LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

01/10/2022. 19:44:06

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog Manual Interno de Gestión

¿Somos buenos oradores los abogados españoles?

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Tras concluir una licenciatura en la que las enseñanzas sobre retórica brillan por su ausencia, podemos encontrar un triple denominador común en la experiencia de los jóvenes abogados cuando pisan por primera vez foro: la dificultad de conciliar el sueño durante la noche que precede a la intervención; la minuciosa preparación de la defensa en todos los aspectos de hecho y de derecho concebibles, y el estado de nervios, taquicardia incluida, que precede a su entrada en Sala. Tras realizar su primer interrogatorio e informe forense, el abogado novel abandona la Sala con un coctel de emociones difíciles de describir (en este sentido, que cada uno haga examen de conciencia y recuerde aquella experiencia).

Una persona con unos micrófonos

Ya en este su primer despegue, el abogado percibirá todos aquellos aspectos relacionados con su forma de exponer y plantear el informe: la voz, el tono, los gestos, la claridad del mensaje; en definitiva, su capacidad y destreza en la forma de comunicar en sala. De ahí saldrá una primera autovaloración, positiva o negativa, en función de la experiencia vivida, que supondrá el baremo de comparación con futuras intervenciones, y como no, el primer pilar de la autoestima del profesional en sus intervenciones forenses, sostén que unas veces se reforzará y otra se debilitará, creándose con ello la pátina que cubrirá la esencia del abogado forense.

A continuación y con el paso de los años, la práctica (que facilita todo aprendizaje), dará al letrado nuevas oportunidades de mejora y perfeccionamiento, guiándose para realizar dichas autovaloraciones por su percepción interna, que se alimentará de las opiniones del cliente, del resultado del pleito (ambos desgraciadamente muy asociados) y de su propia autovaloración.  Pasarán los años y el abogado tendrá una idea clara de su nivel de destreza oratoria en sala, decidiendo quizás comprar un par de manuales de oratoria para aprender técnicas o asistir a algún seminario de oratoria que se celebre en su Colegio Profesional.

Lo expuesto en los párrafos anteriores constituye el proceso habitual por el que generalmente discurre la actividad oratoria de cualquier abogado español. Quizás habrá compañeros que se hayan esforzado en mejorar en este aspecto y hayan tomado decisiones clave en mejorar de forma continúa su oratoria, otros tienen el don innato de hablar con elocuencia, pero lo cierto es que la mayoría habrá seguido este proceso de la forma expuesta, como lo confirma la inmensa mayoría de los compañeros entrevistados.

Paradójicamente, todos, absolutamente todos, no sólo insisten en la necesidad de la oratoria para argumentar oralmente los casos en sala, sino que manifiestan su deseo en mejorar, ya que conocen perfectamente sus debilidades a la hora de exponer oralmente ante un Juez o Tribunal: temor, nerviosismo, falta de capacidad de reacción, rapidez o lentitud en el discurso, gestos, tono de voz, y un largo etcétera…

Respondiendo a la pregunta ¿somos los abogados buenos oradores? Me atrevería a responder que deberíamos serlo, pues para un abogado es una obligación profesional inexcusable ser un buen orador. Sin embargo, la realidad dista mucho de tal deseo, ya que sobre la base de la trayectoria indicada expuesta, qué duda cabe que la preparación y formación de los abogados españoles en oratoria forense es mayoritariamente autodidacta, lo cual, sin dejar de ser bueno, supone todo un camino por recorrer para alcanzar la excelencia que todos deseamos.

¿Soluciones?…

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.

Blog

Logo Manual Interno

Te recomiendo

Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ofrecer a todos los profesionales del derecho una visión práctica de los aspectos esenciales de la dirección, gestión y organización de los despachos profesionales, con base en la experiencia profesional adquirida a través de nuestra firma.

Acorde con la denominación que hemos escogido para el blog, "Manual Interno", a través de este diario pretendemos difundir, como si del Manual Interno de nuestra firma se tratara,  las prácticas más habituales en la gestión, que conforman y dan homogeneidad a la identidad de los despachos profesionales, convirtiéndolos así en una entidad diferenciada de los profesionales que lo dirigen.

Comenzamos esta etapa con el deseo de que con vuestros comentarios y sugerencias nos ayuden a encontrar nuevas perspectivas e iniciativas a implementar en un sector en proceso de evolución continúa.