LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

29/06/2022. 09:21:14

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Actualidad Jurídica Aranzadi

La profesión jurídica ante el reto de su transformación digital

Legal Today
  • El Legaltech ha explotado en los últimos cinco años al brindar a los profesionales más tiempo para centrarse en el trabajo estratégico del cliente en lugar de tareas repetitivas y de bajo valor
  • Lo que ya está testado el Legaltech es el potencial de la tecnología para ayudar a los profesionales a hacer mejor su trabajo de manera más eficiente y desde cualquier lugar

La transformación digital está afectando a todos los sectores. Incluso aquéllos tradicionalmente más alejados de la tecnología están identificando las enormes ventajas que ésta ofrece. Los servicios legales no son una excepción y están inmersos en profundos cambios en su manera de operar para incorporar las prestaciones que las nuevas tecnologías aportan. De hecho, el gasto tecnológico a nivel mundial de los despachos de abogados y de las asesorías in house aumenta a un ritmo anual del 25 %.

A pesar de ello, todavía encontramos multitud de procesos manuales, lentos y basados en papel que no solo suponen altos costes, sino que también acarrean errores y duplicación de esfuerzos.

Adicionalmente, la profesión jurídica se enfrenta a dos importantes retos:

  • Por un lado, la necesidad de alejarse de trabajos con poco valor añadido para centrarse en actividades de asesoría legal más estratégicas y de mayor impacto para los clientes. Solo de esta manera, las firmas de servicios legales podrán soportar la presión sobre el nivel de tarifas mantenido hasta la fecha.
  • En paralelo, observamos un notable aumento de requisitos regulatorios motivados por los nuevos modelos de negocio, así como por la globalización de las operaciones. A pesar de la implantación de un buen número de tecnologías digitales como la firma electrónica, blockchain o la gestión informática en la nube, éstas se utilizan principalmente en el sector privado, mientras que en las Administraciones Públicas de muchos países aún perviven procedimientos manuales y documentación en papel, ahondando en las ineficiencias y errores antes mencionados.

La tecnología permite abordar estos retos. Mediante soluciones tecnológicas de última generación podemos conectar más que nunca las tareas ejecutadas por personas con las realizadas por los sistemas. Las organizaciones que sean capaces de implantar nuevos procesos que integren ambos actores serán las que consigan diferenciarse y destacar en un mercado cada vez más competitivo.

No obstante, la implantación de nuevas tecnologías puede ser un proceso complejo y difícil de digerir en una organización. Por ello es fundamental seleccionar aquellas tecnologías que puedan implantarse de modo ágil y que, por tanto, den resultados lo antes posible.

Y para ello hay que clasificar las tareas en aquéllas que son más adecuadas para ser realizadas por un sistema tecnológico (las más rutinarias), frente a aquéllas que son más adecuadas para ser realizadas por una persona.

La pandemia, el ‘plot point’ en la metodología de trabajo de los profesionales jurídicos

Para los profesionales del derecho, la pandemia por COVID-19 será recordada como el plot point (punto de giro) entre la metodología de trabajo que utilizaban antes con respecto a la actual. Los bufetes de abogados, las asesorías jurídicas de las empresas e incluso los departamentos legales de la Administración, están recurriendo como nunca antes a la tecnología y a una mentalidad de aprendizaje que permite a los profesionales hacer su trabajo de una forma mucho más eficiente. Cada vez más están entendiendo que, a pesar de los costos iniciales, invertir en tecnología redunda en un servicio aún mejor a los clientes y generar mayores ingresos en el caso concreto de los despachos de abogados.

La pandemia ha llevado a las organizaciones a modificar su filosofía de trabajo basada en el «presentismo» para considerar no solo aceptable, sino conveniente, que los empleados trabajen de forma remota, considerando adoptar a largo plazo los nuevos patrones de trabajo.

La explicación es muy sencilla, si los abogados trabajaban de forma remota, también lo hacían sus clientes. Las necesidades de todos ellos habían cambiado y a menudo ambos estaban aprendiendo mientras trabajaban, lo que ha llevado a acelerar el proceso ya iniciado de flexibilización de las tareas.

En paralelo están haciendo un gran esfuerzo por atraer talento e integrar profesionales que lleven en su ADN la transformación digital para mejorar el servicio al cliente y actualizar los procesos antiguos.

En línea con lo anterior, muchos despachos se han percatado de los beneficios de establecer una estrategia win-win, mediante la que los abogados más tecnológicos se beneficiarán del conocimiento de los más experimentados en la profesión, al tiempo que estos podrán asumir con confianza nuevos tipos de asuntos y ofrecer un servicio excepcional. De esta forma, los bufetes están recurriendo a la tecnología, pero también a una mentalidad de aprendizaje para permitir que los abogados hagan su mejor trabajo y sirvan a los clientes de manera efectiva.

Los responsables de los bufetes y de las asesorías jurídicas de empresa están entendiendo que, a pesar de los costos iniciales, invertir en tecnología y herramientas puede ayudarles a atraer y retener a los mejores talentos, proteger su información, brindar un servicio aún mejor a los clientes y, en última instancia, generar mayores ingresos y ganancias por socio.

El Legaltech ha explotado en los últimos cinco años al brindar a los profesionales más tiempo para centrarse en el trabajo estratégico del cliente en lugar de tareas repetitivas y de bajo valor.

Los entornos de trabajo híbridos están chocando con expectativas cada vez más altas de los clientes y asuntos más complejos. Las innovaciones Legaltech más poderosas utilizan al menos algo de inteligencia artificial. Mientras que la tecnología 1.0 simplemente digitaliza tareas manuales, las herramientas basadas en el aprendizaje automático procesan las mejores prácticas fruto de la prueba acierto/error de otras personas.

Las nuevas herramientas han demostrado que pueden mejorar significativamente la eficiencia a medida que los profesionales jurídicos avanzan en la resolución de los asuntos de sus clientes.  Sin embargo, la mayoría de los despachos han descubierto que estas herramientas deben ofrecer una premisa: ser fáciles de aprender y usar. Si es demasiado disruptiva con respecto al proceso de trabajo al que están acostumbrados, su adopción se descarta con facilidad. En caso contrario, la mayoría prefiere quedarse con su proceso tradicional, incluso siendo conscientes de que no es perfecto, para evitar invertir demasiado tiempo y esfuerzo en aprender algo nuevo. Dicho de otro modo, esperan el mismo nivel de sofisticación y facilidad de uso que encuentran en sus herramientas habituales de trabajo o las que utilizan en sus interacciones con las entidades (aplicaciones de banca personal) o las redes sociales.

Conclusión

Aún están por verse todos los cambios que a largo plazo conllevará la implementación de soluciones Legaltech en la forma en que trabajan los bufetes de abogados. Sin embargo, lo que ya está testado es el potencial de la tecnología para ayudar a los profesionales a hacer mejor su trabajo de manera más eficiente y desde cualquier lugar. También ayuda a los bufetes tanto a reclutar como a retener a los mejores talentos, a servir a sus clientes de manera más eficiente y efectiva y, en última instancia, a aumentar los ingresos y las ganancias por socio.

Es muy probable que la pandemia sirva como punto de inflexión ya que muy pocos despachos volverán a tener a todos sus empleados, ni siquiera a la mayoría, trabajando físicamente en la oficina cinco días a la semana.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.