LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

02/02/2023. 09:08:16

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Reflexiones antes de establecerse en China

Socio Director de Cortizo Abogados

La coyuntura económica actual está provocando que muchas empresas, sobre todo pymes, donde no está tan arraigada la experiencia internacional, miren al extranjero con el objetivo de contrarrestar la bajada en la cuenta de resultados que muchas de ellas están sufriendo en los últimos años.

El hecho de que una empresa adopte la importante decisión de "internacionalizarse" es, en sí mismo y a priori, positivo, por cuanto va a permitir a la empresa acceder a otros mercados y diversificar los riesgos que en momentos puntuales puedan surgir ante situaciones de crisis en las economías nacionales. Ahora bien, las empresas deben saber que la internacionalización conlleva un previo periodo de reflexión y no debe ser vista nunca ni como una necesidad ni como la solución a la situación económica actual, es un reto, y éste debe ser el punto de partida a la hora de adoptar la difícil y excitante decisión de "salir" al extranjero. En caso contrario, estaremos abocados al fracaso cuando las empresas busquen resultados positivos en plazos extremadamente cortos que en la mayoría de los casos no se producen. "Internacionalizarse" requiere un proceso de inversión, adaptación y establecimiento en el país cuyos primeros resultados positivos para la empresa se vean a lo largo de varios años y que nos permitan hablar de un proyecto sostenible a largo plazo.

            El caso de China, segunda economía mundial, y único país que durante los últimos veinticinco años ha crecido a un ritmo medio vertiginoso de un 9% del PIB, presenta múltiples particularidades que determinan necesariamente un proceso de reflexión previo a la decisión de establecerse en el gigante asiático. Durante esta etapa resulta imprescindible responder a tres importantes cuestiones: "Dónde", "Cómo" y "Cuándo" establecernos en China.

            En cuanto al "Dónde", China no es sólo un mercado, es un mercado de mercados, con una población cercana a los 1.400  millones de habitantes y con más de 50 ciudades, la inmensa mayoría de ellas desconocidas para la gente, cuyas poblaciones superan el millón de habitantes. Todas estas características determinan que, en primer lugar, debamos decidir en qué "mercado" dentro del mercado chino queremos establecernos.

            Las empresas siempre se fijan en las ciudades más conocidas (Beijing, Shanghai o Hong Kong) pero se olvidan de otras muchas como Guangzhou, Tianjin, Chengdu o Chongqing, cuyas poblaciones están cercanas a los diez millones de habitantes, y que pueden ser, sin ninguna duda, un excelente punto de partida para nuestro establecimiento en China, eliminando de esta manera la voraz competencia que existe en las urbes más conocidas.

            Por lo que se refiere al "Cómo", existen diversas estructuras jurídicas que las empresas pueden adoptar en su establecimiento en China: Oficina de representación, WFOE (Wholly Foreign Owned Enterprise) o Joint Venture con un partner chino.

            La decisión sobre la estructura jurídica a adoptar vendrá, en ocasiones, impuesta por el propio Gobierno Chino ya que hay sectores "estratégicos" en China donde sólo podremos entrar a través de una Joint Venture con un socio chino, ostentando la parte china el 51% del accionariado; y en otras, la decisión será exclusivamente empresarial, siendo absolutamente necesario un adecuado asesoramiento legal antes de la adopción de cualquier decisión.

            Una WFOE (empresa con capital extranjero) nos permite crear nuestra propia empresa en China con capital totalmente español evitando de esta manera los "quebraderos" de cabeza que un partner chino nos puede ocasionar. Mientras que las oficinas de representación han sufrido recientemente una importante modificación legislativa que ha incrementado los requisitos para su constitución; circunstancias ambas que analizaremos en posteriores artículos.

            Por último, respecto al "Cuándo", cualquier momento es bueno para establecerse en China, si bien, cuanto antes tomemos la decisión, mejor posicionados estaremos en un país cuyas previsiones son que en el año 2020 sea la primera potencia económica mundial con una clase media compuesta por 600 millones de habitantes (según la Academia de Ciencias Sociales de China). Esta última cifra es extremadamente importante ya que, en la actualidad, la clase media china apenas alcanza los 120 millones de personas, lo que supondrá que casi 500 millones de ciudadanos chinos se incorporen al mercado del consumo provocando un cambio sin precedentes en el poder de compra.

            Antes de decidir el "Cuándo", es frecuente que las empresas acudan a alguna de las numerosas ferias sectoriales que se celebran en China. En la mayoría de las ocasiones lo hacen con el objeto de "tantear" el país antes de tomar una decisión sobre si establecerse o no en China, pero cometen uno de los mayores errores que, en determinados casos, crea un grave problema a la empresa: acuden a esas ferias promocionando sus productos o servicios sin haber protegido antes sus marcas ante la Oficina de Marcas dependiente del Ministerio de Industria y Comercio Chino.

            En el Derecho Marcario Chino no existe la "marca notoria" por lo que de nada sirve que llevemos décadas haciendo uso de nuestra marca en España o incluso a nivel internacional siendo plenamente reconocida por el consumidor. La razón es que en China quien registre primero "nuestra marca" será quien tenga los derechos que dicho registro otorga, entre ellos derecho a usar la marca en exclusividad y, lo que es más grave, derecho a excluir del mercado a aquellos que hagan uso de la marca registrada. Así hoy nos encontramos con la paradoja de que a alguna empresa española no se le permite entrar en China con su marca ya que ésta ha sido registrada con anterioridad por un tercero, siendo en este caso la empresa española quien está infringiendo el Derecho Marcario Chino.

            Ante esta situación (registro de nuestra marca en China por un tercero) sólo tenemos dos opciones: o desistimos de hacer uso de nuestra marca, creando una marca ex profeso para el mercado chino, o bien entramos en una negociación con el "tercero" que nos llevará en la mayoría de los casos a tener que pagar un "peaje" de decenas o cientos de miles de euros para poder hacer uso de nuestra marca en China.

            En conclusión, antes de ir a China las empresas deben abrir un periodo de reflexión acerca del "Dónde", "Cómo" y "Cuándo", derivando dicho proceso en la toma de decisión correspondiente y, lo que es más importante, deben protegerse siempre antes de promocionar sus productos o servicios en China.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.