, seguridad, así como estimular la innovación, el crecimiento y el empleo.

El 22 de noviembre, la Comisión aprobó el denominado Paquete del Semestre Europeo de 2018. En él, se fijan las prioridades económicas y sociales de la UE para el próximo ejercicio, además de realizar recomendaciones estratégicas para la Eurozona y proceder a la pertinente evaluación de los proyectos de planes presupuestarios de los Estados miembro del Euro; solicitando a aquellos que corren el riesgo de no cumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la adopción de medidas necesarias para ajustar su presupuesto. En general, la Comisión recomienda la introducción de nuevas reformas estructurales necesarias para que la economía sea más estable y productiva. Las políticas presupuestarias de los Estados deben alcanzar el equilibrio entre la garantía de sostenibilidad de las finanzas públicas y el apoyo a la expansión económica. El Informe sobre el Mecanismo de Alerta, cuyo objetivo es prevenir y corregir los desequilibrios que dificultan el correcto funcionamiento de las economías de los Estados miembros, es un instrumento esencial del Semestre Europeo. Sobre su base analítica, doce Estados miembros serán examinados exhaustivamente a lo largo del 2018 (son los mismos en los que se detectaron desequilibrios macroeconómicos en la ronda anterior: España, Alemania, Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovenia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal y Suecia). En cuanto a la elaboración de los Proyectos de Planes Presupuestarios -PPP- de 2018, la Comisión considera que los presupuestos de seis países cumplen las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (Alemania, Finlandia, Lituania, Letonia, Luxemburgo y Holanda); otros cinco lo hacen "en líneas generales" (Chipre, Eslovaquia, Estonia, Irlanda y Malta); cinco presentan riesgo de incumplimiento (Austria, Bélgica, Eslovenia, Italia y Portugal) y otros dos están en un procedimiento de déficit excesivo: Francia y España. En nuestro caso, se considera que el Proyecto Presupuestario cumple en líneas generales los requisitos del Pacto de Estabilidad.

Para ver el contenido completo de esta crónica y, muchos más, consulte la Revista Aranzadi Unión Europea.


Jose Luis De Castro Ruano,
Número de artículos del autor 27
Posicionamiento en el ranking de contenidos 90

  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • ONESOURCE Indirect Tax Software

    ONESOURCE Indirect Tax Software

    Tax departments need to focus on achieving maximum compliance and determine, calculate and record taxes with the highest levels of accuracy. ONESOURCE Indirect Tax empowers companies of all sizes with both U.S. and global tax expertise so they can better manage the complexity of tax.

Publica tus contenidos

Comparte opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector.

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar