LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

29/02/2024. 03:06:58

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Turno de oficio: una visión integral de la violencia de género

Maribel Martínez Pérez, abogada

Jueves, tras el cristal me encuentro con un día gris de febrero. Termino mi café y dispuesta a salir de casa, mi teléfono móvil con el tono estridente que habilité para que me avisara de los inicios de guardia me anuncia el comienzo de una nueva jornada y, casi de manera inmediata, vuelve el incómodo sonido para indicarme que he recibido un SMS en mi terminal.

Sin abrirlo intuyo su contenido, “acuda inmediatamente al Juzgado de Violencia”. Efectivamente, compruebo el invariable mensaje y mientras recorro el camino que me separa del Juzgado realizo la habitual llamada:

-Buenos días soy Isabel, ¿Qué tenemos?

-Pues ya sabes, como siempre mucho lío. Hay varios asuntos del día, declaraciones, en fin, como siempre “a tope”

Mientras camino al Palacio de Justicia, del que apenas me separan 10 minutos, voy pensando en esa frase “Como siempre” y efectivamente cobra todo su sentido cuando llego al Juzgado y me encuentro al compañero que acompaña a una víctima que interpuso denuncia a las 3 de la madrugada y tiene esperando a otras que lo hicieron a lo largo del día.

Tras recibir copia de las diligencias me acerco a una de las víctimas y me presento, se encuentra como ausente, ida.

Le releo algunos párrafos de la denuncia y le pregunto por qué no le acompañó un abogado en su interposición y me explica, que se lo ofrecieron en la policía pero que quería marcharse cuanto antes de dependencias policiales que había acudido acompañada de sus hijos, no tenía con quien dejarlos, y el bebé lloraba.

Miro al carrito y observo como el bebé duerme plácidamente, es una niña y no puedo evitar pensar en su futuro, sabiendo que ya ha sido testigo de la manifestación más clara de la desigualdad, la violencia de género.

Yo no tengo para pagar un abogado, me dice. No se preocupe Señora, es Justicia gratuita y yo la voy a ayudar en todo el procedimiento. Me pregunta ¿Y qué va a pasar ahora?, intento explicarle de la manera más sencilla posible el proceso y ella me plantea que el contrato de alquiler está a nombre de su pareja y es él quien viene abonando su importe, ella dejó de trabajar cuando se quedó embarazada, él le convenció de que era lo mejor, para cuidar al bebé y no en guarderías que vete tú a saber, además yo trabajaba de limpiadora y mi sueldo no era muy grande.

No dispone de medios, ni siquiera tiene tarjeta ya que la cuenta está a nombre de él, como los ingresos eran los de su nómina…

Le pregunto sobre cómo se hacían las compras, los pagos necesarios, y ella me contesta, pues cuando le pedía me dejaba 20 o 30 € para la compra y si no quedaban él pasaba a por los pañales.

Me plantea que tiene miedo a que le quite a su hijo porque ella no tiene como mantenerlo y siempre la amenaza con lo mismo, desde que estaba embarazada y con que no pasará la pensión por mucho que se lo ordene un Juez que antes deja de trabajar que darle dinero a ella, y claro se ha comprado un coche nuevo y lo está pagando.

Está aterrorizada porque antes que los golpes y los insultos, le aterra el que cumpla sus promesas y le alejen de su hijo por no tener medios para subsistir.

Hago hincapié en las cuestiones penales, es vital que nos centremos y consigamos que acuerden una orden de protección, el riesgo es alto en la valoración y las heridas que presenta la víctima así lo demuestran.

Tenemos que centrarnos en esa violencia física y psicológica, pero para mí es evidente que existe otra violencia que todavía no recoge e Código Penal en toda su terrible amplitud, LA VIOLENCIA ECONÓMICA.

No es una violencia menor, por el contrario, es una violencia que paraliza a las víctimas que se ven incapaces de desligarse del maltratador por temor a no poder sacar a sus hijas e hijos adelante.

Aunque la violencia económica puede afectar a mujeres de cualquier clase, y en cualquier parte del mundo, lo cierto es que muestran una mayor vulnerabilidad las mujeres migrantes y racializadas y las mujeres discapacitadas, dada la mayor inestabilidad de los trabajos que realizan, con sueldos menores y condiciones precarias.

Una consecuencia de la violencia económica es el mayor empobrecimiento de las mujeres que a su vez aumenta el riesgo de revictimización.

Desde los Servicios especializados en atención a víctimas y a través de Turno de Oficio, se atiende a las víctimas de violencia de género independientemente de su situación económica, si bien, la mayoría de mujeres que recurren a dicho servicio son acreedoras de la Justicia gratuita al tener una posición económica desfavorecida.

Además, estos servicios, se rigen por el criterio de unidad letrada intentando que sea la misma letrada/o quien siga todos los procedimientos de esa víctima tanto penales, como procesos de familia, etc.

Ello implica que la víctima tenga una sola profesional de referencia sin tener que contar su historia una y otra vez evitando las múltiples revictimizaciones.

El turno de oficio, nuevamente, ayuda a estas mujeres y sus hijos e hijas en situación de gran vulnerabilidad a salir de la situación en la que se encuentran.

Nuestro alto Tribunal, ha venido destacando esta violencia económica siempre en el marco del delito del impago de pensiones, pero desde las trincheras, las abogadas y abogados del Turno de Oficio que desde nuestros servicios de asistencia a víctimas vemos que esta violencia va mucho más allá y que se ejerce en la mayoría de los casos en que existe violencia habitual como un modo más de sometimiento de las víctimas.

Debemos visibilizar esta violencia y pedir al legislador que dé un paso más en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, así como a los poderes públicos que se arbitren las medidas de carácter económico, social, laboral, etc que sirvan para su erradicación.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.