LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

07/02/2023. 08:24:43

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Europa y España reducen su atractivo en renovables ante los inversores internacionales

Licenciada en Periodismo

Licenciado en Derecho

Bola de mundo y grúas

Los cambios regulatorios y la falta de incentivos en energías limpias han pasado factura a algunos estados miembros de la Unión Europea, según la última clasificación de países más atractivos para invertir en renovables de la consultora Ernst & Young. Por el contrario, China y otras potencias emergentes confirman su atractivo en los mercados internacionales.

A nivel global, las inversiones en energías renovables han sido uno de los negocios que más se han resentido con la crisis económica y, aunque las inversiones están regresando, no todos los mercados se están recuperando de igual manera.

Un informe reciente de Ernst & Young ha evaluado a nivel internacional las inversiones sobre el sector de renovables, un documento en el que se constata la primacía de China, que ha retomado su posición predominante en los mercados frente a Estados Unidos (una posición que no ocupaba desde mayo de 2013). La fórmula de su secreto no es otra que una ambiciosa política para promover el avance tecnológico en energías limpias, un avanzado mercado de cuotas de carbono y la apertura de oportunidades de negocio a inversores extranjeros.

Por su parte, Estados Unidos y la Unión Europa continúan perdiendo terreno frente a los mercados emergentes en pleno crecimiento, como India, Brasil, Chile, Sudáfrica o Kenia. En cuanto a las razones de dicho cambio, el documento de la firma británica señala un problema claro de regulación: la lentitud en la aprobación de proyectos dinamizadores para el sector y las reformas que han reducido sus beneficios, no han tranquilizado a los inversores a largo plazo.

Según el analista Alexis Gazzo, experto en energías renovables en Ernst & Young, los movimientos significativos en este ranking no hacen sino "reforzar la idea de que las atractivas perspectivas en este sector no son una responsabilidad exclusiva de los mercados tradicionales" sino que, en las actuales condiciones de globalización, "las oportunidades están llegando tanto a los países desarrollados como aquellos en desarrollo". Cabe señalar, eso sí, que los países desarrollados, en especial los de la OCDE, son actualmente los mayores consumidores de electricidad del mundo y también, los que están poniendo más trabas económicas y políticas a la expansión de las energías renovables, según un informe publicado en agosto por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El contexto europeo, marcado por la disparidad

Desde 1990, o incluso se podría decir que mucho antes, la Unión Europea ha apostado sin complejos por nuevas formas de producción de energía que condujeran a la reducción de emisiones de carbono, creando nuevas industrias y tecnologías limpias, apostando por nuevas infraestructuras y un modelo de distribución más equilibrado.

En este sentido, las acciones comunitarias "resultan ejemplares", dice este estudio, ya que "no existe ninguna zona económica en el mundo que haya realizado mayores esfuerzos ni haya apoyado tanto las energías renovables".

Ahora bien, el mercado europeo, a pesar de estas intenciones, se ve limitado por la ausencia de un marco legislativo claramente definido para las energías renovables después de 2020, además de un problema de infraestructuras insuficientemente avanzadas según la AIE. En este sentido, el informe de Ernst & Young sugiere a la UE tres ejes de acción: respaldar mecanismos de apoyo a las renovables, avanzar en las interconexiones transeuropeas y fomentar la transparencia de los costes.

Uno de los grandes problemas que enfrenta la UE es la disparidad entre las diferentes políticas de los estados miembros en materia de renovables. De acuerdo con la clasificación de E&Y, mientras los inversores ven con buenos ojos a Alemania (tercer país más atractivo para el capital extranjero), España e Italia se han convertido en un modelo internacional del impacto negativo que pueden tener las políticas restrictivas en la implantación y desarrollo de las tecnologías más limpias en la producción de electricidad.

En el caso español, el Gobierno aprobó en 2013 la supresión del histórico sistema de primas a energías limpias del que se había beneficiado gran parte de la industria desde hace más de una década. Las diferentes moratorias y la aprobación de las últimas medidas para el sector, han rebajado el atractivo para los inversores internacionales. La posición actual de España en el puesto 22 de la clasificación de E&Y, supone un retroceso de tres peldaños respecto al trimestre anterior y dista mucho de cómo eran las cosas hace apenas 4 años, cuando se situaba en el "top ten" entre los países preferidos para el capital extranjero. A consecuencia de los cambios regulatorios en materia energética desde 2011, sólo Iberdrola, cita el informe de E&Y, ya ha anunciado pérdidas por 1.400 millones de euros.

Precisamente, como alerta la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) en su informe sectorial de 2014, la morosidad se está convirtiendo en el gran caballo de batalla de este sector, el segundo con más dificultades financieras sólo por detrás de la construcción. Se prevé, incluso, que la tasa de endeudamiento de las energías verdes en España alcance el 4,74%, casi un punto más que el año pasado.

Tanto en este caso como en el de Italia o Reino Unido, las reformas legales, los cambios en los subsidios y la falta de perspectivas para los inversores, no han hecho sino transformarse en un éxodo de capital. Así las cosas, Gazzo confirma que con estas condiciones, "tanto las empresas como los gobiernos deberían repensar sus estrategias energéticas para asegurarse una ventaja competitiva a largo plazo".

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.