25 de abril de 2017 | 06:39
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

20 de Abril de 2017

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

La narración de los hechos o el pálpito que da vida al alegato

La narración es la parte del informe oral en la que exponemos de forma ordenada los hechos no controvertidos y los controvertidos que consideramos han quedado probados, y sobre los que ha de recaer el fallo de la resolución judicial. Por lo tanto, a través de la narración, instruimos al juez en la noticia de los hechos del pleito o la causa.


La narración constituye una fase de suma importancia en la división del informe oral, ya que de los hechos que queden probados va a depender el sentido del fallo judicial, por lo que es obvio que durante la narración la atención del tribunal estará concentrada en nuestra exposición, lo que exige el respeto a una serie de principios que han de gobernar esta fase del discurso forense:

1º.- La narración de los hechos, o lo que es lo mismo, el relato objeto de la narración ha de quedar separada de las valoraciones y de los argumentos jurídicos, pues tiempo habrá para hacerlo durante la argumentación. En esta fase nos limitaremos por tanto a narrar hechos, hechos que desde nuestra perspectiva, constituyen la base fáctica de nuestra pretensión y de nuestros argumentos.

2º.- La expresión debe ser firme, categórica, sin expresar dudas. Es preferente el empleo de frases cortas, evitando frases largas y, menos aún, la subordinación de las mismas. El empleo del vocabulario debe ser simple y llano, sin excesivas complicaciones.

3º.- Aunque la duración de la narración debe ser proporcional y ajustada al volumen de información fáctica del procedimiento, la narración debe ser breve, por lo que habremos de sintetizar al máximo la información, lo que exige concisión, omitiendo introducir en la narración hechos insustanciales o circunstancias que nada aportan al objeto del informe. Igualmente, hay que obviar, salvo que sea imprescindible, suministrar excesivos detalles.

4º.- Toda narración tiene que llevarse a cabo ordenadamente y, por tanto, ser clara. Generalmente, se empleará el orden cronológico, si bien deberemos evitar ser demasiados exhaustivos o repetitivos con la cita de fechas, lugares o personas.

5º.- El relato de los hechos tiene que ser verosímil. Con ello, apuntamos a la necesidad de que el orador exponga los mismos de forma exacta y puntual, sin alterarlos o desfigurarlos a su antojo y conveniencia. Para ello, es recomendable dar vida al relato y servirse de la comunicación verbal y no verbal, transmitiendo durante la narración la realidad de los mismos, haciendo que éstos pasen frente al auditorio como si de un documental se tratase; para ello, expresaremos un lenguaje rico expresivo y rico en evocar imágenes.

Como señala Víctor Hugo Álvarez:

«Debe procurarse en la narración una absoluta verosimilitud, esforzándose por dar a las personas, cuyos hechos refiere, características que contribuyan a la realidad; si se trata de hacer intervenir a los personajes en el discurso, hablando o actuando, deberá hacerlos hablar y obrar como se supone que hablaban y obraban, teniendo en cuenta sus caracteres y las pasiones que en aquellos momentos los dominaban; al tratar de los hechos descubrirán las causas haciendo ver su naturalidad».

6º.- En cuanto al estilo a emplear, los juicios civiles requerirán un estilo sobrio, conciso y objetivo, pues se trata de exponer hechos en los que el factor emocional suele ser escaso, lo que no obstan para dar, en ocasiones, la necesaria emoción al relato (v.g., la situación de desamparo que puede quedar una viuda sin recursos tras un desahucio torticero). Por el contrario, en materia penal, los hechos pueden narrarse en ocasiones empleando el estilo emocional, empleando gestos, pausas, silencios, etc. que transmitan la emotividad que requiere el conocimiento de la causa.

7º.- La narración debe ser objetiva, excluyéndose valoraciones subjetivas de los hechos que lo que hacen es contaminar la verosimilitud del relato. No obstante, y especialmente en el campo penal, nada obsta a realizar algunas reflexiones sugeridas por los propios hechos

8º.- Finalmente, y con el fin de captar la atención del auditorio, es fundamental evitar caer en la monotonía. Para ello, hay que interrumpir la exposición con breves digresiones que impidan la regularidad aliviando la tensión del auditorio y actuando sobre él de forma complementaria.

Si bien la narración es una parte del discurso de suma importancia, en ocasiones puede excluirse, lo que acaece cuando la materia a discutir es jurídica o no existen hechos controvertidos, sino que la controversia se limita a la valoración de los mismos ya aceptados por las partes.

Señalar que una buena narración (breve, clara y verosímil), puede llegar a dar fuerza a argumentos poco convincentes o escasamente persuasivos, ya que a través de la narración podemos seducir revistiéndola de encanto e interés, pues, como decía QUINTILIANO, el ánimo abraza mejor lo que oye con gusto.

La narración es, en definitiva, la parte vital, humana y más cercana a la verdad del caso;  la narración no es otra cosa que el pálpito que da vida al informe oral.

Encuentra este y otros artículos del autor en su página web.



Vote:
|| || || || |
Resultado:
16 votos
  • Comparte esta noticia en yahoo
  • Comparte esta noticia en technorati
  • Comparte esta noticia en digg
  • Comparte esta noticia en delicius
  • Comparte esta noticia en meneame
  • Comparte esta noticia en linkedin

Te recomendamos

  • Arte y técnica del interrogatorio (Dúo)

    Arte y técnica del interrogatorio (Dúo)

    Un recorrido por las salas de vista de los juzgados y tribunales españoles nos permite comprobar la falta de técnica a la hora de interrogar (sin desmerecer la existencia de auténticos expertos en la materia).

  • El abogado y el juicio

    El abogado y el juicio

    Estudio práctico de la intervención del abogado en el juicio, partiendo del principio de que éste no limita su actividad a intervenir en sala, sino que su trabajo comienza mucho antes, cuando conoce la fecha del señalamiento del juicio y concluye tras el juicio, una vez ha realizado el cierre del caso.

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
© Editorial Aranzadi S.A.U
 
 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar

.