LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Thomson Reuters, por y para abogados

09/08/2022. 06:28:45

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

La ‘trampa’ del IPC: ¿por qué aumentan los precios y no los salarios?

Jurand Abogados y Consultores Tributarios

El precio de la luz, el combustible o el aceite han incrementado su precio en los últimos años, alcanzando récords históricos. Las medidas adoptadas por el Gobierno con las reducciones de impuestos no han sido suficientes para frenar la subida del IPC (Índice de Precios al Consumidor).

De hecho, la inflación se ha disparado este último mes de diciembre hasta el 6.7%, una cifra que no alcanzaba desde hace casi tres décadas. La vida se ha vuelto más cara con el paso de los años, pero los salarios continúan estancados mientras que los ciudadanos ven cómo pagan más por los mismos servicios que hace meses.

Un ejemplo de ello es el de la vivienda, cuyo alquiler se prevé que aumente en un 5% de acuerdo con los datos de la Agencia Negociadora del Alquiler.

¿A qué se debe el aumento de precios?

La subida del precio de la electricidad ha sido motivada por los altos precios del gas y los derechos de emisión de CO2. Los carburantes, por su parte, han sufrido la subida por el incremento del crudo en los mercados internacionales a raíz de la recuperación económica, encareciendo el barril en un 60%.

En 2021 también ha habido casos puntuales como las bicicletas, con una subida del 7.6% por problemas de suministro y alta demanda post pandemia. El aceite de oliva, por su parte, ha incrementado su precio en un 26% debido a la pequeña cosecha y la alta demanda internacional. A todo esto, hay que añadirle que en todos los casos la producción es más cara tras el incremento de la luz.

Cómo afecta la subida del IPC a las pensiones

De acuerdo con los datos ofrecidos por el Ministerio de la Seguridad Social, las pensiones subirán en torno al 2,5%, mientras que las mínimas y las no contributivas aumentarán un 3%, según se fijó en el Proyecto de los Presupuestos Generales del Estado. Esto supone que la pensión de jubilación subiría en hasta 29,3 euros más al mes, la de incapacidad permanente lo hará en unos 25 euros, la de viudedad en 18 y la de orfandad y favor familiar en 10 y 14 euros.

Subida de precios, disminución del poder adquisitivo

La subida del IPC provocada por la alta tasa de inflación afecta directamente al consumidor y, por ende, a la economía. El incremento de precios de bienes cotidianos reduce el poder adquisitivo de las personas, ya que a la hora de comprar tendrán que pagar más por lo mismo.

Este incremento de precios también se ve reflejado en el consumo diario con el aumento de los precios de las facturas. Muchos de los productos son más caros porque los costes de producción han aumentado, las empresas se ven obligadas a subir los precios para poder mantener el margen de beneficio.

El Banco Central Europeo (BCE) prevé que los precios se moderen con el transcurso del 2022. Los atascos en fábricas y puertos irán deshaciéndose en los primeros meses del año y el precio de la luz se relajará. Teniendo esto en cuenta la Comisión Europea prevé que la inflación descienda hasta el 2.1% en 2022.

Suben los precios mientras se mantienen los salarios.

El encarecimiento de la vida tiene como consecuencia la reducción del ahorro. En España, los salarios han crecido de media un 1.4% por convenio mientras que la inflación ha ascendido 5.5%, de manera que sigue existiendo una diferencia de más de cuatro puntos. Por su parte, el Gobierno aprobó una subida del 0.9% para los sueldos públicos, muy lejana a la inflación actual.

¿Por qué no se aumenta el salario a nivel de la subida de precios? El Banco Central Europeo descarta ese escenario. La subida de los salarios contendría momentáneamente nivel de ahorro para los trabajadores, a la larga produciría una espiral inflacionista: a mayor gasto de salarios en empresas, aumenta el precio de venta y se volverían a reclamar las alzas salariales, produciendo un bucle. La subida de los salarios implica un mayor gasto en personal, lo que reduciría el margen de beneficio, las empresas suben los precios a fin de mantener el margen, por lo tanto, la situación se repetiría, reclamando una nueva alza de salarios. Queda claro que no es una solución viable ya que la inflación progresiva no es favorable para la economía del país.

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.