LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

16/08/2022. 21:43:12

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Triunfo de la Universidad Carlos III en el Moot de Viena

El Arbitraje español recibe un nuevo impulso

Legal Today

"Como españoles tenemos que perder los complejos cuando se va a este tipo de concursos, porque somos tan competentes como los estudiantes de universidades de EEUU o Inglaterra", afirma Guillermo García-Perrote, integrante del equipo ganador. El equipo de estudiantes de la Universidad Carlos III ha logrado el primer lugar en el Willem C. Vis International Commercial Arbitration Moot, celebrado en Viena el pasado mes de marzo. Entrenados por profesores de la Universidad y abogados del despacho de Bernardo Cremades, el logro de los jóvenes estudiantes ha abierto la posibilidad de crear un Moot en español promoviendo de esta manera a Madrid como capital académica del arbitraje internacional.

El Moot es el certamen más importante a nivel mundial sobre Derecho mercantil y arbitraje comercial internacional como medio de resolución de controversias. En esta edición se han presentado 204 equipos de 52 países. El Vis Moot comienza en octubre con la publicación de un caso inventado y consiste en una controversia internacional derivada de un contrato de compraventa cuya ley aplicable es la Convención de Naciones Unidades sobre Compraventa Internacional de Mercaderías. Dicha controversia se somete a arbitraje comercial internacional.

Equipo Ganador y Mesa Presidencial

El equipo de la Universidad Carlos III, que ganó el concurso, se preparó durante seis meses. En Viena se enfrentó a seis días de intensa competición, que fueron coronados con una final reñida frente a los estudiantes la Touro Law School de Nueva York. Este año la participación española fue importante. Equipos de la Universidad de Navarra y la Universidad de Zaragoza tomaron parte del encuentro, alcanzando una muy buena valoración.

Los integrantes del equipo triunfador de la Universidad Carlos III son Silvia Martínez Sastre, Guillermo García-Perrote Rodulfo, Lucía Montes Saralegui y Aída García Maguiña. Su exigente preparación estuvo a cargo del profesor de la Universidad Carlos III de Madrid David Ramos Muñoz (en la parte escrita) y David J. A. Cairns, profesor asociado de la Universidad Carlos III y socio del despacho Bernardo Cremades y Asociados se encargó de la parte oral. Cairns, a su vez, estuvo asistido por Alicia Martín Blanco, del mismo despacho. Además, los jóvenes contaron con la colaboración de los catedráticos Rafael Illescas Ortiz y María del Pilar Perales Viscasillas, principal impulsora de este singular proyecto.

Sin duda, el triunfo de los cuatro estudiantes de la Carlos III tiene un gran mérito, principalmente porque han logrado compaginar sus estudios de licenciatura en Derecho y Administración de Empresas con la preparación del Moot, que en algunos momentos implicó trabajar más de diez horas diarias. A su vez, debieron competir con equipos de más de 10 integrantes, que se dedicaron un año en exclusivo a la preparación de la competición y que en muchos casos contaban con más recursos. Aun así vencieron a universidades tan prestigiosas como Harvard.

Tal como dijeron los ganadores en un desayuno organizado por el despacho Bernardo Cremades y Asociados, el diferencial como equipo estuvo en el entusiasmo y especialmente en la ardua preparación previa. "Llegamos a Viena muy instruidos, allí no nos llevamos sorpresas, porque las preguntas más difíciles ya nos las habían hecho en Madrid durante la preparación. Además fuimos con mucha humildad y nos ganamos la simpatía de los árbitros", señaló Silvia Martínez, integrante del equipo vencedor.

Una forma diferente de aprender

El evento más importante del arbitraje internacional es considerado por los participantes como "una experiencia única, que implica un trabajo muy exigente… es una forma diferente de aprender, totalmente distinta a lo que se vive en la universidad", indicó Martínez.

Pese a que los integrantes del equipo ganador destacan por su expediente académico y vocación, admiten que se acercaron al concurso prácticamente sin conocimiento previo sobre el arbitraje, aunque rápidamente aprendieron las claves del tema.

Los estudiantes debieron superar en Viena diez arbitrajes en los que tuvieron que hacer gala de su dominio del inglés, de su capacidad de oratoria y de su poder de argumentación jurídica. En este sentido, la formación brindada por David Cairns, socio del despacho Bernardo Cremades y Asociados fue clave. Como también lo fue el apoyo incondicional de Pilar Perales.

"Enfrentarte con un caso lo más parecido a lo real es lo que me decanta a dedicarme en el futuro a esta profesión. De alguna forma, jugar a ser abogado es estupendo", confesó Lucía Montes.

"No me cabe duda de que el Vis Moot es una competición muy exigente. Tienes que hacer de demandante y demandado. En un día, recuerdo que cambiamos hasta tres veces de rol", indicó Guillermo García-Perrote. A su vez, consideró que "como españoles tenemos que perder los complejos cuando se va a este tipo de concursos, porque somos tan competentes como los estudiantes de universidades de EEUU o Inglaterra".

Por su parte, Aída García señaló que "con este ejercicio extraordinario, hemos aumentado nuestra capacidad de trabajo, de organización y hemos logrado mejorar nuestra optimización del tiempo".

Tras pasar por esta experiencia, los cuatro jóvenes animan a los estudiantes de las facultades de Derecho de toda España a participar de este concurso que abre infinidad de oportunidades y retos a la comunidad académica española.

Talentos en el Moot

Uno de los objetivos más importantes del Moot, además de la formación en arbitraje, es la captación del talento joven. "Si se logra un buen desempeño luego te ofrecen posibilidades de trabajo o de prácticas en el exterior. Hay representantes de los grandes bufetes internacionales atentos a los jóvenes que se destacan", explicó Pilar Perales.

En efecto, los cuatro estudiantes españoles han recibido diversas ofertas laborales que suponen una difícil elección. Guillermo y Aída, por ejemplo, ya han definido su futuro. Él realizará unas prácticas en Londres y ella viajará a Brasil.

"El Moot nos ha cambiado porque casi todos nos hemos decidido a dedicarnos al arbitraje o al litigio. La experiencia nos ha abierto muchas puertas laborales, incluso antes de ganar el concurso", apuntó Lucía Montes.

El impulso del arbitraje en España

Bernardo Cremades, socio fundador del despacho y presidente de la Corte Española de Arbitraje, ha enfatizado durante el desayuno celebrado este jueves la importancia de impulsar la cultura del arbitraje en el país. "Si bien en los últimos años se ha desarrollado bastante el arbitraje internacional, en España aún queda mucho por hacer en cuanto al arbitraje a nivel nacional. El arbitraje es la cultura de llegar a un acuerdo sin necesidad de largos litigios. Hay que promoverla", puntualizó. Cremades considera que los mejores estudiantes de Derecho se inclinan por seguir el camino del Arbitraje Internacional. 

Sobre el Moot, Cremades afirmó que "sin lugar a dudas la cita de Viena es la cumbre mundial del arbitraje a nivel formativo. Los que nos dedicamos al arbitraje aprovechamos estos días para intercambiar experiencias y ver a los jóvenes talentos que despuntan en la competición", concluyó.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.