LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

18/08/2022. 00:47:00

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Mi colega es raro, raro, raro

Legal Today

No trate a su colega como le gustaría que le trataran a usted, sino como él quiere ser tratado.

Hay veces en que lo difícil en un despacho no son los casos, ni siquiera los clientes, sino “el raro”. Don Raro suele ser nervioso, maniático y ciclotímico. ¿Le suena? Todos tenemos un Raro en nuestras vidas. Despachos grandes, pequeños, medianos…en todos hay alguien que merecería ser metido en una carpetilla. Un reciente artículo publicado en Businessweek nos da una práctica visión al respecto. Resumiendo, podríamos decir esto: no esté pendiente de lo que D. Raro hace, o le hace; esté pendiente, más bien, de su propia actitud hacia él. Por lo general, suelen encornar a quien se deja. Además, se trata de cambiar la óptica: mire el mundo a través de sus ojos. Verá su mundo más claro, y sabrá tratarle.

Hombre en una oficina con aspecto extraño

Vivimos y trabajamos constantemente sorprendidos por las cosas que otras personas dicen y hacen, o por las cosas que no dicen y no hacen. ¿Cómo puede haber ignorado mi gestión?, ¿cómo puede haberme superado mi colega, que sabe menos que yo?, ¿cómo pueden mis empleados haber cometido ese error?, ¿te puedes creer lo que dijo mi compañero delante de mí, sabiendo que estoy al corriente de todo?

Peter Bregman, consultor en estas materias, cree que el problema ni somos nosotros mismos, ni ellos; sino nuestras expectativas. Según Bregman, no es que las personas se comportan bien o mal; se trata de la brecha que abrimos entre lo que esperamos y lo que vemos. Esa brecha se crea, además, incluso aunque repetidas veces hayamos visto que la persona en cuestión verdaderamente suele obrar de manera diversa a como a nosotros encajaría.

O, si no, pruebe a pensar si no se ha sentido dolido en la vigésima vez que su jefe no le ha invitado a asistir a esa reunión tan interesante que se celebra quincenalmente. O la trigésima que su colega no le responde al correo electrónico donde le plantea algo, no quizá vital; pero sí importante.

El consejo de Bregman es claro: no pida peras al olmo. La respuesta a la frustración es la aceptación. Es increíble cómo el cambio de sus expectativas puede cambiar su experiencia.

Éramos pocos, y dio a luz la globalización

Dado que muchos de los trabajos se han globalizado y las organizaciones son cada vez más pintorescas, la probabilidad de interactuar con personas muy diferentes a nosotros está aumentando de manera exponencial.

Las personas que son diferentes a nosotros hacen cosas a veces que ni queremos, ni esperamos que hagan. La globalización, -sin olvidar los malos modos y la competitividad- desafía nuestras expectativas, nos hace sentir superados por las circunstancias, y, en el peor de los casos, desorientados.

No haremos aquí un elenco de las cosas que suelen hacer en unas u otras nacionalidades, porque podría malinterpretarse; pero estamos seguros de que usted se ha encontrado con más de una sorpresa, quizá hasta simpática, tratando con foráneos. Modos de responder un correo electrónico, responderlo con copia a personas desconocidas para usted, gestionar largos silencios, interpretar dichos silencios como un sí, o un no, modos de saludar; o de responder a una invitación, pueden convertirse en anécdotas difícilmente asimilables.

Recuerde la regla de oro: no trate a su colega como le gustaría que le tratasen a usted, sino como él quiere ser tratado. ¿Difícil de adivinar? Nadie ha dicho que sea algo sencillo.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.