LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

07/02/2023. 13:17:27

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Defender lo indefendible

Coordinador del Practicum de la Abogacía, Ed. Aranzadi

Alberto Palomar Olmedo

Probablemente nada hay más impopular en estos momentos que defender la «causa funcionarial». Las consideraciones que siguen admiten cualquier planteamiento que se pueda realizar en clave de solidaridad y compromiso nacional. Se sitúan en otro plano: la necesidad de estima de lo público y de quienes lo representan. Abordemos, para ello, algunos de los tópicos más comunes.

  • Los funcionarios son muchos. Esta afirmación tiene escaso fundamento científico, porque en la Administración no está fijada la producción, con lo que, si no se sabe lo que hay que hacer, menos se sabe cuántos deben hacerlo. Pero, en todo caso, debe recordarse que los funcionarios no son responsables de que sean muchos.
  • Los funcionarios producen poco. Otro gran tópico que se deshace cada día en muchas oficinas públicas donde se asume el trabajo existente con rigor, dedicación y profesionalidad. Pero, sí así no fuera, ¿son responsables los funcionarios de que el régimen disciplinario no se utilice?
  • Los funcionarios no están donde deben estar en términos geográficos y funcionales. Una vez más la pregunta es ¿son culpables los funcionarios de que no exista dirección y responsabilidad pública?

Los funcionarios no son culpables -sólo solidarios- con una crisis económica que ellos no han provocado. Ni concedieron los préstamos que condujeron a la situación de dificultad económica, ni apostaron por un sistema productivo que se basaba en el ladrillo y, sobre todo, no se lucraron del éxito económico, porque nunca su capacidad adquisitiva se ve compensada con los éxitos del mercado.

A partir de ahí, es razonable entender que cuando el Estado no les puede pagar recorte sus salarios, pero debe hacerse con respeto. Que los sucesivos gobiernos hayan marginado de sus políticas públicas las correspondientes a la reforma de la Administración no es responsabilidad de los funcionarios, sino de quienes olvidaron la importancia de reformar la Administración, adaptarla a los nuevos tiempos, convertirla en un ente eficaz, eficiente, solvente y prestador de servicios. Aquellos olvidos no pueden confundirnos. La «asignatura» reforma de la Administración está por aprobar y, en especial, la conformación de un estrato directivo y responsable de la operatividad diaria.

Mientras esto no ocurra, sólo cabe decir que una situación como la presente exige compaginar solidaridad con respeto y con una pregunta. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿No hay nadie responsable de estar donde estamos? Será que los funcionarios no se han sabido dirigir a sí mismos.

Si le ha interesado este texto, puede leerlo, junto con otros en

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.