LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

26/11/2022. 23:13:16

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Adjudican el caso de una denuncia por maltrato después de dos años saltando de juzgado en juzgado

EFE

La Audiencia de Sevilla ha decidido que sea un juzgado de instrucción el que finalmente investigue una denuncia por maltrato que lleva dos años paralizada, pues cinco juzgados distintos se han inhibido y se han remitido unos a otros las actuaciones.

Fuentes judiciales han explicado a Efe que la Sección Cuarta de la Audiencia sevillana ha decidido que el caso se investigue en un juzgado de instrucción, y no en el de Violencia de Género, puesto que todos los indicios apuntan a que el denunciado y la denunciante no eran pareja, sino que mantenían relaciones sexuales puntuales y esporádicas.

Por ello, la denuncia será investigada por el juzgado de instrucción 6 de Sevilla, el primero al que correspondió el caso por estar de guardia el día de la denuncia, "mientras no aparezcan indicios de que la relación era más profunda de lo que parece", han añadido las fuentes.

La Audiencia ha zanjado así un caso que llevaba dos años paralizado, pues desde la primera denuncia por amenazas y acoso, presentada por la mujer el 11 de febrero de 2006, ningún juez llevó a cabo ninguna medida aparte de tomar declaración al denunciado, pero no a la presunta víctima.

La mujer denunció en el Juzgado de Guardia que su pareja la había amenazado, perseguido con su moto y había golpeado la puerta de su coche para obligarla a salir.

El juzgado de instrucción 6, que estaba de guardia el 11 de febrero de 2006, se inhibió a favor del juzgado de Violencia de Género número 1 por entender que se trataba de un caso de maltrato en el ámbito familiar.

No obstante, cuando la juez de Violencia de Género tomó declaración al denunciado, éste aseguró que ambos no eran pareja, sino que simplemente mantenían relaciones sexuales puntuales y esporádicas, por lo que el caso se remitió al Juzgado de Guardia, entonces el número 4.

Este juzgado remitió las actuaciones al decanato para un nuevo reparto, que correspondió a instrucción 17, pero éste a su vez las devolvió a instrucción 4 como autor de las diligencias originales.

Cuando el caso regresó a instrucción 6, como titular de las diligencias iniciales, la juez no aceptó la inhibición del juzgado de Violencia de Género y le devolvió el caso, pero por error llegó al número 3 y no al 1.

Finalmente, el juzgado de instrucción 6 planteó una cuestión de competencia, que fue debatida la semana pasada por la Sección Cuarta de la Audiencia provincial y ahora ha decidido que las supuestas amenazas y daños deben ser investigadas por un juzgado de instrucción, pues las relaciones sexuales esporádicas no les convertían en pareja.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.