LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

19/06/2024. 18:04:05

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La grafología se abre camino en la selección de personal

Legal Today

¿Le han hecho escribir de su puño y letra en el seno de un proceso de selección? Si así es, probablemente su escritura ha sido sometida a un análisis grafológico. Ahí, habrá salido su seguridad o inseguridad; su afán de protagonismo o timidez, si es un perezoso o un gran trabajador. También si tiende a mentir. Todo está en nuestra caligrafía, y muchos empleadores tienen auténticas ventanas al interior de su plantilla.

/files/Image/actualidad/grafologia.jpg

Las plantillas en los despachos se mueven mucho, no sólo ahora.  Ante una entrevista, las personas procuran mostrar pulcritud, espíritu de trabajo, y disponibilidad para integrarse en equipos. En lo que raramente piensan es que, si el entrevistador les pide, sin dar gran importancia, que escriban algo, y posteriormente firmen, ese folio va a ir a parar a un grafólogo. El área de Recursos Humanos se ha vuelto extremadamente creativa, y la grafología está dando unos resultados óptimos. Si hubo un tiempo en que estaban de moda los test con preguntas estrambóticas, o los ejercicios de unir ángulos, rayas y curvas; la ventana al yo más auténtico que abre la grafología ha sido acogida con euforia por los responsables de los fichajes, ya sea en despachos grandes, medianos o familiares; hasta tal punto que la fuerza de los hechos ha creado un ámbito llamado "grafología laboral".

Inquieta, pero es verdad: se hacen multitud de análisis grafológicos en las empresas. De la caligrafía en un escrito, y también de la firma. ¿Es usted un soberbio mentiroso? su modo de escribir lo dice. ¿Es una bella persona? también. ¿Problemático, se enfrenta con sus colegas? Su jefe ya lo sabe sin que se lo cuente nadie.

El orden en las palabras, el tamaño, si las letras son redondeadas o angulosas, la fuerza con la que se presiona el bolígrafo, la rapidez con la que se escribe, si se siguen líneas rectas, o la persona va inclinando la ortografía…,…,… así hasta un número que ronda las ciento ochenta notas que desnudan a una persona.

Además, si usted se informa previamente y busca hacer a su letra unos rasgos que le beneficien, se equivoca: un buen grafólogo nota si se están forzando rasgos.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.