LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

16/08/2022. 20:41:12

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Informe Eversheds sobre la abogacía en el siglo XXI

Los modelos de gestión de las firmas anglosajonas marcan las tendencias del mundo entero

Legal Today

El negocio legal es una de las actividades más lucrativas del Reino Unido: mueve más de 18.9 mil millones de euros. Sin embargo, en Londres o en Manchester, como en el resto del mundo, el ejercicio de la abogacía se enfrenta a una etapa de profundos cambios. Y revoluciones.

Informe Eversheds sobre la abogacía

Consciente de ello, RSG Consulting lideró un estudio para la firma internacional Eversheds denominado "La Firma Legal del Siglo XXI". El informe recoge las opiniones de 50 socios de los 25 despachos más destacados del Reino Unido, así como de los consejeros, directores legales y financieros de 50 de las compañías más importantes del mundo. Las tendencias en la estructura organizativa, la relación con los clientes, el nivel de los honorarios de los abogados, las necesidades los clientes vip y las oportunidades y desafíos de la abogacía del siglo XXI forman parte del informe, elaborado con el fin de clarificar el futuro de la profesión. Para David Gray, Director Ejecutivo de Eversheds, "esta investigación pinta un dibujo fascinante de las oportunidades y desafíos que se presentarán a las grandes empresas y a sus clientes durante la próxima década. Lo que queda claro es el hecho de que el mercado legal experimentará cambios en los próximos diez años, y que hay gran cantidad de áreas fundamentales que requieren una consideración especial tanto por parte de los bufetes de abogados como por los clientes para que el sector legal siga prosperando."

Honorarios demasiado altos

Una de las inquietudes generales de los clientes más importantes del Big Law británico radica en el costo de los servicios legales, ya que los usuarios son cada vez más exquisitos al evaluar la relación costo-beneficio. La mayoría de los entrevistados -el 55%- cree que el ritmo de aumento actual del precio de los servicios legales es insostenible en un futuro próximo. No obstante, gran parte de los profesionales encuestados piensa que la facturación por hora seguirá siendo el método preferido por mucho más tiempo. Sin embargo, parece indudable que los abogados del siglo XXI tendrán que ofrecer una mayor productividad por su hora de trabajo. Además, se exigirá más transparencia, certeza y previsibilidad en el proceso de facturación.

Algunas empresas señalaron que, ante los desmedidos honorarios cobrados por los principales despachos, se estaba intentando diversificar la asesoría legal con otras firmas de menor tamaño. El informe de Eversheds advierte también que los profesionales del Derecho se verán obligados a otorgar mayor valor añadido a sus servicios, incluyendo consultorías en materia empresarial y/o financiera, así como en otros ámbitos de negocio.

Equilibrio profesional y personal

Uno de los aspectos más llamativos del documento es que subraya la necesidad de encontrar fórmulas de trabajo que permitan que los abogados equilibren su carrera profesional con el ámbito personal. El teletrabajo se impone como una posibilidad cada vez más atractiva, incluso entre las grandes firmas. La mayoría de los usuarios entrevistados apoyaban que los despachos otorguen mayor libertad a los empleados para que éstos puedan alcanzar un equilibrio eficaz en sus vidas, siempre que ello no implique una merma en la calidad de las prestaciones recibidas. No obstante, una parte importante de los socios de las grandes firmas considera incompatible otorgar mayor flexibilidad a sus asociados con los requerimientos de mejora en la calidad de sus servicios. Particularmente, en ciertas áreas jurídicas que demandaban una presencia permanente de profesionales trabajando en equipo, el teletrabajo ralentizaría la labor del despacho.

La nueva reglas del juego

Una de las razones que llevó a la firma Eversheds a realizar el estudio radica en la necesidad de evaluar el impacto de la nueva ley que desde octubre pasado regula el sector de servicios jurídicos en Inglaterra y Gales, la Legal Services Act 2007. Dicha ley tiene como motivación primaria proteger la situación de los consumidores de servicios legales. Para ello, se creó la Office of Legal Complaints (OLC), entidad encargada de recibir y tramitar las quejas de los usuarios de servicios legales. Por otra parte, la norma puso en vigencia una nueva figura corporativa denominada Alternative Business Structure, que permite a los despachos incorporar un número limitado de profesionales ajenos al ámbito jurídico. De esta manera se pretende que los consumidores obtengan mayor diversidad de servicios por parte de ciertas firmas interesadas en brindar asesoría complementaria en otras áreas ajenas al ámbito estrictamente legal.

Una de las consecuencias temidas por la nueva legislación es la tendencia hacia la estandarización de las tarifas cobradas por servicios legales. Los socios de las grandes firmas afirmaron que es poco probable que esa tendencia llegue a ser predominante en su entorno, dado que la calidad de los servicios y el valor añadido que ofrecen los grandes bufetes siempre marcarán la diferencia. Las firmas de menor tamaño, por el contrario, optarán por homogeneizar el monto cobrado por los servicios prestados e incluso se observará la instauración de "tarifas planas" como forma de pago en algunos ámbitos de práctica.

Como es obvio, varias de las conclusiones que presenta el informe son asimilables al mercado español. Los abogados del siglo XXI no sólo serán consejeros legales sino también business consultants, consultores de negocios. Los horarios de trabajo flexibles empiezan a implementarse en las firmas españolas, las nuevas tecnologías son aplicadas con mayor soltura y los honorarios exigidos tienden a homogeneizarse, aunque siempre existe espacio para la asesoría premium. De la misma manera que en el Reino Unido, en nuestro país la existencia de un número razonable de firmas que ofrecen un servicio de calidad obliga a que los grandes despachos compitan por mantener su hegemonía, más aún si los clientes cada vez están más interesados por el incremento en el costo de los servicios legales. Además, la internacionalización de los despachos de abogados sigue siendo una preocupación esencial en las firmas españolas -como en el Reino Unido-, que se han lanzado en búsqueda de clientes globales que les permitan competir con la abogacía anglosajona.

Ver el informe completo en PDF 

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.