Herramientas para el texto

Internacional

13 de Marzo de 2013

Aspectos básicos sobre el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Colombia

Diana Paola Rubiano Meza,
abogada en el Departamento de Derecho Mercantil. CIALT Asesores


La entrada en vigor del Acuerdo

El Tratado de Libre Comercio, aprobado recientemente por el Parlamento europeo es el resultado de un largo proceso de negociación multilateral, en el cual se han puesto sobre la mesa los distintos intereses comerciales, con el fin de llegar a compromisos estables que garanticen, además del incremento de las relaciones comerciales entre ambos lados del atlántico, el desarrollo sostenible de las regiones, la propiedad intelectual y los Derechos Humanos. 

El comienzo de las negociaciones tuvo lugar en el año 2007, participando en ellas Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia. Sin embargo, su negociación tardó varios años, entre otros motivos, por el abandono por parte de Bolivia en el año 2007 y de Ecuador  en el año 2009. En abril de 2011, se dio fin a la fase de elaboración del texto en Bruselas, siendo firmado el acuerdo. En total se realizaron 9 rondas de negociación terminando las mismas en un acuerdo entre la UE, Perú y Colombia. Se trata por tanto de un tratado multipartes, en el cual, además de los participantes actuales (Perú y Colombia), está abierto al ingreso de otros países de la Comunidad Andina.

Una vez terminadas las negociaciones, el acuerdo comercial se encuentra ahora en fase de ratificación e implementación, según las disposiciones internacionales e internas de cada parte. En el caso de la UE, el acuerdo ya ha sido aprobado por el Parlamento Europeo, que votó a favor de la aplicación provisional del Acuerdo Comercial entre Colombia y la Unión Europea (EU), si bien ahora se encuentra pendiente de aprobación por parte del Congreso de Colombia.

Para que entre en vigor, el Proyecto debe ser aprobado por las dos cámaras que componen el Congreso colombiano (el Senado y la Cámara de Representantes). Por el momento  ha sido aprobado en Plenaria por el Senado colombiano el 13 de diciembre de 2011, y queda pendiente igual trámite en la Comisión segunda y en la plenaria de la Cámara de Representantes. Se espera que el Acuerdo entre en vigor en abril del presente año, cuando está previsto que sea aprobado por la Cámara de Representantes.

Beneficios para las relaciones comerciales Colombia - Unión Europea

El acuerdo genera numerosos beneficios en materia comercial, tanto para el mercado colombiano, como para el europeo. El Tratado busca la liberalización del comercio de bienes y servicios con compromisos recíprocos adicionales a los establecidos bajo la OMC y genera, por tanto, un marco legal novedoso y estable que facilitará la realización de planes de negocio y proyectos de inversión de mayor duración.

Para Colombia, la UE es un mercado con más de 500 millones de consumidores, sus 27 Estados Miembros componen alrededor del 28,2% de la producción mundial y su Producto Interior Bruto (PIB) ronda los 17,58 billones de dólares. Por ello, no es ninguna sorpresa que la UE sea un inversor clave para Colombia, tratándose del primer importador mundial de bienes y servicios y de su segundo socio comercial.

Por su parte, el acuerdo ayudará a Europa en la medida que será un estímulo para la generación puestos de trabajo, proporcionando el acceso a un mercado en alza, con tantos consumidores de productos y servicios como la población consumidora de Alemania. Así, podemos resaltar los siguientes beneficios o ventajas que reporta para Europa, y en especial para España, el TLC con Colombia:

1.       Para la Industria:

Asegura ahorros arancelarios significativos, en especial para la industria automotriz, química, farmacéutica, telecomunicaciones, producción de bebidas e industria textil. Supone, además, un acercamiento directo con el empresario colombiano, toda vez que le permitirá el acceso sin aranceles a importaciones de maquinaria y equipo, entre otros elementos que no se producen en Colombia, permitiendo la mejora del sistema industrial colombiano.

Asimismo, el Tratado proporciona a Europa el acceso a mercados de compra estables y en crecimiento y asegura altos niveles de protección de las inversiones y de la propiedad intelectual, garantizando una competencia en igualdad de condiciones para los bienes y servicios europeos, respecto de las importaciones colombianas desde países como los Estados Unidos, Corea del Sur y China. El acuerdo garantiza que, al final del período de transición de 10 años, todos los productos industriales europeos quedarán libres de aranceles.

2.       Para el sector Servicios:

El sector de los servicios europeos representa el 75% del PIB de la Unión Europea y el 68% de su empleo, por lo que este Tratado constituye una oportunidad para ampliación del mercado, ya que, estimula las exportaciones de servicios profesionales, "call centers", telemedicina, procesamiento de datos e importaciones de servicios ambientales, informáticos, telecomunicaciones, la construcción, así como la distribución y los servicios financieros entre otros.

3.       Para el sector agrícola y de pesca:

Para los bienes agrícolas más sensibles de ambas partes, se ha fijado un cronograma de liberalización con plazos que llegan hasta los 15 años, sin llegar a liberalizar completamente todos los productos (se excluye por ejemplo la carne de cerdo, el arroz, el maíz y la avicultura). No obstante, después del período de transición, este Tratado asegura a los mercados de productos agrícolas y de pesca europeos un ahorro de al menos 270 millones de euros por año en concepto de aranceles.

Nuevas oportunidades de inversión

En términos generales, este Acuerdo garantiza al empresario e inversor europeo una libertad de movimiento de capitales y de establecimiento en una región en la que las perspectivas de crecimiento siguen en alza.

En efecto, Colombia es actualmente uno de los principales destinos de inversión segura en el mundo, sus perspectivas económicas a largo plazo son bastante positivas y, además,  posee una posición privilegiada geográficamente siendo la puerta de entrada de América del Sur.

Según el informe "Doing Business"' del Internacional Finance Corporation y el Banco Mundial, Colombia ha sido clasificada como el mejor país de la región y el quinto del mundo en términos de protección de los inversores. En los últimos doce meses, tres de las principales agencias calificadoras de riesgos globales calificaron a Colombia como un destino apto para la inversión.

A la vista de lo anterior, queda claro que Colombia es un destino tremendamente interesante para los inversores europeos y, en especial, los españoles, no solo por la facilidad del idioma, sino también por la similitud de sus instituciones jurídicas y tradiciones culturales.

En este sentido, dada la situación económica por la que atraviesa el mercado europeo y en especial el español, este acuerdo es un elemento clave para la internacionalización, la creación de empleo y el crecimiento de la empresa. Para sacar el máximo beneficio de este nuevo escenario económico es fundamental  que los empresarios conozcan, entiendan, planifiquen y finalmente aprovechen las oportunidades derivadas del Acuerdo Comercial.


Diana Paola Rubiano Meza,
Número de artículos del autor 1
Posicionamiento en el ranking de contenidos 2117

Vote:
|| || || || |
Resultado:
398 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Publique sus contenidos

Comparta opiniones, artículos y sentencias de actualidad con el resto de los profesionales del sector

publicar | ¿Estás registrado?| Registrate

Accesos adicionales:

© Editorial Aranzadi

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.