LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

05/12/2022. 22:25:26

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

¿Por qué un periodismo jurídico?

es colaborador de Legal Today

Martín Santiváñez Vivanco
es colaborador de Legal Today

El autor defiende la autonomía del periodismo jurídico y aboga por su implantación como una disciplina independiente que analice la realidad y se masifique con el fin de informar al público desde la perspectiva del Derecho, pilar de la sociedad civil.

La independencia alcanzada por la prensa económica es el fiel reflejo de un fenómeno que se ha extendido en el mundo de la comunicación global: el triunfo de la economía como variable explicativa del cosmos social. En efecto, el determinismo económico ha dado origen a un periodismo especializado en el que todo, absolutamente todo, es interpretado en clave financiera, asépticamente, con tecnicismos vedados a los profanos. El ceteris paribus económico se ha convertido en el arcano intocable, elevándose como el único prisma que esclarece los fenómenos sociales de manera eficiente y veraz.

Esta hipertrofia extravagante del mercado ha provocado que la prensa económica cobre autonomía y se vuelva rentable e imprescindible, con el objeto de responder a las exigencias de una sociedad que busca recibir la información en el idioma de las empresas, percibido como el del capital. La economía se convierte, entonces, en la categoría máxima de la hermenéutica civil, el escalpelo afilado que disecciona un proceso subterráneo que determina todo lo demás.

Esta percepción fatalista de las relaciones sociales -la economía como Gran Hermano- es parcial, fantasiosa y sumamente arbitraria. La economía es tan solo una de las dimensiones de la realidad. Y no siempre, ni mucho menos, la más importante. Si queremos analizar a cabalidad lo que sucede en nuestro entorno local o global, hemos de emplear otras disciplinas, metodologías disímiles, variables distintas que han de mudar de caso en caso.

Por ello, si se impone un análisis total, una visión global, el derecho tiene mucho que decir. Existe una prensa económica autónoma en tanto disciplina, merced al mercado. Y es necesaria, claro que sí. Lo que ella aporta en clave empresarial es importante. Pero no infalible. El periodismo jurídico, por su parte, aporta la otra dimensión esencial del debate público: el entramado legal, la praxis judicial, la materialización del poder en las instituciones. En suma, el armazón de la potestas. Y el escudo de la libertad.

Sucede, sin embargo, que mientras la economía se ha vulgarizado y su léxico penetra en todos los ambientes, el derecho se procedimentaliza, convirtiéndose en una técnica de difícil acceso para aquellos que no tienen formación legal. Esta situación ralentiza el desarrollo de un periodismo jurídico masificado rindiéndolo al guetto de la profesión. El periodismo jurídico tiene que romper con las barreras artificiales que algunos pretenden imponerle y trascender, socializarse, indexarse en la realidad de los mass media, no como un satélite, y sí como una rama del periodismo tan autónoma como la prensa económica, porque tiene un objeto de difusión importante como el de la economía, y la economía, sin el Derecho, deviene en tiranía, barbarie y capitalismo salvaje.

En efecto, la megalomanía del mercado ha transformado las relaciones en la prensa. Y el equilibrio, si ha de recobrarse, sólo será mediante el desarrollo de otras ramas del periodismo que aborden la realidad desde nuevas perspectivas, más completas, especializadas, sí, pero no totalitarias. El periodismo jurídico es necesario en una época de crisis en la que las instituciones son violentadas con la aquiescencia o la ignorancia del público. El periodismo jurídico es imprescindible porque la mirada global del derecho –ars aspergendi– se centra en la realidad, se nutre y propone soluciones que emanan de ella. El periodismo jurídico es vital porque el sentido común del Derecho, que vive pegado al día a día, está curtido en lo micro, desconfía de lo macro y apuesta por el reformismo.

La gran revolución de la sociedad civil sólo ha de materializarse de la mano de su aliado natural, el Derecho. Así, transitando por el sendero de la ley y avanzando en el derrotero del Derecho, lograremos establecer una sociedad más justa y solidaria, libres, por fin, de la tiranía de cualquier determinismo que el Estado, el mercado, u otro ídolo de bronce nos pretenda imponer.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.