LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

29/06/2022. 07:49:17

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La revolución del Legaltech: otra herramienta más para la consolidación de la igualdad de género

María Elena Juan Serna. Asociada BAYLOS

Hace unos días me propusieron escribir un artículo sobre Legaltech e Igualdad. Curiosa por la interrelación entre estos dos temas, realicé una labor de introspección, en primer lugar, para saber cuál es mi opinión sobre la situación actual de la Igualdad de género en el mundo profesional y, en segundo lugar, llevé a cabo varias búsquedas para escuchar a otros profesionales – mujeres y hombres – que me pudieran aportar una visión global del Legaltech.

Reflexionando sobre mi trayectoria profesional, me he dado cuenta de que, cuando entré en el mercado laboral no me planteé que mi género pudiera suponer un límite ni un condicionante para mi desarrollo profesional. Siempre he medido mis aptitudes en el trabajo y mi capacidad de crecimiento tomando como base mi nivel de formación, mi desempeño y, sobre todo, como no, mis resultados.

Entiendo que mi miopía puede deberse a mi educación marcada por un: “tú todo lo puedes y lo vas a lograr”. Es posible, que esto haya podido desviar mi atención sobre el problema endémico de desigualdad socio-económica que afecta a las mujeres.

Es cierto que desde el prisma de la igualdad y más concretamente, desde la perspectiva de la inclusión de “invítame a bailar más allá de invitarme a la fiesta” y, sobre todo por sentido común, no basta únicamente con incorporarse al mercado laboral, sino que es necesario que: (i) se produzca una equiparación salarial entre hombres y mujeres y (ii) que se fomente el acceso equitativo a los puestos directivos.

En este sentido, suelo intentar no aferrarme a la estadística para según qué análisis; por ejemplo, no creo que el porcentaje de mujeres que están en puestos directivos sea un indicativo de igualdad per se, aunque reconozco que las variaciones porcentuales entre el salario de los hombres y mujeres que tienen el mismo puesto son bastante esclarecedoras y tienen poco margen de interpretación. 

Así, tras realizar una radiografía de la situación actual (cuyo diagnóstico no puede llevarse a cabo sin contar con un punto de partida que nos permita analizar la posible desviación o mejora respecto a la situación inicial), me he encontrado con que son muchas las mujeres que hoy lideran empresas en todos los sectores, incluyendo el tecnológico, o incluso que se embarcan en innovadoras iniciativas empresariales. Por lo tanto, está claro que el panorama ha cambiado y que la previsión es que siga en esta dirección.

De hecho, tengo la suerte de trabajar en un despacho de abogados constituido mayoritariamente por mujeres que, con independencia de su rango y posición dentro de la empresa, son para mí un referente de excelencia y de profesionalidad.

Desde mi situación, soy testigo directo de cómo mis compañeras de profesión impulsan y lideran numerosos proyectos de Legaltech que, o bien se relacionan directamente con la tecnología, o bien necesitan de ésta para conseguir alcanzar ciertos resultados y mejorar la calidad y eficiencia de los servicios.

Así, por ejemplo, al departamento de nuevas tecnologías lo lidera una mujer. De la misma forma, las iniciativas para implementar, supervisar y gestionar nuevas herramientas tecnológicas que permiten proteger, en el mundo online, los intangibles de nuestros clientes, también han sido encabezadas o codirigidas por mujeres. 

Por último, aunque de suma importancia, el Legaltech permite obtener datos objetivos sobre el rendimiento y rentabilidad de los trabajadores, es decir, que permite hacer una estimación del retorno sobre la inversión que se destina a cada trabajador.

Sin duda, esta funcionalidad del Legaltech va a permitir que las desigualdades entre hombre y mujeres se reduzcan ya que, por lo general, las empresas toman decisiones racionales basadas en indicadores clave (los famosos KPIs). Así, ante la evidencia de los datos, se retribuirá o promocionará, en principio, al trabajador con mejores resultados, con independencia de su género. 

Por lo tanto, el Legaltech (o la tecnología en general) pone a nuestra disposición herramientas adicionales que permiten racionalizar la toma de decisiones dejando al margen los criterios selectivos o de programas de incentivos, arcaicos y sesgados, que discriminaban a los trabajadores por el género.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.