LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

28/09/2022. 14:35:44

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La importancia del personal branding para abogados

Consultora de Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa en iMades Communicatio

Por marca personal, o personal branding, se entiende la construcción que realiza una persona de su identidad para informar al target objetivo de quién es y cuáles son los valores y cualidades que le hacen único y que, por tanto, le diferencian del resto de profesionales del sector. Así, es la imagen que una persona proyecta de sí misma, especialmente en el entorno online debido al auge de la digitalización, con el objetivo de forjar una percepción y dejar una huella en los potenciales clientes.

En este sentido, al igual que cuidar el desarrollo de una identidad corporativa e imagen de marca es un deber para todas las empresas, la construcción de una marca personal poderosa debería ser una misión obligada para todos aquellos profesionales que quieran exprimir al máximo su potencial y situarse por delante del resto en la mente de los potenciales clientes. Esto cobra una relevancia mayor en sectores como el Legal, donde la competencia se está recrudeciendo debido a la proliferación de firmas legales y abogados que están adquiriendo una fuerte presencia en Internet. Esto provoca que hoy en día no sea suficiente con ser un buen profesional del derecho para alcanzar al cliente potencial y que este contrate sus servicios, sino que hay que ser capaces de demostrarlo.

Así, en un contexto digital sobresaturado de información, uno de los mayores valores diferenciales para un profesional de la abogacía es ser capaz de darse a conocer, posicionarse y diferenciarse, pues el éxito dependerá de la percepción que los demás se generen sobre esa persona. Esto evita, además, que sean terceros quienes se encarguen de generar un sello de identidad online que puede resultar negativo en ocasiones.

Beneficios de desarrollar la marca personal para abogados

Lo que no se comunica no existe. Un profesional que decide pasar inadvertido en Internet está perdiendo la oportunidad de tener visibilidad en el universo digital donde la oferta de servicios es cada vez mayor. Esto supone que si otros profesionales del sector, y por tanto sus competidores, cuidan su marca personal online, estarán ganando posiciones en la mente de los potenciales clientes con los beneficios que ello conlleva.

Además, el descuidar la marca personal supone un riesgo para la imagen y reputación del abogado/a y su compañía, pues no siempre la información que publiquen sobre él/ella terceras personas va a ser cierta ni resultar beneficiosa dada la complejidad de las acciones que tienen lugar en el entorno legal, donde las decisiones judiciales no siempre son aceptadas de buen grado por la sociedad. Esto se puede evitar generando contenido propio de valor de forma regular para asegurarse una percepción positiva. Y, a través de esto, se estará consiguiendo una ventaja adicional como es la generación de confianza, algo vital para los profesionales del derecho. En este sentido, cuando una persona se muestra activa en redes sociales se incrementa la sensación de credibilidad y cercanía que transmite a sus seguidores y, por extensión, la confianza depositada en ella y en su despacho.

Por otra parte, el objetivo de gestionar la marca personal es comunicar los valores que esa persona tiene y las acciones que lleva a cabo para convertirse en alguien único y respetado en su sector. De este modo no solo ello aporta valía a su perfil profesional, también genera valor para su despacho. Esto supone maximizar las oportunidades de negocio al ganar notoriedad como marca, pues un profesional reputado aumentará las posibilidades de ser invitado a participar en eventos, tales como formaciones o conferencias.

Otro beneficio a resaltar para aquellos que cuidan su marca personal y se posicionan como referentes en su sector o en un área de conocimiento es su mayor capacidad para convertirse en un modelo a seguir por el resto de empleados. De este modo, las probabilidades de que estos se conviertan en embajadores de marca aumentan considerablemente con la repercusión positiva que esto genera para el despacho.

Por otra parte, a nivel individual, las ventajas que obtiene el abogado al cuidar su marca personal son: mejora de la proyección profesional al convertirse en un líder visible, influyente y respetado que participa en una diversidad de actividades; así como una mayor presencia y mejora de la relación con medios de comunicación, lo que redunda en un incremento de su notoriedad y generación de buena reputación.

Pasos para crear una marca personal

Realizar un autoanálisis

Saber reconocer los puntos fuertes y débiles de uno mismo es fundamental antes de desarrollar una estrategia de marca personal. Al respecto conviene realizar una labor de autoanálisis para tener claro cuáles son los valores y elementos diferenciales que mejor  definen a uno mismo, así como las áreas de especialización. Esto supone también analizar a la competencia para centrar la comunicación en todas las fortalezas encontradas.

Fijar objetivos concretos

Hay que establecer metas a corto, medio y largo plazo concretas y factibles, tales como ganar notoriedad en el sector o posicionarse como experto en un área del derecho. Una vez establecidos estos objetivos se deben identificar aquellos grupos de personas a los que se quiera impactar. Un consejo es seleccionar y analizar a aquellas que sirvan de inspiración para ver cuál es su estrategia y su comportamiento con su audiencia para buscar un valor diferencial con ellos o evitar errores que puedan estar cometiendo.

Crear perfiles propios en redes sociales

Las redes sociales son hoy en día el mejor escaparate digital para acercarse a los clientes, los cuales dedican gran parte de su tiempo a la consulta e interacción en estas plataformas. Ello requiere seleccionar aquellas que mejor se ajustan al entorno profesional y necesidades para crearse un perfil. Una de las más usadas y aconsejables es LinkedIn, por ser la red profesional por excelencia, pero también otras como Facebook, Instagram o Twitter pueden ser interesantes en función del objetivo y target a alcanzar. No obstante, no por estar presente en un mayor número de redes sociales se tendrá mejores resultados. Una vez elegidas hay que mostrarse activo y realizar publicaciones regularmente.

Apostar por un blog jurídico

Una de las cuestiones que más confianza generan a la hora de decantarse por los servicios de un abogado es su formación y experiencia demostrada en un área de especialización. Al respecto, un blog es una herramienta muy útil para mostrar todos los conocimientos que se tienen en una materia y éxitos conseguidos y aportar valor. Con ello se logrará ser reconocido como experto en un área de especialización y labrarse una buena reputación en la materia.

Ser capaces de transmitir confianza

Aunque los clientes se inclinan por profesionales que les inspiren cercanía, esto no significa descuidar la imagen profesional. Tanto en los mensajes transmitidos como en los recursos gráficos, tales como fotografías que se publiquen en redes sociales, es imprescindible cuidar la calidad para proyectar confianza y una imagen de seriedad.

Publicar contenido de valor

Hay que publicar información de valor para llegar a la audiencia y para ello hay que buscar la manera de transmitir conocimientos de forma única, por ejemplo a través de noticias de actualidad, guías y consejos para resolver problemas jurídicos o difusión de eventos. Además,  resulta útil compartir contenido de otras personas relevantes del sector para forjarse una red de networking y estar informado de eventos legales, jornadas formativas o talleres de interés.

Generar engagement

La última clave es interactuar con los seguidores, responder a sus dudas y comentarios o agradecer que compartan contenido. Esto incrementa las posibilidades de que vuelvan a hacerlo y refuerza la cercanía al permitir establecer vínculos más sólidos.

Alinear la marca corporativa del despacho y la marca personal

Si el abogado/a trabaja para un despacho, este ya tendrá forjada su marca corporativa como bufete. En este caso es importante que la marca personal y la corporativa estén alineadas para lo cual sería conveniente difundir el mismo propósito y valores, si bien exponiendo aquellas cualidades que como profesional aportan un plus de valor al despacho.

Por todo ello, si los profesionales del derecho quieren diferenciarse en un mercado competitivo como el actual es un requisito imprescindible desarrollar la marca personal. Y, para fortuna de todos ellos, es un reto accesible. El trabajar la marca personal posibilita romper la barrera abogado-consumidor que aporta una imagen de los primeros como personas frías e inaccesibles. De esta manera, se genera un clima de confianza que los atrae y fideliza con la marca.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.