LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Portal jurídico de Aranzadi, por y para profesionales del Derecho

30/05/2024. 18:38:45

LegalToday

Por y para profesionales del Derecho

Blog de gestión y dirección de despachos de abogados

Tamaño del despacho, ¿el que queremos o el que necesitamos?

Tamaño del despacho, ¿el que queremos o el que necesitamos?

Creo que la frase “ y vosotros…,¿cuántos sois?” es la principal causa de un excesivo dimensionamiento de muchos despachos de abogados. A todos los que hemos fundado un despacho nos llevan haciendo esta pregunta años, y poco a poco hemos entrado en una obsesión por el crecimiento que no obedece a razones de estrategia.

En muchas ocasiones el despacho crece a costa del margen de beneficio, y se renuncia a un tamaño óptimo para materializar un crecimiento de cara al exterior. Hay que tener mucho cuidado en este punto, porque equivocarse en el dimensionamiento del despacho, entendido como un exceso de capacidad de producción, es un lujo que muy pocos van a poder pagar a partir de ahora.

Si la pregunta relativa al tamaño del despacho es tan frecuente, debe ser que desde el exterior se equipara a lo bien que te va o al crecimiento imparable que tu despacho está teniendo ("somos catorce pero se van a incorporar otros cuatros abogados en los próximos tres meses"). Ya me gustaría a mí que se preguntara más por la facturación por abogado, el margen de beneficio o por el grado de especialización, pero no, la pregunta más frecuente sigue siendo "…y vosotros, ¿cuántos sois?".

De aquí que muchas veces me haya encontrado con despachos que tienen el tamaño que quieren pero no el que necesitan. Y siempre me los encuentro sobredimensionados. Cuando los tiempos permitían comerse parte del margen en tener la capacidad que el cliente quiere ver, recurrir a un exceso de capacidad con cargo a la partida de marketing era una opción. Pero cuando el margen se ajusta, un exceso de capacidad se paga muy caro.

Por tanto, creo que debemos estudiar bien la capacidad de nuestros despachos y estudiar la posible ubicación de los excesos de capacidad. Si cuando vamos por una autopista, por ejemplo, un martes por la noche, no nos extraña ver que sólo están abiertas dos casetas para cobro manual ¿por qué nos cuesta tanto ajustar la capacidad de nuestros despachos a los tiempos que corren? ¿Nos parecería lógico ver en un supermercado todas las líneas de caja abiertas un lunes a las cuatro de la tarde? Seguimos teniendo interiorizados ciertos parámetros relacionados con el tamaño, el espacio y el tiempo que hoy día no siguen vigentes.

Creo que el momento de reflexionar sobre las diferentes tareas que se pueden realizar en un despacho de abogados que no tienen nada que ver con la producción del servicio jurídico puro y duro. Si nos movemos en un entorno en el que será más difícil vender, podemos realizar muchas tareas que nos ayuden a promocionar nuestros servicios, a tener una relación más cercana con el cliente o directamente, a conseguir más ventas para nuestros despachos. No hace falta arrasar con la estructura anterior, una serie de cambios progresivos que se noten en el rumbo que toma la estrategia del despacho será suficiente.

Un segundo paso será aumentar la eficiencia, pero de esto ya hablaremos otro día.

¿Quiere leer otros post del Blog de gestión y dirección de despachos de abogados?

Valora este contenido.

Puntuación:

Sé el primero en puntuar este contenido.