LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/12/2022. 12:13:54

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La Ley de Obama: ¿Corsi et ricorsi?

analista del Gertrude Ryan Law Observatory

Aparicio Caicedo

El autor sostiene que el American Recovery and Reinvestment Act of 2009, proyecto de ley presentado por el Presidente Obama, pretende salvar a los Estados Unidos de la peor crisis de su historia.

El novel mandatario norteamericano quema sus primeros cartuchos en medio del más completo caos económico. Obama intenta nada menos que reinventar la rueda de la prosperidad, una vez más. Su proyecto de ley, denominado  American Recovery and Reinvestment Act of 2009, constituye un complejo cuerpo normativo avocado a salvar a los Estados Unidos de la peor crisis de su historia. Ha sido aprobado por la Casa de los Representantes, la cámara baja del parlamento. Ahora queda pendiente la ratificación del Senado, que parece dificultarse a medida que la sombra de la demagogia partidista se cierne sobre el Capitolio. Mientras tanto, el mundo entero aguarda con incómodo sigilo. España mirará este experimento legal con extremo detenimiento, buscando inspiración y ejemplo para detener el incontenible agujero negro en el que parece desmaterializarse la economía.

La propuesta legislativa de Obama es simplemente inabarcable. Se trata de un detallado y extenso catálogo de ayudas públicas, planes de modernización e incentivos, nuevos esquemas administrativos de control, etc. Se reparten miles de millones de dólares a diestra y siniestra, se establecen metas que suenan utópicas: desde la inversión en energías renovables hasta la total remodelación tecnológica del sistema sanitario y educativo. Un plan que sólo guarda paralelo histórico con el afamado New Deal, proceso de reforma con el que el presidente americano, Franklin D. Roosevelt, hizo frente a la Gran Depresión de 1930, proyecto que cambió para siempre las estructuras jurídicas de Estados Unidos, incluso sus esquemas constitucionales, y que sigue aún generando un intenso debate académico en todos los ámbitos.  

 Una de las características que más llama la atención de la propuesta de Obama es la extrema precaución que contempla sobre la fiscalización y la transparencia en el manejo de los fondos. No es de extrañar, ya que la opinión pública americana presenció durante el reinado republicano uno de los más penosos episodios de derroche de recursos públicos y corrupción. Precisamente, con el ánimo de evitar que esta colosal inyección de recursos fiscales se convierta en el festín de los lobistas, el proyecto prevé la creación de la Recovery Act Accountability and Transparency Board, un omnipotente órgano federal de vigilancia, especialmente concebido para prevenir el "despilfarro, fraude y abuso" en la gestión de las ayudas económicas.

Lo que necesita Estados Unidos y el mundo entero es mucho más que un simple programa de salvataje, mucho más. Lo que urge es un referente de cambio, de liderazgo, una realineación del cosmos ideológico. La extinción del darwinismo social, del laissez faire jurídico debe suceder, sí, pero tampoco vale contentarse con recalentar las proclamas estatistas de un progresismo constitucional que también probó sus límites hace mucho. ¿Corsi et ricorsi histórico? ¿Otro giro del péndulo? ¡Quién sabe! Roosevelt sostenía que la forma de concebir la función económica del Estado debía adaptarse siempre a la evolución de la sociedad, dado que la Constitución es un contrato social cuyas cláusulas "son tan viejas como la república, y tan nuevas como el nuevo orden económico".

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.