LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

03/12/2022. 22:38:02

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Escalas de democracia y el milagro de la India

funcionario de la Carrera Diplomática

Sergio Cuesta Francisco
funcionario en prácticas de la Carrera Diplomática en la Embajada de España en la India

Los ciudadanos indios se proclaman orgullosos de contar con “la democracia más grande del mundo”. Es discutible la trascendencia real de estas “marcas olímpicas” de cada Estado, por mucho que siempre queden bien en una enciclopedia o en una “ficha-país” (el país más grande, el más extenso, el más densamente poblado, el que cuenta con más masa forestal por habitante y suma y sigue). En última instancia, no pasa a menudo de un dato anecdótico más o menos relevante. Y es que casi todos los Estados, aunque sea torturando la realidad estadística, logran alcanzar alguna “marca mundial” (aunque sea negativa, como los índices de falta de transparencia o de contaminación).

Escalas de democracia y el milagro de la India mapa india

Partiendo de esta impresión previa, desde el punto de vista de la política y del derecho mi actual estancia en India me ha suscitado una serie de interrogantes sobre la importancia que pueda tener el tamaño en la organización territorial y otros elementos constitucionales de la estructura del Estado. Me refiero aquí tanto a la dimensión geográfica como a la demográfica del término, y en ambos casos India es un país característico. Se trata del segundo país más poblado del mundo, con algo más de 1.100 millones de habitantes, por detrás solo de China. En cuanto a su extensión, es el séptimo país más grande del mundo y el tercero de Asia tras Rusia y China. Para entenderlo hay que compararlo: es seis veces España en extensión y casi veinticuatro veces en población. Cuesta concebirlo. A ello hay que añadir algunas características del Indostán, como su diversidad lingüística, étnica y religiosa, que añaden sabor y complejidad a la mezcla. ¿Es por tanto un milagro que exista democracia en la India? ¿Son su tamaño y su diversidad algo determinante para la estructura territorial o la forma de gobierno?

El artículo 1 de su Constitución define a la India como una "Union of States", con una compleja estructura asentada en la figura básica de los Estados (hay veintiocho con un amplio grado de autonomía) y "territorios de la Unión". Dicha estructura viene sin duda influida por su historia (hubo varios Estados independientes antes de la llegada de los británicos) y su diversidad. También por su extensión geográfica y su gran población. Pero ninguno de estos elementos, por sí solo, condiciona de forma absoluta su estructura, puesto que hay decenas de ejemplos de Estados federales en países con una única lengua oficial (Austria) y/o con escasa extensión (Suiza), del mismo modo que hay países de estructura unitaria que son grandes, como Francia (el tercer mayor Estado europeo en territorio tras Turquía y  Ucrania, y uno de los más centralizados). La casuística de cada Estado es tal que no permite reducir su organización territorial a una coordenada o a la simple adición de varias circunstancias. En cuanto a la democracia, no siempre florece más fácilmente en territorios pequeños (Corea del Norte no es un país grande, por ejemplo; tampoco lo era el Haití de "papa Doc" y "baby Doc"). El hecho de que en India se proyecte a gran escala no me parece más que algo circunstancial.

¿No hay, entonces, motivos para el orgullo indio? Seguramente sí, pero se derivan de otro tipo de estadísticas: India ocupa el puesto ciento veintiocho en la escala de desarrollo humano de Naciones Unidas. Desde hace años, viene ascendiendo, con paso lento pero seguro en esa tabla, y siempre respetando en el proceso a su Estado de Derecho. Desde la independencia, pese a las constantes tensiones con Pakistán, enfrentamientos con China, desigualdades internas e incertidumbres sobre el mejor camino a seguir para el crecimiento, no ha vacilado en mantener su modelo democrático. Mientras que en otros países la consolidación democrática ha llevado décadas tras la independencia, India se ha mantenido fiel a su modelo desde el principio. Su Constitución, la más larga del mundo en vigor (con 395 artículos) sirva de cauce normativo para esta diversidad y ha permitido canalizar los esfuerzos para luchar contra situaciones económicas penosas que en rincones privilegiados de occidente apenas se conciben. El texto constitucional indio recoge principios de Estado social y de derecho, y un amplio elenco de derechos individuales, a la par que de principios rectores sociales y económicos. El preámbulo alude a la Justicia, la Libertad y la Igualdad. Bien mirado, pues, no es tan distinta (salvo su extensión) de nuestra Constitución de 1978.

La Constitución de la República de India ("Bharat") no sólo es profusa en artículos sino en la longitud de los mismos, debido a la existencia de detalladas descripciones de cada derecho. Este amor por el detalle surge de la necesidad de luchar contra el sistema de castas y la desigualdad meticulosamente, como lo haría un cirujano. Pero también es fruto del rigor heredado de los británicos y de la voluntad de perfeccionamiento constante. Gusta leerla despacio y saborear su vocación de dignidad.

61 años de democracia y estabilidad, pese a la desigualdad y los problemas económicos. No el número de ciudadanos, sino su responsabilidad colectiva. No la extensión, sino la pulcritud democrática de su Constitución. Ésos son los verdaderos méritos de India.

Ése es el milagro.

 

¿Le interesa leer más sobre el derecho en La India?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.