LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

09/08/2022. 00:40:28

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Por qué la Suprema Corte de los Estados Unidos revirtió el precedente Roe vs. Wade de 1973?

La diversidad moral disruptiva del derecho a obtener un aborto

Abogado en Canadá, Argentina y Brasil
Profesor de ética profesional y de derecho internacional de los negocios de la Cooley Law School, Western Michigan University, Estados Unidos Phd. Universidad de Paris 2
Founder at The Latin Lawyer Law Corporation
alex@latinlawyer.ca

No se esperaba una sentencia tan categórica. Justice Foundation calificó la decisión del 24 de junio de la Suprema Corte de los Estados Unidos en Dobbs State Health Officer vs. Jackson Women Health Organization de”Moral Outcry” (“un grito moral”) para el pueblo estadounidense.

En solo ocho páginas, el máximo tribunal analizó cinco temas centrales sobre el derecho al aborto en los Estados Unidos para responsabilizar por su regulación a cada uno de los estados del país.

El Mississipi Gestational Act prohíbe el aborto y solo excepcionalmente permite inducirlo ante una emergencia médica o en caso de severa anomalía fetal antes de las 15 semanas. Jackson es una clínica de abortos que cuestionó la constitucionalidad de esa norma y del precedente Roe vs.Wayde de 1973 entre los demás fallos que lo secundaron.

Inicialmente, la justicia de distrito sentenció que la restricción de las 15 semanas violaba la jurisprudencia de la Suprema Corte en Roe y las partes apelaron al supremo tribunal.

¿Un precedente inestable por casi medio siglo (1973)? Casi 50 años atrás, la corte confirmó que la constitución de los Estados Unidos reconocía el derecho al aborto, revocando las leyes históricas de diversos estados que lo prohibían y abriendo un debate sobre la posible regulación del derecho al aborto a nivel federal o la conservación de esta potestad en manos de los estados. Los hechos relatan que Norma McCorvey, usando el seudónimo de Jane Roe y embarazada de su tercer hijo, desempleada y deprimida a los 21 años quería abortar donde vivía, en el conservador estado de Texas. Alegó que las leyes de ese estado que prohibían el aborto salvo para salvar la vida de la madre, eran inconstitucionales porque violaban el fundamental derecho a la privacidad de la mujer garantizado constitucionalmente. A los abogados de Jane les fue bien en primera instancia, ate un tribunal especial de tres jueces, pero como era esperable, las partes recurrieron ante la Corte Suprema. El 22 de enero de 1973 esa corte decidió que la enmienda catorce de la constitución reconoce un derecho de privacidad fundamental que protege a las mujeres embarazadas con el derecho a obtener un aborto. Por una simple traslación de razonamiento jurídico y sin norma expresa, el derecho al aborto se convirtió a lo largo del tiempo en un derecho fundamental estadounidense, individualmente protegido para las mujeres, pero no absoluto, por que dependía de un balance entre los intereses estatales de proteger la salud de la mujer y la vida prenatal. Esa decisión de la Suprema Corte de 7 a 2, fue una de las más controvertidas sentencias en la historia de ese país. Como un diamante en bruto, esa sentencia fue pulida posteriormente por diversos fallos hasta llegar a Dobbs este año, administrando las legislaciones de los estados en la materia frente a los intereses sociales y políticos que repelían o aprobaban moralmente el aborto.

La vida de Roe (1947-2017). Curiosamente,Jane Roe, además de demandante en el famoso precedente también fue una protestante evangélica que se convirtió al catolicismo. En sus últimos años de vida, Jane reconoció que su peor error en la vida a los 21 años fue confiar en sus abogados al iniciar esa demanda, porque eran activistas en favor del aborto que buscaban embarazadas para llevar un caso adelante que defendiese su causa. Su reclamo prejudicial del derecho a abortar se apoyó en falsos hechos. La joven Jane mintió públicamente que había sido violada por un grupo de hombres de color solo para aprovechar la excepción que autoriza el aborto en Texas. Sin pruebas suficientes de lo que posteriormente reconoció como un invento suyo, no pudo abortar. A pesar de consultar un abogado de adopción, ella solo se interesaba en lograr su aborto y por ello terminó contratando a los abogados activistas que le armaron el caso y lo llevaron con éxito hasta la Suprema Corte. Pero Roe nunca abortó y su hija creció sin saber que su existencia se vinculaba a tan famosa y controvertida decisión judicial. Posteriormente al juicio en los noventa, la vida religiosa y amorosa de Jane Roe invirtió sus ideales morales y se convirtió en una activista lesbiana en contra del aborto.

La revocación del precedente en 2022. La primera parte de la sentencia de Dobbs vs. Jackson cuestiona la falta de análisis en Roe sobre si la constitución confiere o no un derecho a obtener un aborto. Explica que Roe fundó el estándar de que la libertad de la enmienda catorce protege un derecho individual a abortar cuando la constitución en realidad no lo especifica expresamente. Critica que ese estándar de Roe fue definido implícitamente. Tampoco se aclara en Roe si ese estándar deviene de la cláusula de protección equitativa o de la cláusula del debido proceso que emergen de la enmienda catorce.  

La segunda parte estudia la historia del derecho al aborto en el país, integrada por los precedentes que siguieron a Roe. La corte concluye que el derecho a obtener un aborto requiere de una mayor autonomía para poder determinar moralmente el concepto de la existencia humana. Ni Roe ni ninguna de las decisiones que le siguieron analizaron el concepto de la vida potencial o del ser humano no nacido. En la tercera parte la corte razona sobre el stare decisis en Dobbs y lo encuentra diferente al de Roe, afirmando que debe reducirse el impacto del precedente para preservar la integridad del debido proceso. Ya preparada para revocar Roe, en la cuarta parte la corte define la naturaleza de su propio error en Roe: aquellos ciudadanos que buscaron revertir Roe durante estas cinco décadas perdieron la oportunidad de persuadir a sus representantes de legislar profundamente sobre el aborto. En la quinta parte, reconociendo la falta de texto constitucional expreso, la se expide acerca de los detalles regulatorios encontrados en Roe como por ejemplo la división de la gestación en trimestres a modo de un texto legal y corte admite un error en asimilar el derecho al aborto como parte del derecho a la privacidad sin permitir el debido contralor del gobierno sobre la definición del significado de la vida potencial para cada estado.

La moderna diversidad moral disruptiva. Dobbs vs. Jackson llegó a la Suprema Corte en mayo del 2021 y fue argumentado por las partes en diciembre. Un mes antes del fallo en mayo, ya se habían filtrado algunas opiniones de los jueces quienes recibieron protestas de activistas frente a sus domicilios.

La sentencia explica que precedentes jurídicamente inestables, pero de larga duración como Roe y los otros que lo han seguido, no pueden imponerse federalmente a todo un país como si fueran una ley federal. Decide asimismo que carecen del poder de alterar para siempre el contexto histórico de leyes estatales desde 1868 que representaron a diferentes morales en el país sobre el aborto y la vida prenatal. Roe como fallo judicial, se atribuyó ilegítimamente esa autoridad regulatoria a nivel federal.

Finalmente, dió a entender que Roe ha perdido toda su operatividad frente a la diversidad moral que hoy se manifiesta en los distintos lugares del país y que distintos temas relacionados al aborto que pueden coexistir. De la misma manera, Roe carece del poder legal de conservar su influencia sobre otras áreas del derecho o sobre intereses distintos como la propiedad o los contratos civiles o afectar la restauración de la potestad soberana de los estados de prohibir, regular y reconocer el derecho a obtener un aborto.

Reposando sobre un precedente de casi medio siglo, la Suprema Corte reconoció su error histórico y revitalizó la idea de que el aborto representa una profunda cuestión moral por que la constitución no prohíbe a los ciudadanos de cada estado regularlo o prohibirlo de acuerdo con su moral local.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.