LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

10/12/2022. 07:41:24

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿El fin de la batalla?

es analista del Gertrude Ryan Law Observatory

Antonio Legerén Molina

Tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo de California prohibiendo los matrimonios homosexuales, en este artículo se repasan los principales acontecimientos legales y judiciales que se han producido en dicho Estado relativos al reconocimiento del same sex marriage. Asimismo, también se apunta el estado de la cuestión en otros Estados de la Unión.

Algo está sucediendo en USA en relación al same sex marriage. Y es que de unos años a esta parte hemos asistido a la batalla legal y judicial por el reconocimiento del "matrimonio homosexual" en varios Estados, de modo especialmente intenso en el de California.

Que haya sido California donde se ha librado de manera más fuerte esta contienda tiene su importancia, entre otras razones, porque allí existe un poderoso lobby gay y porque es el Estado más poblado de USA de manera que, en cierto sentido, lo que allí ocurra tiene particular influencia en el resto. Buena prueba de ello es que cuando en febrero de 2004 el alcalde de San Francisco -Gavin Newsom-, vulnerando la legalidad vigente, admitió la posibilidad de reconocer enlaces homosexuales, la mayoría de los Estados se apresuraron a introducir normativas en diversos niveles estableciendo la necesidad de la diversidad de sexos para el matrimonio: 17 Estados incluyeron tal reconocimiento tanto a nivel constitucional como legal; 3 únicamente a nivel constitucional y 24 sólo a nivel de ley ordinaria. Tal aprobación del alcalde contradecía la Proposition 22 aprobada por un 60% de los votantes en marzo del año 2000 cuyo texto señalaba que "only marriage between a man and a woman is valid or recognized in California" (Cal. Fam. Code §308.5). Por ello, el Tribunal Supremo de dicho Estado ordenó en agosto de 2004 la paralización de las bodas gay al reconocer que Newsom carecía de autoridad para contradecir una ley californiana. En efecto, la ley no admitía los matrimonios homosexuales. Y es que los dos proyectos de ley partidarios de dicho matrimonio no llegaron a buen puerto ya que, pese a haber sido aprobados por la asamblea californiana, fueron vetados por su gobernador –Arnold Schwarzwnegger-. 

Con todo, en California continuó la controversia. Y en mayo de 2008 pareció que se había dado el último paso en el debate iniciado años atrás. El Tribunal Supremo de California en la sentencia In re Marriage Cases (183 P.3d 384) dio la razón a la ciudad de San Francisco, a varios grupos y a dos docenas de parejas homosexuales, y declaró contrarias a la Constitución de California las leyes de dicho Estado que impedían el matrimonio entre personas del mismo sexo. Con todo, tal resolución aplazó el ejercicio del derecho a contraer ese tipo de matrimonio hasta junio del mismo año. Entonces, el lobby gay celebró como "día histórico" la decisión del Supremo y el icono escogido para la ocasión consistió en la boda de dos mujeres octogenarias -Phyllis Lyon y Del Martin- que llevaban cincuenta años viviendo juntas. 

En respuesta a la decisión judicial, las asociaciones que defienden el matrimonio de hombre y mujer se movilizaron y recogieron más de un millón firmas para solicitar la introducción en la Constitución de California de una cláusula que reconocía la necesaria diversidad de sexos para contraer matrimonio: "only marriage between a man and a woman is valid or recognized in California". Esta enmienda constitucional, conocida popularmente como la Proposition 8 y cuya campaña a favor y en contra costó más de 60 millones de dólares, fue votada el 4 de noviembre pasado -a la vez que las elecciones presidenciales- con un resultado a favor de la introducción de dicha cláusula de algo más del 50%.

Tras dicho referéndum, el 26 de mayo de 2009 el Tribunal Supremo de California se pronunció nuevamente manteniendo la inicial prohibición de la posibilidad del same sex marriage. De todos modos, los activistas gays ya han anunciado que volverán a someter a referéndum el reconocimiento del matrimonio homosexual.

Recientemente, otros Estados de la Unión, a la vista de los resultados que parecían definitivos en la batalla legal librada en California, han dado pasos para reconocer el matrimonio homosexual. Por ejemplo, en New York existe un texto legal que está pendiente de aprobación por el Senado y en New Hampshire únicamente falta la firma del gobernador para su admisión. De aprobarse en tales Estados, ya serían siete los que admitirían tal tipo de unión pues Massachussets lo permitió en 2003 por medio de la conocida resolución Goodridge v. Department of Public Health (798 N.E.2d 941); Vermont, Connecticut y Iowa lo han reconocido en el último año; y en Maine la normativa entra en vigor a finales de este mes. Con todo, siguen constituyendo una amplia mayoría los Estados que no admiten este tipo de matrimonio. Ahora bien, si en California, donde parece que se ha llegado al punto final, cabe todavía reiniciar la pelea, lo mismo parece que habrá de suceder en estos Estados.

Junto con esto, también está por resolver la cuestión del reconocimiento por los Estados que no admiten el matrimonio homosexual de las bodas oficiadas en otro que sí lo admite: ¿será suficiente la Defense Marriage Act federal (28 U.S. C.A. §1738, 1996) para no reconocerlas o, tal y como reconocía David Paterson, Gobernador de New York, aplicarán otros Estados la Full Faith Credit Clause de la Constitución americana (U.S. Const. IV, 1) para su reconocimiento? Como se ve, en California ha terminado una batalla, pero en Estados Unidos la guerra no ha hecho más que comenzar.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.