18 de septiembre de 2019 | 03:13
LEGAL TODAY. POR Y PARA ABOGADOS
 

Herramientas para el texto

Blog Manual Interno de Gestión

29 de Julio de 2011

Óscar Fernández León

Abogado. Experto en habilidades profesionales
@oscarleon_abog

Un descanso reparador

Por fin llega el periodo vacacional para los abogados, que como todos sabemos, suele coincidir con el periodo en el que la actividad de nuestros Juzgados y Tribunales se reduce considerablemente y con ello nuestra intervención profesional. Es el momento de descansar y reponer fuerzas ante el próximo ejercicio que se encuentra a la vuelta de la esquina.


Como abogados sabemos que el derecho a las vacaciones, desde una perspectiva jurídica laboral, se caracteriza porque éste no tiene por objeto una finalidad retributiva sino que constituye una respuesta obligada al natural desgaste que el trabajo produce, con el fin de obtener la recuperación física y psíquica del trabajador.  En consecuencia, el ejercicio de este derecho está íntimamente vinculado a su disfrute durante el correspondiente periodo.

Esto es lo que nos dicen los órganos judiciales sobre las vacaciones, pero ¿sabemos como éstas afectan a la abogacía?

Comencemos con una pequeña introducción histórica.

Las vacaciones modernas nacen en el periodo de entreguerras, una vez superado el temor a la exhibición de los cuerpos desnudos al sol (¿recordáis esas imágenes entrecortadas en blanco y negro de principios de siglo?). En aquel entonces, los medios de comunicación comenzaron a publicitar la bonanza para el organismo de pasar unos cuantos días alejados del trabajo y de las actividades rutinarias. No obstante, todavía, las vacaciones quedaban reservadas para las clases altas de la sociedad.

Concluida la Segunda Gran Guerra, la clase obrera accede a las vacaciones pagadas dando con ello al nacimiento del denominado turismo social. Estados Unidos, Europa y países sudamericanos como Argentina, comenzaron a tomar medidas legislativas y sociales para amparar este incipiente derecho, llegándose a la situación actual en el que desde las instituciones nacionales e internacionales se viene admitiendo, sin ambagües, que el derecho de todo trabajador a disfrutar de vacaciones anuales retribuidas debe considerarse un principio del Derecho social internacional de especial importancia.

Pero, ¿Qué ocurre con la abogacía? ¿Disfruta de sus vacaciones?

Para responder a estas cuestiones citaremos un estudio realizado en el año 2008 por EXPANSION y expansión.com sobre las medidas que ponen en marcha los despachos para facilitar las vacaciones de sus empleados y abogados, si bien hay que tener en cuenta que el sondeo se realiza entre veinte de los principales despachos españoles. Estas son las conclusiones:

  • Cada abogado tiene 25 días laborables de vacaciones de media al año.
  • Casi la totalidad de los despachos obligan a sus empleados a cogerse tres semanas de sus vacaciones en verano.
  • Sólo el 52% de los bufetes tiene jornada intensiva en verano.
  • El 76% de los despachos disfrutan de la tarde del viernes libre en los meses de verano y el 57% lo hace durante todo el año.
  • Casi la mitad de los bufetes permiten a sus abogados "relajar" su vestimenta durante el periodo estival.
  • El 38% tiene implantado acuerdos con empresas para facilitar la preparación de las vacaciones a los trabajadores.
  • Sólo el 24% de los despachos que operan en España realiza actividades para los hijos de los empleados.
  • La gran mayoría de los bufetes celebran una comida, cena o fiesta antes de las vacaciones.
    Únicamente el 10% de los despachos obliga a sus abogados a atender su móvil y/o Blackberry en vacaciones, pero la mitad de ese 90% restante, pide a sus abogados que sean "responsables".

Si bien estos datos corresponden al 2008 y se refieren a grandes despachos, considero que en la mayoría de las situaciones tratadas se ha producido una evolución favorable al ejercicio de las vacaciones en estos últimos años. Es más, considero que la mayoría de dichas situaciones y porcentajes, exceptuando algunas medidas propias de los grandes despachos, se ajustan a la práctica del espectro de los despachos medianos. 

En fin, con esta pincelada sobre las vacaciones nos despedimos, deseando a todos los lectores de legaltoday un descanso reparador en compañía de familia y amigos. 


  • Comparte esta noticia en linkedin

Blog


Datos personales

UN MANUAL INTERNO DE GESTION CONVERTIDO EN BLOG. Verdaderamente ilusionados, Óscar Fernández León y Eduardo Olarte Soto, lanzamos este blog cuya finalidad es ...ver perfil

Archivo del blog

 
 

Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad. Antes de continuar por favor lea nuestra nueva Declaración de Privacidad. Además utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder ofrecerle las mejores opciones mediante el análisis de la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información pulse aquí.   Aceptar